• Panasonic Lumix TZ20: análisis
  • Manfrotto Modosteady: análisis
Prueba de producto
CONTINUISMO DE GAMA MEDIA

HTC Wildfire S: análisis

 
20
JUN 2011

Si algo funciona es mejor no tocarlo y quien no arriesga, no gana. Son las dos lecturas que se pueden hacer del HTC Wildfire S con el refranero en la mano. Cierto es que mejora la resolución de la pantalla de 3,2 pulgadas de su predecesor (y lo que podemos ver en ella), pero la austeridad de hardware inevitable en todo smartphone de menos de 300 euros se disimularía mejor en un diseño más atrevido. Con todo, vuelve a ser una opción muy resultona para llevar cómodamente en el bolsillo la última versión estable de Android (2.3 o Gingerbread), sobre todo para los amantes de la interfaz Sense.

El presidente de HTC vaticinaba no hace mucho que las ventas de smartphones superarán a las de los llamados "feature phones" este mismo año. Lo que no especificó Peter Chou es que seguramente una buena parte de la responsabilidad de dicho logro recaerá en modelos que, como este Wildfire S, se sitúan a medio camino entre los móviles con sistema operativo "de marca blanca" y los teléfonos inteligentes punteros.

HTC Wildfire S
HTC Wildfire S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tras los buenos resultados cosechados por el primer Wildfire, su sucesor vuelve a presentar básicamente los mismos atractivos para llamar la atención de los bolsillos de corto alcance, actualizando de paso las versiones de Android y Sense y proporcionando los 320 x 480 píxeles de resolución de pantalla que se echaban en falta en el modelo anterior.

Claro que las 3,2 pulgadas de diagonal no dejan de ser un poco pequeñas para quien haya catado ya algún smartphone de pantalla relativamente grande, que también notará un claro descenso en el rendimiento de la cámara o los videojuegos. Los contrapuntos a este tipo de limitaciones se encuentran -cómo no- en la autonomía y la portabilidad del dispositivo, cuyo diseño ha sido además ligeramente repensado.

Las apariencias no engañan

El Wildfire S no sólo es un smartphone de gama media, sino que también lo parece. Al igual que su predecesor, presenta un aspecto que sigue la línea de la familia Desire, pero con un estilo más condensado, de esos que se pueden envolver completamente con una sola mano.

HTC Wildfire S
HTC Wildfire S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Wildfire S
HTC Wildfire S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sus 105 gramos de peso lo hacen muy ligero de llevar y está fabricado con materiales baratos pero agradables al tacto, aunque no le hubiese venido mal romper un poco con el diseño de su predecesor. Este último incluso puede resultar algo más atractivo a la vista, ya que el Wildfire S transmite una sensación un poco más sosa o discreta.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La reducción del "espacio vacío" a los pies de la pantalla y la desaparición del "trackpad" óptico son los dos principales cambios que introduce el Wildfire S (derecha) respecto a su predecesor.

Las variaciones son mínimas (el grosor, por ejemplo, pasa de 12 a 12,4 milímetros), pero el leve descenso de la altura (de 106,8 a 101,3 milímetros) acentúa un poco más el aspecto achatado del terminal, de cuyo frontal han desaparecido el "trackpad" óptico y los huecos libres que dejaba la pantalla de 3,2 pulgadas para dar paso a un perímetro dibujado por una fina línea plateada.

HTC Wildfire S
HTC Wildfire S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También ha desaparecido la franja brillante de la tapa posterior, que ahora tiene un acabado uniforme (excepto por la incisión que rodea el módulo de la cámara, el flash y el altavoz integrado) y disponible en negro, plata, marrón o lila.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Aunque cuenta con unos 100 MB libres de almacenamiento integrado, HTC incluye una tarjeta microSD de 2 GB (con 1,84 GB efectivos) preinstalada en el Wildfire S.

Debajo de ésta, la ranura microSD vuelve a estar ubicada de forma que no es necesario apagar el terminal para manipular la tarjeta de memoria. La ranura SIM sí que está colocada debajo de la batería.

HTC Wildfire S
HTC Wildfire S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Wildfire S
HTC Wildfire S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Se trata, en definitiva, de un diseño muy práctico, que incluye elementos como un control lateral de volumen de tamaño generoso (sobre todo en comparación con las medidas del terminal) y la ya clásica barbilla inferior para mejorar la ergonomía.

Más resolución, mismas limitaciones

Era la gran queja que muchos tenían del primer Wildfire: con 240 x 320 puntos en 3,2 pulgadas de diagonal, la pixelación era especialmente perceptible en apartados como el navegador web. Su sucesor sube acertadamente la resolución a 320 x 480 para facilitar la lectura de textos y la visibilidad en general.

HTC Wildfire S
HTC Wildfire S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

HTC no ha acompañado la jugada con una pantalla con tecnología SLCD, por lo que el Wildfire S tiene que conformarse con los niveles de brillo y contraste y la dificultosa visualización bajo la luz del sol habituales en un clásico LCD. Algo que, por otra parte, era bastante previsible teniendo en cuenta la franja de precios (en torno a 250 euros en versión libre) en la que se mueve el terminal.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Para abrir un vídeo codificado en XviD hay que buscar en Android Market algún reproductor alternativo.

Además, y si bien la resolución se ha multiplicado por dos, el Wildfire S sigue teniendo muchas de las limitaciones de su predecesor en materias como la reproducción de vídeo, donde la compatibilidad con formatos es bastante limitada si sólo usamos el reproductor que viene preinstalado. Nada de abrir clips codificados en H.264 y DivX o contenidos en AVI, MPEG4 o MKV, por citar algunos de los formatos más populares.

Estas complicaciones con los vídeos se extienden también a los que encontremos incrustados en páginas web, ya que el Wildfire S es compatible con tecnología Flash pero sólo en parte: en lugar de admitir el "plug-in" para Flash 10.3 (que ni siquiera aparece en las búsquedas que hagamos con el equipo en Android Market), sólo cuenta con soporte FlashLite.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Algunos vídeos incrustados de YouTube no llegan a cargarse en el HTC Wildfire S, aunque con los de Vimeo uno siempre puede abrirlos en una página aparte del navegador web.

Es de suponer que, como ya sucedía con teléfonos de corte similar como el LG Optimus One, esto se deba a limitaciones del procesador (el Wildfire S incluye un ARM11 a 600 MHz en su chip Qualcomm Snapdragon MSM7227). Especificaciones aparte, lo curioso del asunto es que el comportamiento con los mismos vídeos de YouTube varía en cada caso.

En unas ocasiones -y aunque los resultados nunca lleguen a ser muy fluidos- los vídeos incrustados del popular portal se reproducen dentro de la misma página; en otros, un mensaje de error nos alerta de que el contenido es incompatible. Teniendo esto en cuenta, quizás hubiese sido mejor recurrir a la fórmula que se empleaba en el primer Wildfire: abrir siempre los vídeos en una ventana aparte a través de la aplicación específica de YouTube.

HTC Wildfire S
HTC Wildfire S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco estamos ante un teléfono especialmente dotado para videojuegos que incidan mucho en el apartado gráfico. Y su cámara de 5 megapíxeles ofrece una calidad básica, no apta para quien le pida a su móvil un plus a la hora de captar imágenes fijas o en movimiento (como tampoco dispone de un segundo captor frontal para aplicaciones de videollamada).

HTC Wildfire S
HTC Wildfire S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Wildfire S
HTC Wildfire S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como sucede por otra parte en prácticamente todos los integrantes del planeta smartphone, el flash LED integrado resulta más útil como linterna que como fuente de luz adicional para las fotos, mientras que en la grabación de vídeo el terminal se conforma con secuencias de 640 x 480 puntos a 24 fotogramas por segundo.

Muestras: 5 MP
Las fotografías han sido realizadas con un HTC Wildfire S.
las fotografías han sido realizadas con un htc wildfire s.
las fotografías han sido realizadas con un htc wildfire s.
las fotografías han sido realizadas con un htc wildfire s.

Dentro de sus limitaciones, al menos el Wildfire S dispone de algunos estándares en su entrega más actual (caso del Bluetooth 3.0 o el Wi-Fi 802.11 b/g/n), una conexión 3G con el HSDPA básico (puede descargar datos a 7,2 Mbps, aunque en la práctica se alcanza como mucho a la mitad de dicha velocidad) y una RAM de 512 MB que le brinda cierta soltura en multitarea.

HTC Wildfire S
HTC Wildfire S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además, y como todo androide que se precie, dispone de una de las mejores opciones que existen hoy día para aprovechar el GPS integrado en el teléfono: la navegación guiada de Google Maps, con indicaciones de voz y recorridos peatonales incluidos. Y si uno sólo quiere mirar los mapas sin que haya rutas de por medio, también puede emplear las vistas 3D introducidas hace unos meses.

Sense 2.1 a pantalla pequeña

A uno puede gustarle más o menos el estilo visual de la interfaz gráfica HTC Sense (incluida en este Wildfire S en su versión 2.1), pero ésta tiene en la estabilidad una clara ventaja competitiva. Tanto es así que un teléfono tan sencillo como el que tenemos entre manos se comporta con una fluidez gráfica que a veces es algo renqueante en terminales de gama alta.

HTC Wildfire S
HTC Wildfire S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por supuesto, no todo son ventajas. Si bien el panel táctil se maneja de forma suave y precisa, aplicar los dedos al teclado QWERTY virtual dará lugar a no pocos fallos al escribir por un motivo tan sencillo como el tamaño de la pantalla. El teclado, por cierto, viene configurado por defecto con una respuesta vibratoria bastante perceptible, aunque como siempre se puede eliminar desde el menú de ajustes del sistema.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
La pantalla de Sense 2.1 y distintos detalles de sus escritorios principales.

Dejando un lado las incomodidades inevitables al trabajar en "sólo" 3,2 pulgadas de diagonal (y lo entrecomillamos porque habrá usuarios que prefieran este tamaño), el Wildfire S incluye los mismos elementos que encontramos al probar el Incredible S. Empezando por los dos apartados de la pestaña de notificaciones.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
La pestaña de notificaciones del HTC Wildfire S incluye una fila para el historial de aplicaciones (izquierda) y controles de activación y desactivación directa de funciones inalámbricas.

En el menú de aplicaciones, y si bien no se pueden crear categorías como en la interfaz sobre Android de LG; Sense 2.1 sí que habilita varios iconos inferiores para mostrar sólo las descargadas o las de uso reciente, entre otras opciones.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Las distintas opciones para ordenar los iconos en el menú de aplicaciones del HTC Wildfire S.

Por el resto, se mantiene la filosofía habitual de Sense en materia de widgets, menús contextuales y mecanismos de personalización, dando entrada a la reubicación inteligente de iconos que ya destacamos en el citado Incredible S: si uno invade las celdas de otro al moverlo nosotros mismos con el dedo, ambos intercambian sus posiciones.

HTC Wildfire S
HTC Wildfire S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La fila inferior de pulsadores táctiles retroiluminados hace un buen aporte estético al terminal, aunque de nuevo el tamaño aparece aquí como un inconveniente al dificultar que siempre pulsemos el deseado. Quizás en teléfonos de las dimensiones del Wildfire S sean más convenientes los pulsadores físicos.

HTC Wildfire S
HTC Wildfire S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A pesar de las incidencias anteriormente descritas con el Flash, el navegador web es bastante resultón e incluye el ya habitual zoom inteligente que reajusta de forma automática la anchura de los párrafos.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

Permite un visionado correcto (dentro de las limitaciones que una vez más impone el tamaño de pantalla) que ha mejorado de forma notoria respecto al primer Wildfire gracias al aumento de resolución, sin olvidar otros aspectos como la búsqueda de palabras, varias páginas abiertas en ventanas o el copiado y la selección de texto.

HTC Wildfire S
HTC Wildfire S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además, al llevar Android 2.3, incluye un sistema de reubicación de cursor mucho más preciso y cómodo que en anteriores entregas del sistema operativo de Google. Todo ello en un dispositivo que no se olvida de funciones que nunca vienen mal (como el sintonizador de radio FM) y que desarrolla las llamadas telefónicas de forma bastante satisfactoria, poniendo la nota negativa -como suele ser habitual, por otra parte- su altavoz monoaural de escasa potencia y calidad.

Los pequeños aguantan más

Para agotar la batería de 1.230 mAh del Wildfire S en menos de 24 horas, hay que someterlo a un uso realmente intensivo o que se prodigue mucho en labores relacionadas con el GPS. Lo más común, y manteniendo 3G y Wi-Fi activos para tener siempre actualizados el correo electrónico y las redes sociales vía Friend Stream, es que alcance las 48 horas antes de pedir una recarga.

HTC Wildfire S
HTC Wildfire S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Superando la media hora de conversación telefónica por jornada, eso sí, la duración baja hasta quedarse un poco por debajo de las 40 horas. Claro que dichas marcas son logradas con el brillo de pantalla al máximo y un fondo animado de Android haciendo de las suyas, dos requisitos que se suelen suprimir para estirar más la autonomía.

Asequibles los quieren, asequible lo dejan

Aunque es la plataforma que usan algunos de los smartphones más punteros del momento, la hegemonía de Android se viene fraguando sobre todo en esa parte del mercado donde confluyen por un lado el deseo del público de hacerse con un telefóno táctil mínimamente dotado y por el otro la voluntad de las operadoras de dejarlo a "cero euros" con una tarifa mensual que no sea un disparate.

El HTC Wildfire S sigue este molde a rajatabla, hasta el punto de que Vodafone, Orange y Simyo lo financian ya con condiciones relativamente asequibles. Parte así desde una buena posición en la parrilla de salida para competir con rivales como el Samsung Galaxy Ace o los Sony Ericsson Xperia mini y mini pro.

HTC Wildfire S
HTC Wildfire S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Frente a éstos, el Wildfire S pone sobre la mesa un gran argumento a favor como es la interfaz Sense. Exactamente lo mismo que hizo HTC con su predecesor el año pasado, aunque a quien ya tenga el primer Wildfire le saldrá más a cuento seguir con él que actualizar el modelo, pues sólo la resolución de pantalla mejora claramente la fórmula.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Productos relacionados (1)
Artículos relacionados (2)
Prueba de producto
13 / SEP 2010
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar