• Panasonic Viera TX-P42G20 y SC-BT230: análisis
  • Canon Digital IXUS 300 HS: prueba de campo
Prueba de producto
ANDROID LEGENDARIO

HTC Legend: análisis

 
24
MAY 2010

Un héroe de leyenda. Así podríamos apodar al HTC Legend, no en vano presentando en el último Mobile World Congress de Barcelona como el sucesor del HTC Hero. Juegos de palabras aparte, es un digno heredero que repite la misma fórmula (Android maquillado con la interfaz Sense), pero ligeramente renovada tanto a nivel de hardware como de software. Quizás no lo suficiente, y más teniendo en cuenta que la actualización a Android 2.1 para el Hero debe estar al caer, pero aun así con buenos puntos a favor, como el gran brillo que proporciona la nueva pantalla AMOLED. La leyenda está escrita, aunque con algunos renglones torcidos.

El sector de los smartphones ha evolucionado de forma notoria durante el último año. Tanto es así que debemos situar al HTC Legend dentro de la gama media-alta, a pesar de ser la evolución natural del androide que marcó la referencia en el catálogo de HTC durante 2009, el Hero.

Ahora, el buque insignia de la firma taiwanesa en lo que al sistema operativo de Google se refiere es el HTC Desire (presentado al mismo tiempo que el Legend en la Fira de Barcelona, por cierto), ya que está un paso por delante en aspectos como el tamaño y la resolución de la pantalla o la potencia del procesador.

HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Las costumbres del usuario puede que no hayan evolucionado tanto, al menos dejando a un lado el sector profesional. En este contexto, el Legend constituye un eslabón estratégicamente creado para atraer tanto al usuario avanzado como al comprador de a pie. El primero no quedará decepcionado si lo que busca es un buen smartphone; el segundo podrá vacilar de teléfono sin que la experiencia resulte muy traumática en cuestiones como el tamaño del equipo.

Todo ello siempre y cuando se pueda permitir las tarifas de voz y datos de Vodafone (que de momento lo financia en exclusiva en España) o más raramente desembolsar hasta 490 euros por el terminal libre.

Diseño "unibody"
Desde que Apple estrenó el diseño "unibody" en los MacBooks de hace un par de temporadas, no han sido pocos quienes han imitado ese proceso de manufacturación a partir de bloques únicos de aluminio, como sucede en este Legend. Morfológicamente, la mayor consecuencia de esto está en la desaparición de la habitual tapa trasera, sustituida por una carcasa gris pulida a la que lo único que se le puede desensamblar es el "culo", que viene a ser una tapa de plástico negro para descubrir el acceso a la batería y las ranuras SIM y microSD Card.

HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Debido a esta abertura inferior, insertar la batería del Legend es como cerrar un cajón, debajo del cual reposan las tarjetas. Para extraerlas o insertarlas siempre hay que retirar la batería, y todo el conjunto queda protegido por una puerta desplegable semitransparente antes de volver a colocar el "capuchón" inferior. El plástico negro de este último se repite de nuevo en el panel trasero superior, que integra el altavoz, el objetivo de la cámara y el flash LED.

HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En general, las líneas del teléfono son muy parecidas a las del Hero, incluyendo esa zona inferior ligeramente inclinada hacia delante para ganar en ergonomía. Sus medidas oficiales son de 126 gramos y 112 x 56,3 x 11,5 milímetros, pero hay una profundidad de unos 2 centímetros entre la parte trasera y el extremo de la "barbilla" inferior. Al ser esta última algo menos curva que la de su predecesor, eso sí, llevar el Legend en el bolsillo transmite casi la misma sensación que si se tratara de un teléfono de formato tableta.

HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El equipo no resulta para nada pesado y calza muy bien en cualquier mano de tamaño -digamos- estándar, quedando el pulgar bastante libre para pulsar la pantalla con soltura. En cuestiones de resistencia, hay quien echará en falta el teflón empleado en la carcasa del Hero, pero de cara a caídas accidentales el Legend tiene una ventaja innegable: es imposible que se desprenda la tapa trasera porque ésta sencillamente no existe. No obstante, hay un par de puntos del diseño que HTC podría haber evitado.

Sobre todo el primero, que parece fruto del descuido: el teléfono "corta". Los bordes de la cara frontal son excesivamente afilados, sobre todo en el lado superior y los dos laterales. No es que uno pueda pelar naranjas con los cantos del Legend, pero si no tomamos ciertas precauciones durante las conversaciones telefónicas, podemos llegar a desarrollar el "síndrome de la oreja raspada". Por otra parte, hemos detectado un notorio calentamiento de la carcasa cuando hacemos un uso intensivo del equipo.

HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sucede, todo hay que decirlo, cuando uno somete al Legend a un buen tute (en nuestro caso, tras tenerlo una hora descargando e instalando actualizaciones, drivers para el SDK de Android y juegos, y probando estos últimos mientras el teléfono seguía recibiendo datos). El aluminio se calienta de forma perceptible, sin llegar a quemar o irritar al contacto, pero transmitiendo cierta sensación de cafetera recientemente usada. Quizás una carcasa de teflón hubiese podido mitigar mejor el calor... ¿quién sabe?

En cuanto a mandos y conexiones, HTC sigue su esquema habitual, con un control de volumen lateral de acabado plateado, el puerto micro-USB en la parte inferior, la salida de audio de 3,5 milímetros en la superior, y al lado de ésta, la tecla para apagar o encender la pantalla o el propio teléfono, que además da acceso a sus distintos modos o perfiles (silencio, vibración, estado de la conexión de datos...). Sin olvidarnos de la pantalla, la fila de botones a sus pies y un control de navegación que esta vez no es una bolita, sino un "trackpad" óptico.

HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Cierto es que la bolita apenas era necesaria en el Hero, pues uno podía bastarse y sobrarse con la pantalla. Pero quienes gusten de usar un sistema de control alternativo notarán que el "trackpad" resulta menos preciso. Puede que en HTC lo prefieran simplemente por diseño (en equipos como el mismo Nexus One, por ejemplo, la bolita sobresale quizás en exceso respecto al resto de la carcasa). En cualquier caso, muchos acabarán usando el "trackpad" sólo como botón disparador de la cámara.

3 brillantes y cómodas pulgadas
3,2 pulgadas -para ser más exactos- es lo que mide la diagonal de la pantalla del Legend. En HTC han sabido respetar las virtudes que ya tenía la pantalla del Hero, como la tecnología táctil "capacitiva" o el empleo de una resolución acorde al tamaño (con 320 x 480 píxeles basta), y añadirle una nueva prestación, puesta de moda inicialmente por Samsung y después por otros fabricantes: la tecnología AMOLED, que proporciona mucho más brillo, más ángulo de visión y colores más vivos que un LCD convencional.

HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Son virtudes quizás innecesarias en interiores o entornos poco luminosos, pero muy de agradecer cuando salimos a la calle durante un día soleado y tenemos que mirar la pantalla con los rayos del astro rey cayendo directamente sobre ella. Lo bueno del asunto es que los diodos orgánicos proporcionan este plus sin comerse la batería. Que no es que el Legend tenga una mejora sustancial de autonomía respecto al Hero, pero por el mismo consumo tenemos una pantalla tres veces más brillante.

HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Poco que objetar en cuanto a la sensibilidad de la pantalla y la soltura con la que interpreta nuestros gestos, incluyendo el zoom multitáctil en la galería de imágenes o el navegador web. No llega todavía a la excelencia del padre de la "amigabilidad táctil" (sí, hablamos del iPhone), pero consigue un honroso nivel. Donde ya podríamos discutir largo y tendido sobre si el Legend supera o no al teléfono de Apple es en la interfaz de usuario, como veremos a continuación.

Android 2.1 + Sense UI = 1
La versión 2.1 de Android ha mejorado mucho la interfaz nativa a la que nos tenía acostumbrados este sistema, incluyendo recursos gráficos tan llamativos como los fondos de pantalla "vivos", por desgracia mutilados en el Legend.

El plus de comodidad y personalización que venía facilitando Sense desde los primeros terminales con Cupcake y Donut (versiones 1.5 y 1.6 de Android, respectivamente) ya no es tan significativo. Pero la interfaz propia de HTC no deja de proporcionar una experiencia de usuario muy natural, perfectamente anclada al sistema operativo de Google como si de una única pieza de software se tratase.

Foto: Quesabesde
Algunas aplicaciones se pueden controlar sin bajar la pestaña de la pantalla de bloqueo.

Tanto es así que parece que HTC apenas haya querido retocar su obra inicial. Brillo y calidad de imagen aparte, no veremos en la pantalla del Legend casi nada muy distinto a lo que pueda aparecer también en la del Hero. Empezando por la pantalla de bloqueo, en la que tenemos que arrastrar una pestaña hacia abajo para acceder a la interfaz completa. Algunas funciones, como los controles del reproductor multimedia o de aplicaciones como Spotify, se muestran directamente en esta pantalla, por lo que no hace falta desbloquear el equipo para cambiar de canción o pausarla.

Foto: Quesabesde
Foto: Quesabesde
Podemos visualizar las pantallas principales de Sense una a una o conjuntamente en una vista basada en miniaturas.

Una vez que accedemos completamente a Sense, nos encontramos con las acostumbradas siete pantallas principales entre las que podemos movernos lateralmente a golpe de pulgar (vía pantalla o "trackpad") y colocar a nuestro antojo en ellas widgets y accesos directos a programas, carpetas, menús o acciones (como llamar o escribirle un SMS a un contacto concreto).

La novedad más interesante está en la vista resumida de dichas pantallas, accesible mediante la tecla "Home" (que comanda por la izquierda el orden de la fila inferior de botones físicos) o realizando el clásico movimiento de pinza para hacer zoom en cualquier pantalla principal.

De esta forma, podemos visualizar de una vez las siete pantallas en miniatura para cargarlas directamente con una sola pulsación. Un atajo bastante útil cuando tenemos que acceder a una aplicación colocada en una pantalla principal "lejana", pues puede ahorrarnos hasta seis transiciones laterales. Y es que la ruleta de pantallas tiene un tope a la izquierda y otro a la derecha, en lugar de enlazar ambos extremos para presentarlo todo como un continuo.

Todos los movimientos y transiciones son bastante fluidos, excepto cuando visualizamos imágenes a pantalla completa. El paso de una a otra de forma lateral es algo lento, y en varias ocasiones (como cuando nos acercamos con el zoom) la imagen tiende a mostrarse algo borrosa durante una fracción de segundo, que es el tiempo que el terminal se demora en aplicar un "renderizado" (esto sucede sobre todo cuando manipulamos fotos tomadas con la cámara). Por el resto, la interfaz mantiene siempre un buen nivel gráfico y trabaja a una velocidad bastante correcta.

Foto: Quesabesde
Pestañas de "Notificaciones" y "Programas".

Sobre esta base, el Legend incorpora algunos puntos propios y otros que ya trae la interfaz nativa de Android. Entre estos últimos están las pestañas de "Notificaciones" y "Programas". A la primera se accede arrastrando el dedo de arriba a abajo en casi cualquier momento, para visualizar de forma sencilla todo un batiburrillo de cosas pendientes (llamadas perdidas, mensajes sin leer, avisos de actualizaciones, progreso de descargas...). A la pestaña "Programas" se accede pulsando el botón virtual de la esquina inferior izquierda, y nos muestra una lista de iconos con todas las aplicaciones disponibles.

Desde dicha pestaña podemos añadir programas directamente a las pantallas principales de una forma muy intuitiva: sólo hay que dejar pulsado el icono deseado durante unos instantes para que éste quede -por así decirlo- suspendido virtualmente en el aire. Luego no hay más que arrastrarlo hasta la pantalla que queramos y "dejarlo caer" sobre una celda (hay 16 celdas por pantalla, pero como veremos más adelante, algunos widgets ocupan 4, 8 o las 16 celdas completas).

El mismo sistema se aplica a la hora de mover iconos y widgets desde una pantalla a otra. Si lo que queremos es quitarlos, no hay más que "sacarlos" de la pantalla por su zona inferior.

Foto: Quesabesde
A la izquierda, movemos un icono con la yema del dedo para colocarlo en la celda deseada. En la otra imagen, el menú para añadir widgets y accesos directos.

Claro que no hace falta acceder a la pestaña "Programas" para añadir contenido a las pantallas principales. También podemos hacerlo pulsando el botón virtual de la esquina inferior derecha o dejando el dedo pulsado sobre cualquier hueco libre en pantalla. Al hacer esto, aparece un menú que distingue entre "Widgets", "Programas", "Accesos directos" y "Carpetas". Los tres últimos consisten siempre en iconos que ocupan una sola celda, mientras que en los widgets encontramos cierta variedad de tamaños y estilos, especialmente entre los desarrollados por HTC en exclusiva para Sense.

Foto: Quesabesde
Dos ejemplos de widgets diseñados por HTC: el de "Clima" y el de correo electrónico, vinculado en este caso a una cuenta de Gmail.

El objetivo de estos widgets es mostrar información resumida y actualizada sin necesidad de acceder completamente a un programa o aplicación. Desde aspectos tan sencillos como los SMS (explorables en cascada) o nuestros contactos favoritos (que pueden superar los límites de la pantalla gracias al desplazamiento vertical), hasta otros que requieren descarga de datos, como la bandeja de entrada del e-mail (también con "scroll") o el widget "El clima" (aquí encontramos efectos gráficos tan característicos de Sense como esas gotitas de agua barridas por un limpiaparabrisas virtual cuando el parte da lluvia).

Foto: Quesabesde
El widget "Mensajes" nos muestra en la pantalla principal los últimos SMS recibidos. Al pulsar en él, aparece toda la conversación mantenida con el contacto.
Foto: Quesabesde
Dos de las tres opciones de tamaño que tenemos para agregar el widget "Bolsa" a una de las pantallas principales.

Por supuesto, una pulsación directa sobre el widget sirve como acceso directo a la aplicación entera. Como adelantábamos anteriormente, hay widgets que pueden llegar a ocupar toda una pantalla, la mitad de ella (horizontal o verticalmente) o una fila continua de cuatro celdas. De hecho, la mayoría de widgets de HTC cuentan con cierta variedad de estilos y tamaños que pueden previsualizarse antes de ser añadidos a las pantallas principales. Los widgets propios de Android, en cambio, se presentan en un único tamaño posible.

Foto: Quesabesde
El menú de selección de escenas y la pantalla principal de una de las que vienen por defecto: "Trabajo".

Como vemos, el nivel de personalización de Sense es altísimo, pues uno puede combinar la elección de widgets, sus estilos y su distribución por las pantallas de formas prácticamente infinitas. Pero no acaba ahí la cosa, pues también tenemos las "Escenas". Son estilos predeterminados que eligen y distribuyen los widgets en función de un perfil de uso concreto ("Trabajo", "Juego", "Sociedad"...), con la posibilidad de editarlos a nuestro gusto e incluso crear los nuestros propios. Ya estaban disponibles en el Hero, pero el Legend cambia de una escena a otra bastante más rápido, invirtiendo en ello apenas unos 5 segundos.

El resto de la interfaz se completa con los sensores habituales y teclas contextuales, tanto virtuales como físicas. El acelerómetro para la rotación automática del contenido de varias aplicaciones, eso sí, sólo funciona girando el terminal hacia la izquierda, cuando lo normal es que lo haga para ambos lados.

El sensor de proximidad, como siempre, apaga y enciende la pantalla durante las llamadas en función de si acercamos o alejamos el teléfono de la oreja. En la parte baja de la pantalla casi siempre tendremos controles táctiles para atajar hacia funciones más específicas, y finalmente tenemos la botonera inferior.

Foto: Quesabesde
Dos ejemplos de las opciones contextuales a las que se accede pulsando la tecla "menu".

Ahí, además de la antes mencionada tecla "Home", nos encontramos de izquierda a derecha las teclas "menu" (cuyas opciones cambian en función de lo que estemos haciendo con el teléfono), la que permite volver atrás y una tecla de búsqueda rápida identificada con una lupa.

HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por defecto, esta última sirve para buscar en la memoria del teléfono (incluyendo SMS, búsquedas realizadas en Google, eventos del calendario...), pero si estamos dentro de la aplicación de YouTube, por ejemplo, las búsquedas se restringen al citado portal de vídeos. Han desaparecido las clásicas teclas de envío y recepción de llamadas, funciones para las que el Legend confía por completo en la pantalla táctil.

Foto: Quesabesde
El teclado QWERTY virtual del Legend en posición apaisada y normal. En la segunda, hemos dejado el dedo pulsado sobre la letra ene para tener acceso a la eñe.

Por último, conviene hacer un alto en el teclado virtual. Podemos colocarlo en apaisado en la mayoría de aplicaciones. Responde de manera correcta y ocupa un espacio en pantalla bastante acorde a sus dimensiones. Nada comparable a un buen QWERTY físico, pero de todas formas su mayor fallo está en una pequeña falta de adaptación a nuestro idioma.

Y es que la letra eñe está disponible, sí, pero tenemos que dejar pulsada la ene unos instantes para seleccionarla. No hubiese estado de más realizar una pequeña modificación en las versiones destinadas a nuestro mercado para incluir una tecla dedicada a esta letra, pero qué se le va a hacer.

Componentes renovados

Como adelantábamos en la introducción, el hardware del Legend ha sufrido leves retoques en comparación con el del Hero: un procesador ligeramente más veloz (un Qualcomm MSM 7227 a 600 MHz), la misma memoria ROM (512 MB) y casi un 30% más de memoria RAM (384 MB).

Pequeñas actualizaciones que se notan en una mejora de tiempos a la hora de cargar aplicaciones, pero sin marcar una diferencia excesiva. El almacenamiento se sigue basando en tarjetas microSD Card de hasta 32 GB, incluyéndose en la caja del producto una unidad de 2 GB que lleva el software de sincronización HTC Sync.

Curiosamente, las mejoras más interesantes no se deben a los componentes internos, sino a la presencia de Android 2.1. Esta versión del sistema operativo elimina algunas de las limitaciones impuestas por Cupcake, como la posibilidad de escuchar la radio FM o enviar y recibir archivos por Bluetooth (ahora en versión 2.1, por supuesto con EDR y A2DP). Claro que estas funciones deberían estar disponibles para el Hero cuando se lance por fin su actualización, prevista para junio (si es que no vuelven a retrasarla).

Seguimos sin poder realizar videollamadas (o al menos no de forma "oficial", ya que no hay cámara delantera y tampoco hemos encontrado aplicaciones para ello en Android Market), una función que de todas formas no es muy usada hoy en día. En las funciones puramente telefónicas que realmente importan (enviar y recibir llamadas), este GSM cuatribanda se comporta de forma excelente y con una nitidez de sonido irreprochable. Por el resto, contamos con la habitual configuración de Wi-Fi, HSDPA a 7,2 Mbps para Internet y GPS integrado.

Respecto a este último, conviene señalar que no hay ningún software de navegación preinstalado. Y lo decimos porque las opciones de navegación avanzadas de Google Maps aún no están disponibles en España. Para tener rutas monitorizadas en tiempo real y con indicaciones de voz, no queda más remedio que esperar a que Google consiga más cartografía propia, o en su defecto descargar algún software GPS de pago de Android Market (CoPilot, por citar una de las alternativas más usuales en los móviles, cuesta unos 30 euros con los mapas de la Península Ibérica).

Mirando el Legend como un potencial teléfono para ejecutivos y otros sectores profesionales, conviene destacar que su soporte ofimático es sólo de lectura. Es decir, a través de la suite QuickOffice y el visor de PDF podemos reproducir la mayoría de documentos de oficina clásicos que nos envíen como archivos adjuntos en un e-mail. Pero nada de editarlos o crearlos (para eso HTC tiene en su catálogo terminales con Windows Mobile y su correspondiente versión "mini" de Office).

Internet en el bolsillo
Como todo buen androide que se precie, el Legend se lleva bien con Internet. No es un idilio perfecto, pero sólo con el software que trae de serie el equipo, uno consigue todas las funcionalidades deseables en navegación web, gestión de correo electrónico y acceso a redes sociales.

Si queremos más, ahí está Android Market para buscar aplicaciones gratuitas con las que completar la experiencia. Podríamos descargarnos -por ejemplo- una aplicación para MSN Messenger, pues en materia de mensajería instantánea el Legend sólo trae preinstalado Google Talk.

La portada de QUESABESDE.COM en el navegador web del Legend, apaisada y con la pantalla en posición "normal" (la segunda de ellas con el zoom ajustado para leer las últimas noticias).

También podemos hacernos de forma gratuita con navegadores web como Opera o SkyFire, aunque tampoco es mala elección usar el que viene por defecto. Éste consigue unos tiempos de carga correctos, aunque no llega a proporcionar un "scroll" vertical tan rápido como el que brinda Safari en el iPhone. No hemos encontrado grandes fallos de "renderizado", con la excepción de los habituales problemas de realineamiento de texto al aplicar el zoom (multitáctil o de doble pulsación), que en ocasiones no nos acerca a la zona exacta de la página que queremos ver o leer mejor.

Foto: Quesabesde
El navegador web dispone de la clásica vista en ventanas, y también reconoce los vídeos incrustados de YouTube para que los reproduzcamos aparte.

Recurriendo a la vista "Ventas", podemos tener abiertas cuatro páginas a la vez y movernos entre ellas lateralmente. También contamos con soporte Flash, imprescindible para los vídeos incrustados de YouTube, que se reproducen en una ventana aparte. Lástima que no suceda lo mismo con vídeos de servicios alternativos como Vimeo o Dailymotion, algo en lo que por desgracia fallan la inmensa mayoría de teléfonos. Luego encontramos funciones que intentan imitar las labores clásicas del ratón en un navegador de escritorio.

Por ejemplo, si mantenemos el dedo pulsado sobre un enlace, aparecerá un desplegable de opciones que nos permite, entre otras cosas, abrirlo en una nueva ventana, agregarlo como favorito, compartirlo por Facebook o copiar su URL. Si hacemos lo mismo sobre una imagen, también podremos descargarla al teléfono. Y si realizamos esta pulsación prolongada sobre texto o zonas en blanco, accedemos también a la selección de texto, donde encontramos nuevas funcionalidades.

Foto: Quesabesde
Foto: Quesabesde
El proceso de selección de texto del navegador web del Legend, que brinda atajos para realizar bastantes acciones con lo que hemos seleccionado.

Y una vez más tenemos que volver a comparar el Legend con el Hero. En este último, cuando uno activaba la selección de texto no tenía más que arrastrar el dedo por los caracteres deseados. En el Legend, en cambio, aparece un cuadro junto a nuestro dedo que muestra lo que estamos pulsando de forma ampliada. Si movemos el dedo, el cuadro acompaña nuestro movimiento y va resaltando palabras sueltas o párrafos enteros. Para ajustar la selección a frases concretas, no hay más que levantar el dedo y mover el inicio y el final de la selección.

Dejando a un lado este pequeño cambio, ahora podemos hacer muchas más cosas con dichas selecciones. Además de copiarlas al portapapeles, las podemos compartir directamente por correo o Twitter, e incluso realizar una búsqueda automática en la Wikipedia o en el traductor de Google.

Además, las selecciones que copiemos en el portapapeles están disponibles para otras aplicaciones del teléfono. Es decir, podemos pegar en un SMS lo que hemos copiado desde el navegador web, o pegar URL copiadas en la aplicación de correo electrónico. Por el resto, el navegador web nos ofrece las opciones habituales (consultar el Historial, activar o desactivar la memorización de contraseñas...), junto con otras no tan extendidas en el móvil, como la búsqueda de palabras dentro de una página web.

HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Navegación web aparte, el Legend aprovecha a la perfección todas las opciones que tenemos en Internet. La configuración del correo electrónico es muy sencilla (introducimos dirección y contraseña, y el teléfono hace el resto) y el "push e-mail" es casi instantáneo. Primero se descargan los encabezados, y luego, si el contenido nos interesa, el resto del mensaje (algo útil cuando nuestro plan de datos tiene algún límite de tráfico mensual). Y podemos usar varias cuentas de forma simultánea.

Hemos comprobado su perfecta compatibilidad con cuentas de Gmail, Hotmail y Yahoo!, pero también hay soporte para correos corporativos a través de la plataforma Exchange ActiveSync. La única incidencia destacable está en los e-mails duplicados. Si a lo largo de las pantallas principales incluimos el widget de correo y también el icono sencillo, cada correo recibido producirá dos notificaciones. Nada que no se pueda evitar retirando alguno de los dos elementos, en cualquier caso.

Foto: Quesabesde
Foto: Quesabesde
Detalles de la interfaz de las aplicaciones para YouTube y Facebook.

No podemos olvidarnos tampoco de los widgets y las aplicaciones para redes sociales o portales de contenido como YouTube. Dentro de esta última tenemos acceso al panel de administración de nuestra cuenta (si poseemos una), y el widget de Facebook visualiza en la misma pantalla principal las últimas actualizaciones de estado de nuestros contactos. Quienes usen Twitter podrán sacarle provecho a la aplicación Peep, que cuenta con su propio widget para publicar tweets sin acceder a las opciones más avanzadas del programa.

Foto: Quesabesde
El widget de Friend Stream y el de Facebook, frente a frente.

También está la opción de visualizar varias redes sociales a la vez gracias a Friend Stream. Se trata de un único widget en el que podemos volcar conjuntamente las actualizaciones -por el momento- de tres redes sociales distintas: Facebook, Twitter y Flickr. Si no tenemos una cuenta en todos estos servicios, al menos hay que admitir que el widget de Friend Stream es bastante más completo y amigable que el de Facebook, por lo que podemos usarlo como alternativa al widget propio de Android para la red social por excelencia.

Las redes sociales están presentes también en la misma agenda telefónica a través de las fichas de información sobre nuestros contactos. Cada número de teléfono se puede asociar manualmente a las actualizaciones de estado de un amigo en Facebook. O al torrente de fotos publicado por un usuario de Flickr. Incluso, en algunas ocasiones, el Legend es capaz de completar varios de los campos por sí solo gracias a los datos que él mismo obtiene de Internet.

HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sucede con poca frecuencia, pues es raro que un internauta publique su número de teléfono en los servicios que usa en Internet. En nuestro caso, un par de contactos contenían en su ficha una sugerencia para vincular cada número a una dirección de correo electrónico, y en ambos casos la asociación era correcta. También hemos detectado "automatismos" en otras aplicaciones del terminal. Por ejemplo, el calendario se actualizó con los cumpleaños de nuestros contactos de Facebook desde que introdujimos el usuario y la contraseña a través de Friend Stream.

El último elemento que remata las opciones del Legend en Internet no es otro que Android Market, la tienda de aplicaciones para el sistema operativo móvil de Google. Dentro de ella hay mucha variedad y cantidad (cada día más, como muestran las cifras mes a mes), y sólo con el catálogo de aplicaciones gratuitas uno puede tirarse días enteros buscando y probando juegos y toda clase de complementos para las funcionalidades de Android o del terminal.

Foto: Quesabesde
La tienda de aplicaciones Android Market.

Su interfaz ha sido además renovada respecto a versiones anteriores. Ahora tenemos una pantalla de inicio con tres pestañas superiores: "Aplicaciones" (todas las disponibles excepto los juegos), "Juegos" (su nombre lo dice todo) y "Descargas" (para ver las que ya hemos instalado o las que se quedaron pendientes de bajar). El siguiente paso es explorar las aplicaciones por categorías, y dentro de cada una vuelven a surgir tres pestañas para mirar una lista con las gratuitas, las que son de pago o las más nuevas.

Por supuesto, siempre podremos usar un buscador basado en palabras clave, y antes de descargar nada se nos informa de la puntuación que le han otorgado los usuarios a cada aplicación, comentarios incluidos, así como de las facetas del teléfono a las que recurrirá para funcionar correctamente. Un servicio, en definitiva, que realmente aporta mucho valor al producto, tal y como sucede en el iPhone. Las iniciativas de otras firmas, como la Ovi Store de Nokia o Windows Marketplace, aún tienen mucho camino que recorrer para colocarse a su altura.

Ocio multimedia básico
Como reproductor de bolsillo, el Legend cumple con lo previsible en un smartphone, aunque se le podría haber pedido algo más a la hora de reproducir vídeo (debido sobre todo al escueto elenco de formatos que acepta: MP4, WMV y 3GP).

Para la música en MP3 (también acepta AAC y WMA, entre otros) contamos con la indispensable salida de audio de 3,5 milímetros (en la caja vienen unos auriculares estéreo muy sencillos) y una interfaz de reproducción sencilla que nos permite explorar las canciones según varios criterios: álbumes, artistas, compositores, géneros...

Foto: Quesabesde
Detalles de la interfaz del reproductor musical del Legend.
Foto: Quesabesde
A la izquierda, el widget de música de HTC ocupando toda la pantalla. A la derecha, su versión "mini", acompañada del sencillísimo widget de Android.

Además, hay dos widgets de escritorio distintos para controlar la reproducción: el genérico de Android (sencillo a más no poder) y otro creado por HTC (disponible en dos tamaños y decorado con la carátula de la canción que suena). El equipo también dispone de sintonizador de radio FM (una de las lacras más significativas que venían sufriendo los móviles con Android hasta hace poco) y de un altavoz externo al que no podemos pedirle mucha calidad (para variar).

El Legend incorpora una cámara de 5 megapíxeles con flash LED y autoenfoque. El "trackpad" funciona como botón de disparo, aunque también podemos apoyar el dedo sobre la pantalla para disparar y -de paso- elegir una zona distinta de enfoque. Sus resultados parten desde una calidad entre básica y media con luz diurna, básica en interiores con luz artificial y prácticamente nula con poca iluminación, como sucede con casi cualquier móvil.

HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El terminal también flaquea aquí con los videos. Y no lo decimos ni por la calidad de imagen ni por la resolución (la cámara trabaja con los habituales 640 x 480 píxeles y 30 fotogramas por segundo), al fin y al cabo muy similares a las de muchos otros teléfonos. El problema está en que los vídeos se guardan en formato 3GP, lo que dificulta un poco mostrarlos en otro equipo con una pantalla más grande (sin ir más lejos, sólo recurriendo a QuickTime hemos conseguido obtener el sonido de los vídeos al reproducirlos en el ordenador).

Dos ejemplos de juegos que podemos encontrar en Android Market: partidas de póquer on-line con dinero ficticio y carreras en 3D al estilo "Wipe out". En este último, la dirección del coche (más bien nave) la controlamos girando el teléfono como si fuese un volante.

En cuanto a los videojuegos, nos hemos podido descargar de Android Market algunos títulos gratuitos que consiguen un nivel gráfico destacable, quizás sorprendente para un teléfono no especialmente dotado en facetas como la aceleración 3D. No obstante, lo que más se destilan son esos juegos casuales o sencillos, de los que pueden enganchar a uno durante horas sin recurrir a demasiados artificios en pantalla.

La autonomía de siempre
Medir la duración real de la batería de un móvil siempre es muy subjetivo (dejando a un lado las siempre engañosas cifras de laboratorio que proporcionan los fabricantes, que en el caso del Legend son de más de 7 horas de conversación o de hasta 23 días en espera, siempre en modo 3G). Por ello, conviene establecer claramente un perfil de uso diario que aproveche mínimamente las principales funciones del teléfono. Por ejemplo, dejar la conexión de datos activa en todo momento para el "push e-mail", y por supuesto, enviar y recibir varias llamadas de voz.

¿Para cuánto da la batería de 1300 mAh del Legend en estas circunstancias? Pues dependerá del nivel de brillo que elijamos para la pantalla. Si lo ponemos al máximo, viviremos la típica experiencia smartphone en cuestiones de autonomía y nos veremos abocados a recargar el dispositivo aproximadamente cada 24 horas. Ahora bien, la ventaja del Legend radica en que, gracias a la tecnología AMOLED, un nivel de brillo al 40 ó 50% proporciona más o menos la misma visibilidad que un LCD a su máximo nivel.

HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este caso, el Legend es capaz de aguantar casi dos jornadas enteras antes de recurrir al cargador (siempre y cuando no abusemos de funciones como el Bluetooth, la cámara o los videojuegos, claro). A esto nos referíamos varios párrafos más arriba al afirmar que no es que tengamos más autonomía, sino más brillo de pantalla a cambio del mismo consumo. Siendo justos, eso sí, cada usuario tiene el poder de decisión para renunciar a este plus de visibilidad y convertirlo en un plus de autonomía.

Además, HTC ya ha dejado definitivamente atrás el puerto ExtUSB, apostando por un micro-USB estándar para recarga y transferencia. Y aunque sea la pauta habitual en casi todos los últimos terminales de la firma, no podemos dejar de señalar la comodidad del sistema que se ha elegido para ambas funciones: un único cable sirve tanto para conectar el equipo al cargador como al puerto USB del ordenador.

Sí, pero...
El HTC Legend es un gran smartphone, especialmente interesante para quien no quiera una pantalla enorme ni un equipo cuyas especificaciones rocen con las de un ordenador portátil. Reúne una interfaz cómoda y personalizable como pocas, sin duda su principal baluarte dentro de un conjunto de funciones y características a las que ni les falta ni les sobra apenas nada (si acaso, se podrían haber ahorrado los bordes algo cortantes de la cara frontal).

¿Cuál es el pero? Pues que estamos ante casi la misma receta con la que HTC sorprendió a todos el año pasado con el Hero.

HTC Legend
HTC Legend
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Cierto es que, gracias a la mejora en algunos componentes el equipo se comporta con algo más de soltura y sufre menos "cuelgues". Pero a la hora de la verdad, el Legend sólo tiene dos grandes ventajas respecto a su predecesor: la pantalla AMOLED y Android 2.1. Y esta última desaparecerá cuando HTC deje de marear al personal y lance por fin la ansiada actualización para el Hero.

Por todo esto, y dejando a un lado la posibilidad de adquirir el terminal libre, optar por uno u otro dependerá al final de si preferimos las tarifas de Vodafone (que financia este Legend en España) o las de Orange (que hace lo propio con el Hero). Para quien ya tenga un androide más viejo, como el Magic o el Dream (o de gama inferior, como el Tattoo), el paso al Legend quizás sí que le merezca la pena. Y tampoco es una mala opción para hacerse por primera vez con un terminal Android. Como siempre, todo dependerá de la situación de cada uno.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Fe de erratas: se han realizado cambios en un fragmento del texto, concretamente en el apartado "Internet en el bolsillo", para corregir un error de apreciación referente a la función de selección de texto.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
Artículos relacionados (5)
Prueba de producto
23 / JUN 2010
Prueba de producto
17 / FEB 2010
Prueba de producto
30 / NOV 2009
Más artículos relacionados
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar