• Panasonic HDC-SDT750: análisis
  • Olympus XZ-1: toma de contacto
Prueba de producto
WINDOWS PHONE 7 A LO GRANDE

HTC HD7: análisis

 
3
ENE 2011

Repitiendo el formato con pantalla de 4,3 pulgadas del "viejo" HD2 y actualizando levemente su hardware, esta vez HTC no ha podido lucirse con una interfaz propia en su nuevo HD7. Claro que a Windows Phone 7 le hace más falta que su tienda de aplicaciones se ponga a la altura de la competencia. Descargas aparte, el buque insignia de la firma asiática para recibir la nueva plataforma de Microsoft alterna defectos (empezando por su considerable porte) con virtudes (como su sorprendente autonomía).

Presentado el pasado mes de octubre como todos los integrantes de la primera oleada de smartphones con Windows Phone 7, el HTC HD7 se caracteriza por llevar la pantalla más grande de todas las propuestas. Claro que sus 4,3 pulgadas de diagonal y 480 x 800 píxeles de resolución no dejan de ser las mismas medidas que la firma ya usó en el HD2, un terminal con el que el HD7 incluso comparte el mismo modelo de procesador, un Qualcomm Snapdragon 8250 a 1 GHz.

HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sirva esto como aviso para poseedores del predecesor directo del HD7: en lo que al hardware puro y duro se refiere, apenas hay mejoras destacables como la grabación de vídeo a 720p o algo más de RAM, e incluso se pierden elementos como la ranura para tarjetas microSD. El cambio realmente importante está en el sistema operativo, que marca todo un antes y un después en la forma en la que Microsoft entiende cómo tiene que ser la experiencia de uso de un smartphone.

En el límite
Ya lo dijimos sobre el Desire HD, que tiene unas medidas similares a las de este HD7, y lo repetimos: las pantallas tan grandes traen como contrapartida un porte que está justo en el límite de lo tolerable para un smartphone. Aun en casos como éste en los que el grosor se queda en 11,2 milímetros, el usuario tiene que acostumbrarse al volumen que ocupa el equipo y a su peso, que es de 162 gramos.

HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En la parte estética, nos encontramos con una carcasa de plástico reforzada en su perímetro por un marco negro piano que, además de integrar como siempre los botones y conectores del equipo, envuelve ligeramente toda la cara frontal al elevarse unos milímetros por encima de la pantalla y los mandos táctiles de la parte inferior, donde están los tres iconos obligatorios de Windows Phone 7: atrás, inicio y búsqueda.

HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Mientras que el puerto micro-USB y la salida de audio de 3,5 milímetros se hallan en la parte inferior, por el resto del perímetro del HD7 se reparten teclas físicas para el volumen, el encendido de pantalla y el disparador de la cámara, aunque estas dos últimas no siempre nos hacen caso como quisiéramos.

En la parte trasera se encuentra una fina tapa de plástico para la batería y la ranura SIM y el signo más distintivo de su diseño: una lámina de metal que se separa a través de una bisagra interna para que podamos apoyar el terminal en modo panorámico, y que lleva varios huecos habilitados para el objetivo de la cámara de 5 megapíxeles, el doble flash de tipo LED y el altavoz integrado.

HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque alguna que otra imagen promocional de HTC pueda generar confusión, y al contrario de lo que se afirma en varios análisis del HD7 publicados en otros medios, el terminal sólo lleva el citado altavoz monoaural. Ni rastro de una pareja estéreo en el frontal, aunque el aspecto de las dos pequeñas filas ubicadas sobre auricular y el micrófono puede llevar a engaño.

HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El origen de la confusión está en las certificaciones Dolby Mobile y SRS sound, que sí que aportan un plus a la hora de escuchar música con auriculares. Lástima que uno no pueda activar estos perfiles de sonido ni acceder a los ajustes de ecualización desde el reproductor musical. Para modificar estos mismos parámetros en los vídeos, además, hay que pausarlos para poder pasar por el escritorio principal del sistema.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC ha desarrollado su propia aplicación para configurar la ecualización del sonido en este HD7.

Por otro lado, y aunque esto es algo que sucede en casi todo monobloque táctil que se precie, el HD7 es, por así decirlo, el segundo gran caso denunciado de "antenna gate" después del iPhone 4. Pero como ya dijimos entonces, la cosa tiene al final más de mito que de real. Mientras estemos en una zona con buena cobertura, las barras indicadoras del nivel de batería tienden a menguar en un principio para luego recuperarse.

Para ver bajones repentinos y medianamente instantáneos al sujetar el terminal con la pose problemática (presionar al mismo tiempo las partes bajas de ambos laterales) hay que estar en un sótano, un piso muy interior o una de esas zonas poco agraciadas en cobertura ya sea por motivos topográficos o descuido de las operadoras.

HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y aun con estos bajones, las llamadas nunca se llegan a cortar del todo, aunque se producen los habituales momentos de "oye, no te oigo, ¿me escuchas tú a mí?". Claro que hablamos de contextos en los que cualquier teléfono nos obliga a cambiar constantemente nuestra ubicación e incluso adoptar posturas raras, que uno en esos momentos se deja llevar por el instinto.

Comodidad táctil
Más allá de su tamaño, el panel capacitivo del HD7 va como la seda cuando aplicamos nuestros dedos sobre él. Y parte del mérito habría que dárselo al software de la propia Microsoft. No hay más fijarse en que, como ya observamos en el LG Optimus 7 E900, el teclado QWERTY virtual resulta enormemente preciso a pesar de no aprovechar al máximo el espacio disponible.
Lástima que el teclado se siga negando a adoptar el formato apaisado en algunas ocasiones, como al realizar búsquedas en Marketplace o los mapas de Bing. Como contrapartida, encontramos otros buenos detalles como el práctico sistema para recolocar el cursor cuando estamos escribiendo: dejar el dedo pulsado un momento sobre la barra de texto parra arrastrar el cursor a la posición deseada.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Al teclado virtual del HTC HD7 no le falta la tecla propia para la letra eñe.

Por otra parte, si antes decíamos que el HD7 tiene de momento la pantalla más grande dentro de los equipos con Windows Phone 7, también es justo señalar que el único que disfruta de las ventajas de la tecnología AMOLED es el Samsung Omnia 7. Con todo, el modelo que ahora nos ocupa no deja de ofrecer una experiencia de visionado bastante correcta, o al menos suficiente para los ojos de la mayoría de mortales.

La nueva experiencia Windows
Ya aprovechamos nuestro análisis del LG Optimus 7 para describir de forma detallada en qué consiste la experiencia de usuario de Windows Phone 7: un escritorio principal con paneles (llamados "tiles" o "hubs") maquillados con animaciones en tiempo real que además dan acceso a los distintos programas y apartados del sistema, donde casi siempre se busca mezclar lo que el teléfono lleva en su interior con contenidos de Internet y cuya interfaz consiste en explorar los sub-menús tanto de forma horizontal como vertical.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La pantalla de bloqueo y los escritorios principales del HTC HD7.

Como no podía ser de otra forma, la fórmula se mantiene en este HD7, con lo que encontramos los mismos puntos a favor (como la estética minimalista) y en contra. Sobre estos últimos, mantenemos nuestra opinión sobre el poco nivel de personalización que a veces permite el sistema. Aun teniendo en cuenta un pequeño detalle que pasamos por alto al analizar el modelo de LG.

Y es que en el "hub" Imágenes uno sí que puede elegir tanto la imagen de fondo como la que luego decora el rectángulo correspondiente en el escritorio principal: no hay más que hacer una pulsación prolongada sobre el fondo de la aplicación y elegir la imagen deseada, en lugar de marcar la casilla "cambiarlo por mí".

HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero teniendo en cuenta esto, no hubiese estado de más que Microsoft permitiese hacer lo mismo en el resto de apartados. No sólo por gusto (la imagen del "hub" Música y vídeos se elige en función de los artistas a los que solemos escuchar, y ya podría dejarnos elegir una de nuestro grupo preferido, por ejemplo) sino incluso por cuestiones de visibilidad.

Sin duda el "hub" que más problemas puede dar en este sentido es el de Marketplace, ya que aquí se van usando fondos extraídos de las imágenes asociadas a artistas, juegos y aplicaciones disponibles en la tienda de Microsoft. Aparte de que siempre corremos el riesgo de que el teléfono coloque la imagen de un artista que no nos haga mucha gracia, también puede suceder que los colores de la imagen sean excesivamente claros, de forma que las letras interiores, que son blancas, sean algo ilegibles.

HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es uno de esos detalles que, esperemos, Microsoft tenga en cuenta para futuras revisiones de su interfaz gráfica Metro. Una interfaz que mantiene unos excelentes efectos de transición al cambiar de una pantalla a otra, una fluidez gráfica bastante lograda y detalles de manejo como la posibilidad de "anclar a inicio" una buena variedad de elementos, como aplicaciones, canciones o páginas favoritas de Internet.

Seguramente a HTC le hubiese gustado aportar su propia interfaz, pero como es algo que Microsoft prohíbe de momento, la firma asiática se ha tenido que conformar con sólo algunos toques propios. Empezando por su propio panel en el escritorio principal, llamado HTC Hub, y que de partida puede mostrar nuestra localización y la temperatura que hace aprovechando el GPS y la conexión a Internet (aunque a veces tarda más de la cuenta en actualizar los datos cuando cambiamos de ubicación).

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Cuatro pantallas distintas de HTC Hub.

Al entrar a este "hub" nos encontramos con una pantalla que recuerda mucho a Sense (sobre todo por el reloj situado en la parte superior), pero a diferencia de lo que suele ser habitual en la interfaz propia de HTC, sólo tenemos un escritorio con enlaces a algunas aplicaciones, como la de la información meteorológica (a la que se accede pulsando en el citado reloj).

Pulsando en "Obtener más", podemos explorar el contenido del "hub" deslizándonos lateralmente por las secciones "Destacado", "Aplicaciones" y "Juegos". En la segunda se incluyen las aplicaciones específicamente desarrolladas por HTC para Windows Phone 7, como la que activa el Dolby y el SRS o la clásica Linterna que aprovecha los LEDs del flash de la cámara para que tengamos una fuente fija de iluminación.

HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Este apartado es también una forma de acceder al rincón propio que HTC tiene dentro de Windows Marketplace, y donde se incluyen las aplicaciones exclusivas de los teléfonos de la firma, como también vimos en el caso de LG y su Optimus 7. De momento hay sólo una docena de aplicaciones, incluyendo el propio HTC Hub y otras descargas interesantes como un editor de fotos con filtros para las instantáneas que captemos con la cámara.

En cuanto a la tienda en su conjunto, que dispone ya de unas 4.000 aplicaciones (en el momento de redactarse este análisis), las cosas parecen ir por buen camino al menos en lo que a presencia de descargas oficiales se refiere (Facebook, Twitter y YouTube, esta última en una aportación propia de HTC, ya tienen sus versiones "de escritorio" montadas como cualquier "hub" o "tile" nativo de Windows Phone 7).

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La búsqueda en Bing, capaz de memorizar resultados para sugerirlos (izquierda), y la de la aplicación gratuita de Google, que integra los resultados mientras uno escribe de Google Instant.

En los juegos gratuitos, la verdad es que lo más gráficamente elaborado que uno se encuentran son los títulos de naves al estilo Space Invaders. Pero como punto a favor se pueden probar gratis todos los juegos de pago, estableciendo en cada caso la distribuidora durante cuánto tiempo y en qué condiciones.

Por nuestras impresiones, parece que lo que más se destila es dejar siempre partidas gratuitas pero restringidas a un sólo circuito, escenario o fase del juego. Un sistema acertado, pues le da argumentos tangibles a uno para decidir si se gasta o no los 5 o 6 euros que hay que desembolsar de media.

HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sobre todo porque el rendimiento gráfico de este HD7 es bastante reseñable, como hemos podido comprobar en títulos como Need for Speed Undercover o Assassin´s Creed. Si le sumamos el potencial social de Xbox Live y sus partidas on-line, nos queda un terminal bastante redondo para quien aprecie especialmente este tema, aunque con un futuro aún por escribir en lo que a surtido de juegos se refiere.

Lo más negativo de la tienda de Microsoft está en la completa ausencia de una búsqueda avanzada, ya que uno sólo puede escribir palabras sin que le den en ningún momento la opción de filtrar los resultados por tipo (siempre se cuelan canciones de Zune entre aplicaciones y juegos), temática o sólo gratuitas.

HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por otra parte, las aplicaciones cartográficas están todavía muy verdes. La aplicación Bing Maps que viene de serie se limita a localizarnos en un mapa en 2D que incluye vista satelital al acercarse lo suficiente y dibujar rutas sobre el mapa con alguna indicación de texto. En la tienda ya hay un par de descargas gratuitas para hacerse al menos con una brújula, pero poco más.

Precisamente la navegación GPS guiada en tiempo real y con voz es una de las rumoreadas mejoras de la actualización de software que teóricamente prepara Microsoft para enero de 2011. Una revisión con la que también llegaría la selección y el copiado de texto y puede que la multitarea real, entre otras mejoras más y menos confirmadas.

HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto a la última, lo cierto es que en las condiciones actuales uno puede trabajar con varias aplicaciones a la vez la mayor parte del tiempo y el equipo va sobrado con sus 576 MB de RAM, por lo que tiene pinta de poder soportar algo más de carga de trabajo antes de comenzar a ralentizarse. En dos semanas de pruebas intensivas, eso sí, el terminal se nos quedó colgado en una ocasión, obligándonos a reiniciarlo forzosamente.

Más social que nunca
Además de lo ya apuntado sobre Xbox Live, buena parte de la filosofía de Windows Phone 7 se edifica en torno al volumen y la procedencia de los contactos que estemos dispuestos a importar: Windows Live, Google, Facebook, Twitter, correo de Outlook... y por supuesto el listín telefónico, que por desgracia no se puede mostrar por separado a no ser que no importemos contactos de ningún otro sitio.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Nuestro avatar personalizado en Xbox Live.

Otra alternativa consiste en usar sólo las aplicaciones propias de Facebook o Twitter, cuyos contactos no se integran en el sistema. Aunque así renunciamos a buenos detalles de Windows Phone 7, como la integración de nuestras galerías de Facebook en el "hub" Imágenes o las fotos de nuestros amigos que van apareciendo y desapareciendo aleatoriamente en el exterior del "hub" Contactos.

En cuanto al navegador web, y a pesar de ausencias destacables como el prometido "copy-paste" de texto o el soporte para Flash, lo cierto es que trabaja a buena velocidad, con un renderizado bastante acertado y gestos de scroll y zoom multigestual muy fluidos. Este último, eso sí, no reajusta la anchura de los párrafos, pero las 4,3 pulgadas de diagonal de la pantalla ayudan bastante a que los caracteres tengan casi siempre un tamaño legible.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Como queda patente en estas capturas, el navegador web del HTC HD7 no puede mostrar varios elementos debido a la ausencia de soporte para tecnología Flash.

No nos termina de convencer eso de que, al girar el teléfono para recurrir a la visualización apaisada, desaparezcan porque sí los controles del navegador, que no vuelven a aparecer hasta que devolvemos el teléfono a su posición "natural". Y aunque tampoco haya soporte Flash, no hubiese estado mal que los vídeos incrustados de YouTube se pudiesen abrir aparte en su aplicación correspondiente, como sucede desde siempre en el iPhone.

En cualquier caso, y teniendo en cuenta otros buenos ingredientes de la mezcla como la integración de Outlook y el soporte habitual para el correo electrónico corporativo, el HD7 propone una receta muy decente para Internet, con la posibilidad de conectarse tanto por HSDPA a 7,2 Mbps como por Wi-Fi (802.11 b/g/n), alternando de forma inteligente entre ambos perfiles cuando tenemos a nuestro alcance alguna red inalámbrica con su contraseña previamente memorizada.

Un poco ajustado
Cierto es que, con un poco de maña y conocimientos, se pueden ampliar los 8 GB de almacenamiento integrado del HD7. Como pasa con muchos de los nuevos Windows Phones, dicho almacenamiento se basa en una tarjeta microSD interna, accesible en este caso retirando la parte inferior de la carcasa trasera, pero la operación es arriesgada ya que implica perder la garantía del producto y correr el riesgo de producir un error de memoria en el sistema.

HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y todo porque Windows Phone 7 es de momento incapaz de combinar el almacenamiento de serie con el de una ranura adicional. Además, mientras que en Asia el HD7 cuenta con 16 GB, en Europa tenemos que conformarnos con los citados 8 GB. Una cifra que hace unos años sería más que suficiente, pero que hoy día puede ser algo justita para esos usuarios que quieran llevar muchos archivos en su teléfono.

Algunos no ocuparán mucho espacio, como los documentos ofimáticos editables de forma gratuita con la versión móvil de Microsoft Office, pero la cosa se complica al entrar en juego el contenido multimedia. En este sentido, además, contamos con ese arma de doble filo llamada Zune, cuyo software de escritorio es el único medio para manipular el contenido del teléfono al explorarlo por USB.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Dos pantallas del "hub" de Zune.

Sus ventajas e inconvenientes son las de siempre en este tipo de programas: ayuda a tenerlo todo bien organizado, incluyendo una búsqueda automática de carátulas oficiales en el caso de las canciones, pero requiere un periodo de aprendizaje y a veces implica un proceso de sincronización que puede durar una auténtica eternidad.

Nos ha pasado especialmente al añadir vídeos al equipo. Sobre todo con formatos como DivX que, a pesar de no estar incluidos en la lista de códecs y contenedores compatibles con el HD7, sí que pueden ser procesados y reajustados para que se lleven bien con el reproductor del teléfono, de forma que para agregar una película de hora y media, Zune puede llegar a tomarse perfectamente una hora y media para sincronizarlo al 100%.

HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Luego, lo cierto es que la reproducción en pantalla es bastante buena y sin desaceleraciones perceptibles, incluyendo vídeos a 720p. Pero la espera no deja de suponer un engorro, especialmente al compararla con la habitual en smartphones de otras plataformas, a los que se les puede agregar contenido directamente como en un disco duro externo y en los que sólo hay que esperar a que el archivo se transfiera a la vieja usanza por USB.

Siguiendo con el equipamiento multimedia, no estamos ante un terminal que vaya a atraer compradores por su cámara de 5 megapíxeles, ni mucho menos. Con luz diurna correcta (situación que se ha producido muy pocas veces durante estos días de mal tiempo, todo sea dicho) se pueden conseguir tomas mínimamente salvables, aunque incluso aquí encontramos imágenes "emplastadas", con una clara pérdida de detalle que se percibe incluso sin aplicar el zoom al visualizarlas en un monitor grande.

HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La situación empeora en interiores y por la noche, especialmente al recurrir al doble flash de tipo LED, fuente inevitable de manchas blanquecinas y exageradas distorsiones en las siluetas de los elementos encuadrados. Algo más satisfactoria es la grabación de vídeo (teniendo siempre en cuenta que se trata de un móvil), donde se logra algo más de nitidez y se puede trabajar a 1280 x 720 píxeles con una tasa estable de 24 fotogramas por segundo.

Con todo, el terminal incluye al menos un botón disparador para la cámara, y en la interfaz de ésta se integra la galería a través de otro buen detalle de Windows Phone 7: mientras usamos la cámara, siempre podemos arrastrar el dedo hacia la derecha sobre la pantalla del terminal para que aparezcan las fotos y los vídeos ya grabados en una tira continua.

Muestras: 5 MP
Las capturas se han realizado con un HTC HD7
las capturas se han realizado con un htc hd7
las capturas se han realizado con un htc hd7
las capturas se han realizado con un htc hd7

No faltan tampoco un sintonizador de radio FM (que no cuenta eso sí con un acceso directo que podamos colocar en el escritorio, sino que siempre habrá que buscarla dentro de "hub" Música y vídeos) y la alternativa del Bluetooth 2.1 con perfil A2DP para usar unos auriculares inalámbricos (y poco más, pues el envío de archivos mediante esta conexión inalámbrica no está de momento habilitado en Windows Phone 7).

Consumo inteligente
Con el comprometido precedente del Desire HD, que como este HD7 combina una pantalla de 4,3 pulgadas con una batería de 1230 mAh, teníamos nuestras reservas respecto a la autonomía del equipo. Pero luego el terminal ha sido capaz de aguantar siempre por encima de las 40 horas con el 3G y el WI-Fi activos, el brillo de pantalla al máximo y tres cuentas de usuario (Hotmail, Gmail y Facebook) actualizándose constantemente.

Es cierto que en otros smartphones uno casi siempre puede recurrir a software de terceros para gestionar el consumo de energía de forma más inteligente y personalizada, pero en el caso de este HD7 parece que ya venga uno pre-instalado. No sabemos si el mérito es de Microsoft, de HTC o de ambas, pero lo mismo le da al usuario.

HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para hacer que la batería se agotase en menos de 24 horas, que es la marca habitual en los smartphones, hemos tenido que someter al terminal a las mismas condiciones antes descritas pero sumándole unos 30 minutos de conversación telefónica, su par de horitas de música con auriculares y una docena de carreras de Need for Speed. No está nada mal.

Buscando la distinción
Con sus pros y sus contras, Windows Phone 7 es una alternativa muy fresca dentro del panorama actual de los sistemas operativos para móviles. Destacan especialmente la estética sencilla y a la vez original de su interfaz y la acertada filosofía de fusionar los contenidos "locales" con los de Internet, aunque causan algún dolor de muelas la personalización de los contactos o la gestión del contenido multimedia a través de Zune.

Su punto más criticable está en la poca distinción entre los varios teléfonos abonados a la plataforma. Diferencias las hay, pero centrándonos en lo que el hardware de cada modelo aporta realmente a la experiencia de usuario, y comparando este HD7 con el otro teléfono Windows de última generación que hemos podido probar (el ya citado LG Optimus 7), la baza de HTC sólo mejora el tamaño de la pantalla y la autonomía.

HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y también hay contrapartidas en esta comparación puntual entre ambos modelos, ya que el porte del HD7 es más comprometido y sus 8 GB de almacenamiento, aun siendo suficientes para bastantes usuarios, no le dan mucho margen de maniobra a quien guste de llevar una amplia colección de música y vídeos en el bolsillo.

No es que dé lo mismo optar por cualquiera de los smartphones lanzados con Windows Phone 7 si lo que nos interesa es el sistema operativo, pero casi. Mirando hacia el futuro, eso sí, quizás HTC ofrezca algo más de garantías que el resto de fabricantes en lo que al desarrollo de aplicaciones propias se refiere, aunque tampoco es que encontremos nada del otro mundo en el "hub" que la firma ha creado para la ocasión.

HTC HD7
HTC HD7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y de todas formas, no nos engañemos: las descargas que realmente cuentan son las de Marketplace. Una tienda que parece ir por el buen camino, pero cuya juventud obliga a no lanzar todavía las campanas al vuelo.

Etiquetas
Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar