• Cotton Carrier Carry-Lite 514 RTL-S: análisis
  • Sony Xperia S, Xperia P y Xperia U: toma de contacto
Prueba de producto
SENSE SOBRE ANDROID 4.0

HTC One X y One S: toma de contacto

 
28
FEB 2012
Lucas Laó   |  Barcelona

Podría no haberse complicado la vida e integrar Android 4.0 tal y como Google lo trajo al mundo. Pero no. HTC no ha renunciado a su mayor signo de distinción (la interfaz Sense, también en versión 4.0) para hacer suyas las pantallas de los nuevos One X y One S. Tras echarles brevemente el guante en el Mobile World Congress de Barcelona, podemos atestiguar que la firma asiática ha dado un pequeño paso adelante en el diseño de sus smartphones, ofreciendo dos soluciones con pantallas de 4,3 y 4,7 pulgadas que presumen además de un completo equipamiento multimedia.

Han sido sin duda los dos secretos peor guardados del Mobile World Congress 2012. Con todas sus características filtradas desde hace semanas y confirmadas durante su reciente presentación en Barcelona, ya sólo faltaba acercarse al estand de HTC en el recinto ferial de Montjuïc para poder ver en directo los nuevos One X y One S y juguetear un poco con ellos.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Los nuevos HTC One S (a la izquierda) y One X.

Y lo cierto es que la primera impresión es buena. Especialmente en el caso de la versión blanca del One X, cuyo acabado en el perímetro y la parte trasera logra una innegable seducción visual. Tampoco transmite malas sensaciones el One S, aunque una parte posterior sin hendiduras quizás hubiese resultado algo más elegante.

Más allá de la habitual costumbre de todos los fabricantes de publicitar el grosor de sus teléfonos como mejor les conviene (los supuestos 7,9 milímetros de profundidad del One S, sin ir más lejos, obvian los ensanchamientos en la cámara y el "culo" del terminal), HTC ha conseguido dos terminales con pantallas de más de 4 pulgadas bastante manejables. Si sólo se les juzga por el peso, pocos sospecharían que llevan dentro los componentes que llevan.

Merece también la pena destacar el tacto igualmente suave de ambos equipos, a pesar de que recurran a materiales distintos para su carcasa: la del One X es de policarbonato mientras que el One S opta por el aluminio. Nos hemos quedado, eso sí, con la ganas de tocar también el One V, ya que HTC no tenía unidades de éste en su estand (al menos durante la jornada de ayer).

Sense 4.0

Más allá de algún retoque estético (el "widget" que integra el reloj y la información meteorológica, por ejemplo, luce ahora un estilo algo más refinado), tampoco es que la última versión de Sense traiga consigo muchas novedades.

HTC One X
HTC One X
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC One X
HTC One X
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La interfaz propia de HTC, eso sí, no deja de incluir útiles recursos que no están de serie en Ice Cream Sandwich, como la presencia de siete escritorios principales que se pueden previsualizar en miniaturas para poder acceder directamente a uno en concreto con mayor rapidez.

HTC One X
HTC One X
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Siguiendo esta misma filosofía, por ejemplo, al explorar los "widgets" disponibles uno siempre tiene en la parte superior la referencia del diseño de los escritorios, que también pueden previsualizarse en miniatura. Y no faltan los ya característicos efectos visuales al deslizarnos lateralmente entre pantallas o recibir una actualización del parte meteorológico.

HTC One S
HTC One S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC One S
HTC One S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La soltura gráfica raya al buen nivel de siempre y las novedades aportadas por la propia Google, como la pestaña de visualización multitarea, están perfectamente integradas en el conjunto. Prosiguiendo con su buen hacer en esta materia, por cierto, HTC realiza un último añadido para la ocasión: 25 GB de almacenamiento gratuito en Dropbox durante dos años. No está mal.

Cámara y sonido, los nuevos frentes abiertos

Si con modelos como el Sensation XL ya se habían producido avances en este sentido, HTC quiere terminar de sacudirse esa percepción que muchos tienen de sus smartphones: poseen muy buenas características, pero flaquean en lo multimedia. No en vano, tanto el One X como el One S presumen de cámaras de 8 megapíxeles con sensor retroiluminado.

HTC One X
HTC One X
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC One X
HTC One X
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por desgracia, las unidades que había en el estand de HTC parecían tener inhibida la prestación estrella de los captores de los One X y One S: la posibilidad de capturar imágenes en alta resolución mientras se graba un vídeo HD. Al menos sí podemos atestiguar que ambos terminales enfocan muy rápido, bastante más que anteriores modelos de la firma.

HTC One S
HTC One S
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cuanto al sonido, cuya calidad viene respaldada por una firma especializada en estos menesteres como Beats, las demostraciones llevadas a cabo por HTC en una sala insonorizada en su mismo estand arrojaban una gran calidez sonora, incluyendo unos graves bien fuertes pero igualmente nítidos. Dicha sala, por cierto, es un buen refugio para aislarse de las canciones subidas de volumen que asaltan el estand de repente y sin previo aviso destrozando tímpanos por doquier (cosas del MWC, en todo caso).

El equilibrado y el grandullón

Al menos dentro del panorama androide, parece que poco puede hacerse con esa tendencia que dicta que un smartphone no está a la última si no tiene una pantalla bien grande. Acotado el terreno y teniendo presente que la larga lista de modelos de estas características que han pasado ya por QUESABESDE.COM posiblemente nos haya vacunado un poco en este sentido, lo cierto es que no resultan excesivamente aparatosos al sostenerlos con una mano.

Una prueba más fiable, claro, es llevarlo en el bolsillo durante varios días para comprobar si desgastan mucho o no las costuras del pantalón. Hasta que no podamos realizar un análisis más duradero y exhaustivo, eso sí, quien se preocupe mucho por estas materias seguramente preferirá el One S, cuya pantalla tiene además la ventaja de contar con tecnología Super AMOLED (la resolución extra del One X, para ser honestos, se agradece pero no es tampoco para tanto).

HTC One S y X
HTC One S y X
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El One X, aparte de ser una excelente elección para quien ande corto de vista, puede que responda sencillamente a que cuatro núcleos no caben en un terminal más pequeño. O igual sí que caben, pero HTC ha decidido empezar vinculando la potencia extra con una pantalla cuanto más grande mejor.

Y eso de los cuatro núcleos, ¿cómo se come? Pues no dudamos que aporte ventajas si se lanzan juegos y aplicaciones optimizados para este tipo de chips, pero el One X y el One S (que se queda con doble núcleo) mueven Sense con igual soltura. Las bases para que ambos terminales acaben triunfando están bien sentadas. Que uno lo haga más que el otro puede depender mucho de detalles tan nimios como las condiciones que impongan las operadoras (si las hubiera) para hacerse con ellos.

Productos relacionados (3)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar