• Wacom Bamboo Touch & Pen: de un vistazo
  • Panasonic Lumix DMC-TZ10: prueba de campo
Prueba de producto
EL úLTIMO TANGO DE WINDOWS MOBILE 6.5

HTC HD2: análisis

 
4
MAR 2010

Desvelado en octubre pasado, el HTC HD2 se ha convertido por méritos propios en el mejor teléfono basado en Windows Mobile del momento. Una extraordinaria pantalla multitáctil "capacitiva" de 4,3 pulgadas es sólo el preludio -y la parte más visible- de un sinfín de poderosas razones en un smartphone que tiene precisamente en este controvertido sistema operativo su principal talón de Aquiles. Se encargan de disimular este hándicap la excelente interfaz Sense desarrollada por la firma taiwanesa y un poderoso procesador Snapdragon de 1 GHz. Un dispositivo extraordinario que pide a gritos la actualización a Windows Phone 7 Series, una posibilidad que -de momento- parece poco probable.

La magnífica pantalla de 4,3 pulgadas y 480 x 800 píxeles de resolución del HD2 suele despertar un "¡oh!" de admiración entre quienes la ven brillar por primera vez. Es ésta la parte más visible de un terminal que rezuma calidad por todos los costados, y que a pesar de su aspecto de pequeño gran ordenador (mide 120,5 x 67 milímetros) supera la prueba el bolsillo gracias a un grosor de sólo 11 milímetros y a un comedido peso de 154 gramos.

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La sensación que el HD2 transmite en las manos es de calidad y robustez. El material de construcción, sus acabados -acertadamente redondeados- y la tapa metálica de la parte posterior contribuyen a ello.

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dejando de lado la inmensa pantalla, el frontal contiene en su parte inferior una pequeña hilera de cuatro botones físicos que dan acceso a las funciones de descolgar, retroceder, acceder a la pantalla de inicio y colgar-encender.

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En la parte superior, el discreto altavoz proporciona una excelente calidad de audición. Junto a él reposan un mini LED que funciona como indicador de estado y unos fotodiodos -prácticamente invisibles- que se encargan de ajustar la luminosidad de la pantalla en función de la luz exterior y de encenderla y apagarla cuando acercamos el dispositivo a nuestro rostro.

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En la parte trasera del terminal se encuentra la cámara, cuya lente produce una incómoda protuberancia. Junto a ella, los dos LED de ayuda al enfoque para la cámara y un segundo altavoz, y debajo, la tapa metálica que nos da acceso a la batería, al botón de "reset" y a los zócalos para tarjetas microSD Card y para la tarjeta SIM.

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Un jack convencional (gracias) para auriculares y un conector micro-USB estándar (otra vez, gracias) para cargar y sincronizar el dispositivo con el ordenador configuran el paisaje de la base.

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y hablando de pequeños detalles que se agradecen: los auriculares que se suministran de serie incorporan un juego de controles que nos permitirá manejar la reproducción musical y las funciones telefónicas sin necesidad de sacar el teléfono del bolsillo.

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Nuestro repaso escultural al HD2 termina con un vistazo a sus dos costados, completamente limpios, a excepción del clásico control de volumen de HTC -lo vimos también en el Hero-, situado en el lateral izquierdo del terminal.

A toda máquina
Es en el corazón de esta impecable carcasa donde se encuentra una de las claves del HD2 y la verdadera triunfadora de la batalla por conseguir el smartphone perfecto: la plataforma Snapdragon de Qualcomm. Desde el novedoso Lenovo Skylight, pasando por el reciente Nexus One de Google, son ya muchos los fabricantes que se han dejado seducir por una plataforma que integra, todo en uno, la tecnología comunicativa y multimedia más potente del momento.

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así, disponemos en este terminal de tecnología cuatribanda, acceso a redes 3G (HSPA y WCDMA), Wi-Fi, GPS, Bluetooth, una cámara de 5 megapíxeles y un decodificador de vídeo en alta definición a 720p y de múltiples códecs de audio y vídeo.

Un auténtico arsenal que se encarga de gestionar el procesador 8250B de Snapdragon, con una velocidad de 1 GHz, junto a los 512 MB de memoria ROM y 448 de RAM con los que este HD2 viene equipado. Toda esta potencia da a la interfaz Sense una fluidez envidiable y proporciona una experiencia de uso excepcional.

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Mención especial merece el buen comportamiento de la batería de iones de litio y 1230 mAh de capacidad, y eso que el uso de una pantalla de semejantes dimensiones y calidad nos hacía temer un consumo energético más alto.

En nuestras pruebas, sometiendo el HD2 a un nivel de consumo de datos -digamos- normal; exprimiendo justo lo necesario aplicaciones como el navegador on-line, el visor de fotos y el reproductor MP3; conectados a él unos auriculares inalámbricos mediante Bluetooth, y con un uso más bien escaso de llamadas de voz, podemos llegar a disponer fácilmente de batería para algo más de un día. De todos modos, y dadas las características del HD2, la carga nocturna los siete días de la semana es casi obligatoria.

Un Windows Mobile casi oculto
El punto verdaderamente conflictivo de este HTC -posiblemente el único, dejando a un lado su precio- es el software. Hay que reconocer que el sistema operativo Windows Mobile 6.5 lleva bastante bien el peso de terminal, aunque gran parte del mérito corresponde a la interfaz HTC Sense que le echa una mano -o dos- en lo que se refiere a manejabilidad y estética.

También adquieren gran protagonismo las aplicaciones creadas por HTC dentro de este sistema. De hecho, herramientas básicas como el calendario, la agenda de contactos, el reproductor de música o la gestión de correos aparecen duplicadas.

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No así las asociadas a Outlook, por lo que moverse por las típicas notas de Windows o usar el explorador de archivos será una auténtica odisea para quienes no tengan unos dedos tan precisos como un puntero.

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Continuando con la interfaz Sense, ésta organiza la navegación por las diferentes opciones y aplicaciones del terminal mediante una barra inferior de accesos directos configurables. Basta con desplazar el dedo por ella para acceder a toda velocidad a cualquier recobeco del teléfono.

La pantalla principal o de inicio del terminal muestra elementos informativos como la hora, la fecha y el calendario, que no son configurables. También incluye una cuadrícula de tres por tres casillas que podemos rellenar con contactos o accesos a aplicaciones y páginas web favoritas.

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La tercera vía para acceder a las aplicaciones es a través del menú principal. Para llegar a esta pantalla hay que pulsar el botón físico del teléfono identificado con el logotipo de Windows.

Aquí, todos los programas se muestran organizados en forma de panel, tal vez uno de los pocos rasgos identificables de Windows Mobile 6.5 que han sobrevivido a la interfaz. Podemos desplazarnos por esta lista arrastrando el dedo por la pantalla, pero desgraciadamente no hay forma de ordenar estos iconos a nuestro antojo.

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El nivel de personalización general es -por tanto- suficiente, aunque queda lejos de lo que ofrece cualquier otro modelo de la firma basado en Android.

También social
Pese a su aspecto más bien sobrio, el HD2 no renuncia a la moda de las redes sociales. Y es que en la lista de programas instalados en el terminal cobran especial protagonismo los vinculados a este terreno.

La aplicación Peep se ocupa de Twitter, y en el caso de Facebook el software dedicado es intuitivo, sencillo y claro. Además, nos da la posibilidad de integrar los datos y las fotos de nuestros amigos en Facebook con el gestor de contactos desarrollado por HTC.

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Facebook y Twitter nos permiten experimentar con el teclado táctil del HD2, que evidentemente también se beneficia de su gran pantalla. Aunque cuesta un poco acostumbrarse, su uso se hace más ágil gracias a la pequeña vibración que acompaña cada pulsación y al efecto de sombreado que aparece sobre la tecla en cuestión. Este teclado virtual incorpora también un sistema de escritura predictiva que funciona correctamente.

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto a la navegación por Internet, además del preceptivo Explorer que esperamos encontrarnos en cualquier entorno Windows, HTC ha incorporado en el HD2 una versión propia del navegador Opera que destaca por su fluidez.

La colosal pantalla del dispositivo, el buen rendimiento del navegador y las opciones que éste ofrece para controlar el zoom y el desplazamiento por la página hacen que navegar con el HD2 sea realmente cómodo.

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hablando de aplicaciones, no podemos pasar por alto Marketplace, la tienda oficial de Microsoft para ampliar la lista de herramientas (de pago o gratuitas) del dispositivo. He aquí otro de los puntos flojos del HD2, o mejor dicho, del sistema operativo. Y es que comparada con las plataformas iPhone y Android, la oferta de aplicaciones es aquí poco más que anecdótica.

Conectividad total
Capítulo aparte merece la conectividad en este HD2. Desde una sola pantalla podemos gestionar todas las funciones relacionadas con este apartado: las opciones convencionales del teléfono, las conexiones Wi-Fi y Bluetooth y el router (también Wi-Fi), que nos permite de una forma muy sencilla utilizar nuestro móvil como punto de acceso inalámbrico a Internet. Es el llamado "tethering".

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El receptor GPS integrado y la gran pantalla del HD2 permiten aprovechar al máximo Google Maps. Pero si lo que queremos es un auténtico navegador, también existe la posibilidad de activar la aplicación de pago CoPilot. Esperemos que Nokia y sus nuevos Ovi Maps con navegador gratuito sienten cátedra.

Además, el GPS -que, por cierto, sincroniza de forma bastante rápida- se complementa con la herramienta Footprints de HTC, que permite geoposicionar las fotos realizadas con este móvil.

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dicho sea de paso, la cámata de 5 megapíxeles no es -ni mucho menos- el principal argumento de este terminal. No es que le falten opciones de configuración, pero la verdad es que los resultados no dejan de ser mediocres. Las luces de LED, por cierto, aunque son de ayuda cuando no hay mucha luz, constituyen un problema si pretendemos sacar un retrato: queman la imagen y resultan bastante molestos para la persona retratada.

El acceso a los distintos modos de captura está centralizado en una sola pantalla, de manera que podemos pasar rápidamente de la toma fotográfica a un modo asistido de panorámicas o a la grabación de vídeos.

Con la miel en los labios
Durante nuestras pruebas con el HD2 no hemos podido evitar la amarga experiencia del característico -y casi tradicional- cuelgue de los terminales con Windows, ese mal rato de ver que nada responde y que la única salida es resetear el equipo. Una prueba más de que el maquillaje proporcionado por la interfaz Sense de HTC sólo llega a la superficie, y que quedan grietas internas que hay que subsanar.

A pesar de todo ello, el HD2 se alza como el mejor modelo del momento dentro del catálogo de Windows Mobile. Aunque siempre queda la sensación de que el terminal dispone de potencial más que suficiente para ir un poco más allá, la nota general es muy elevada, a un paso de la excelencia.

HTC HD2
HTC HD2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Quizás esa excelencia se escondía detrás de la posibilidad -confirmada en principio por HTC y desmentida después por Microsoft- de actualizarlo a Windows Phone 7 Series. Sin esa esperanza en el horizonte, resulta un poco más complicado recomendar un terminal que, a pesar de que se nos antoja tremendamente apetitoso, está condenado a la obsolescencia en apenas unos meses.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar