• Zoom de 8x para el iPhone 4: análisis
  • Sony NEX-7: primeras muestras
Prueba de producto
UN TABLET CON "STYLUS" PROPIO

HTC Flyer: análisis

 
14
NOV 2011

Mononúcleo y con una pantalla de 7 pulgadas. Lo que a priori podría parecer una receta más propia de algunos tablets presentados en 2010, lleva como guarnición en el HTC Flyer la completísima interfaz Sense y un lápiz que aumenta sus posibilidades de uso. Aun así, este modelo no deja de estar basado en una versión de Android, la 2.3, pensada para smartphones, por lo que una vez más volvemos a estar ante un equipo que puede transmitir cierta sensación de "teléfono gigante". Sus flaquezas multimedia y su autonomía -suficiente aunque no es excesiva- completan la radiografía de un tablet que se ofrece tanto en versiones sólo con Wi-Fi como con 3G, conexión que se puede aprovechar para enviar y recibir SMS y MMS, pero no llamadas telefónicas.

Cuando pudimos probarlo por primera vez el pasado mes de febrero en el Mobile World Congress de Barcelona, admitíamos que el lápiz especial del HTC Flyer podía dejarle a uno algo descolocado a la hora de prever a qué tipo de usuario se orienta este tablet de 7 pulgadas. ¿Quizás busca un público profesional? Las funciones que aporta al conjunto el citado accesorio apuntan más bien en otra dirección.

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y lo mismo sucede con otro dispositivo de pantalla más pequeña pero también con "stylus" propio como el Samsung Galaxy Note. Al final, todo se reduce a permitir dibujar o sobre un lienzo o sobre la interfaz de casi cualquier aplicación de Android para guardar luego los resultados y compartirlos, si procede. Nadie está proponiendo una vuelta a las viejas PDA que se controlaban enteramente con un estilete; eso hay que dejarlo claro.

Esta parte de la experiencia de uso que propone el Flyer parece que tiene sus adeptos, aunque tampoco son excesivamente numerosos (las 10.000 unidades vendidas en España durante el segundo trimestre de 2011, según cifras de IDC publicadas por El País, suponen el dato más reciente que se ha hecho público últimamente). Que se puede usar perfectamente sin lápiz, sí, pero ya que viene incluido en la caja daría un poco de pena dejarlo por ahí criando polvo.

¿Teléfono gigante o tablet pequeño?

No por haberse convertido ya en un tópico deja de ser menos cierto: a primera vista el Flyer parece un smartphone hecho a medida para las manos de Goliat. Es lo que tiene ver el reloj típico de la interfaz Sense con casi el triple de su tamaño habitual en un dispositivo que, dimensiones aparte, se asemeja a cualquier teléfono táctil de HTC.

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El fabricante taiwanés, de hecho, repite en este tablet el mismo diseño "unibody" con carcasa de aluminio visto en muchos de sus terminales. La parte trasera recuerda mucho a la de terminales como el HTC Legend, pues viene rematada con sendas piezas de goma en las partes superior e inferior.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La memoria del Flyer (la versión analizada lleva 32 GB, aunque se quedan en realidad en 27,26 GB) se puede aumentar mediante el uso de tarjetas microSD.

En esta ocasión, eso sí, la parte que se retira para acceder a las ranuras SIM y microSD es la superior, donde está situado el objetivo de la cámara de 5 megapíxeles. Hace falta un poco de práctica para aprender a retirarla con facilidad, pues hay que ejercer presión con los dos pulgares y arrastrarlos hacia arriba con fuerza (por momentos, se puede tener la sensación de que vamos a romper el dispositivo).

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No es el tablet más delgado del mercado, pero sus medidas de 195,4 x 122 x 13,2 milímetros no dejan de corresponderse con un modelo con pantalla de 7 pulgadas, mucho más transportable que cualquiera de los abonados a las 10 pulgadas (o similares). Además, se puede sostener cómodamente con una sola mano sin que sus 420 gramos de peso resulten excesivamente traumáticos.

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sus únicos botones mecánicos, que son el de encendido y apagado y el control de volumen, se sitúan en torno a la esquina superior derecha del marco, compartiendo ubicación con la salida de audio de 3,5 milímetros. Para el otro conector del equipo, por desgracia, HTC ha decidido viajar hacia atrás en el tiempo hasta la época de los conectores propios ExtUSB, pues se trata de un micro-USB modificado, de forma que no es posible aprovechar los cables universales que podamos tener en casa.

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El lápiz del que se acompaña este Flyer, por cierto, no dispone de un compartimento en la carcasa del equipo para su transporte. Sí que se puede colocar en al anillo de la funda de transporte de este tablet, un elegante bolso blanco de tela que también se incluye en su paquete básico de venta.

Estilo Sense en 7 pulgadas de diagonal

Como comentamos anteriormente, el dispositivo transmite una inevitable sensación de gigantismo. Pero lo cierto es que la interfaz Sense de los smartphones de HTC se maneja a las mil maravillas en la pantalla LCD de 7 pulgadas y 600 x 1.024 píxeles de resolución del Flyer. Concretamente, en la versión conocida con Sense 3.0, aunque en el menú de información del sistema se habla de "Sense 2.1 para tablet".

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La pantalla da perfectamente la talla en términos de visibilidad, colores y brillo, sin llegar al nivel de paneles superdotados como el Super AMOLED Plus del Galaxy Tab 7.7. Muestra, en todo caso, un rendimiento satisfactorio, y como suele suceder en los tablets de este tamaño, presume de un teclado QWERTY virtual muy manejable, sobre en todo en posición vertical para minimizar los desplazamientos laterales de los pulgares.

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los clásicos iconos táctiles retroiluminados de Android siempre están a los pies de la pantalla, pues cambian su ubicación en el marco sincronizándose con la autorrotación de la interfaz. Porque sí, el Flyer es uno de los pocos dispositivos en el que la interfaz Sense puede adaptarse al formato apaisado. Claro que al hacerlo se ve obligada a introducir ciertos cambios respecto a su apariencia habitual.

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para empezar, basta con fijarse en cualquiera de los escritorios principales para darse cuenta de que los adyacentes se intuyen. Es decir: mientras que en formato vertical cada escritorio siempre ocupa la pantalla entera, en apaisado pueden verse parcialmente "widgets" por la izquierda y la derecha, correspondientes a los escritorios que flanquean al actual.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
La previsualización de los escritorios principales y la pestaña de notificaciones, esta última además en formato apaisado.

Algo parecido sucede con la pestaña de notificaciones, que como ya vimos en el HTC Incredible S, está separada en dos pestañas en formato vertical. En esta ocasión, eso sí, al tumbar el Flyer las dos pestañas se muestran a la vez en pantalla para aprovechar el espacio. Quizás el cambio más extraño, en cualquier caso, esté en la previsualización de los escritorios principales a la que se accede haciendo el gesto de la pinza sobre éstos.

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Mientras que en formato vertical se muestra cada escritorio como una tarjeta independiente, en apaisado sólo se previsualizan los "widgets", algo más propio de las interfaces propias de Sony Ericsson que de las de HTC. Es cuestión de acostumbrarse, aunque por desgracia -y para variar- hay veces que al Flyer le cuesta algo más de lo deseable completar la autorrotación.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Algunos "widgets" muestran ahora su profundidad al pasar de un escritorio principal a otro (como se observa en los ejes virtuales del ya clásico reloj de Sense).

La fluidez gráfica es en cambio bastante notoria al pasar de un escritorio a otro, gesto que ahora viene acompañado de un efecto que HTC llama "carrusel 3D". Y es que aunque los elementos gráficos parecen estar representados de forma completamente plana, al cambiar de escritorio cobran momentáneamente cierta profundidad mientras se completa el giro.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Como ya vimos en el HTC ChaChaCha, la pantalla del Flyer se desbloquea desplazando un anillo virtual hacia arriba o arrastrando algún icono para depositarlo sobre el interior de éste (en cuyo caso se abre directamente la aplicación que proceda).

El efecto puede incluso ser bastante llamativo si deslizamos el dedo en dirección lateral y a gran velocidad, pues así la ruleta dará una vuelta completa, invirtiendo para ello un par de segundos. La utilidad de este efecto -que además se produce cada vez que se desbloquea la pantalla de inicio- es meramente estética, pues al fin y al cabo el giro termina en el mismo escritorio en el que empieza.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El administrador de tareas del HTC Flyer.

Como se ha puesto últimamente de moda en los equipos con Android, el Flyer también dispone de un útil administrador de tareas para cancelar aquellos procesos que den problemas. Y no le faltan servicios propios que HTC estrenó el año pasado (como HTC Hub, incluido su sistema de gestión remota) y otros que se han estrenado durante los últimos meses.

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De hecho, y aunque los menús de configuración del dispositivo permiten cambiar esto, varios de estos servicios cuentan con un acceso directo en la parte inferior de la interfaz Sense. Junto a ellos, además, está el icono de la aplicación Notas, en la que se pueden guardar trazos y dibujos realizados con el accesorio que le sirve a este Flyer para distinguirse de otros tablets: su lápiz con tecnología propia HTC Scribe.

La pantalla como lienzo

No es para nada algo nuevo eso de usar un lápiz o estilete en los dispositivos móviles. Pero sí que es una tendencia que se ha rescatado últimamente a través de lápices capacitivos -que no ópticos, a diferencia de los que se usaban antiguamente en muchas PDA- como el que nos ocupa en este análisis. No hay más que fijarse en que, aunque sean pocos los smartphones y tablets que incluyen uno en su caja, muchos fabricantes del sector lo ofrecen al menos como accesorio opcional.

En el caso del "stylus" que acompaña a este Flyer, HTC lo ha bautizado como "lápiz mágico". Funciona con una pila de tipo AAA (viene incluida una en la caja, que siempre es un detalle de agradecer) que parece proporcionar una autonomía respetable, pues durante la semana y media que hemos estado probándolo de forma bastante activa no ha llegado a mostrar signos de agotamiento.

En su cuerpo, el lápiz lleva un par de botones que activan automáticamente alguna función si se dejan pulsados al realizar trazos sobre la pantalla: mientras que el pulsador situado más arriba convierte el estilete en una improvisada goma de borrar virtual, el inferior se encarga de resaltar caracteres y párrafos como si fuese un marcador fosforescente.

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero antes de acceder a estas funciones hay que activar el modo para usar el estilete. Para ello, hay que pulsar con éste -no con el dedo- sobre un icono retroiluminado de color verde con forma de lápiz que permanece siempre en la esquina inferior derecha del marco.

Al abrirlo, se da la opción de elegir entre dos posibilidades distintas: o dibujar a mano alzada directamente sobre la interfaz del Flyer o abrir la aplicación Notas. La primera permite hacer una captura de pantalla y dibujar directamente sobre ella, para compartir luego los resultados a través de correo electrónico, redes sociales o incluso subirla a servicios como Dropbox, entre otras opciones.

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Y eso para qué sirve? Evidentemente, la idea no es que andemos coloreando los escritorios principales de Sense (aunque puede hacerse, claro), sino que podamos realizar trazos sobre un "pantallazo" de cualquier aplicación (con excepciones, como el reproductor de vídeo o la cámara) para añadir algunas modificaciones. Por ejemplo, uno podría tomar un fragmento de un mapa y añadir indicaciones para poder enviar a otras personas un improvisado croquis sobre cómo llegar a un punto de encuentro determinado.

La aplicación Notas, en cambio, consiste un cuaderno virtual sobre el que dibujar o escribir directamente a mano alzada -también se puede convocar el teclado virtual, claro- y que además está integrado con la aplicación Evernote. Si la tenemos instalada en el ordenador, por tanto, podemos acceder a los archivos de texto que tengamos guardados para resaltar fragmentos, subrayarlos o añadir anotaciones con nuestra propia caligrafía.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
A través de una ruleta de control que surge por la esquina inferior derecha de la pantalla se puede elegir el estilo, el tamaño y el color de los trazos.

En cualquiera de las dos aplicaciones del lápiz, éste siempre cuenta con un panel circular desde el que, para empezar, se pueden deshacer trazos ya hechos u ocultarlos momentáneamente. Pero lo más interesante está en las opciones que brinda para controlar el trazo, donde se parte de estilos predeterminados (un lápiz, un bolígrafo, un rotulador grueso, una brocha, una pluma estilográfica...) a partir de los cuales se puede personalizar el tamaño y el color.

También hay una goma de borrar -ideal para quien no quiera tener que dejar pulsado uno de los botones del lápiz- y todos los estilos van quedando almacenados de forma que se muestran en una especie de historial para acceder a ellos más rápidamente. Conviene aclarar que la ruleta se controla única y exclusivamente con el lápìz, y no reacciona si intentamos activar alguna opción con el dedo.

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De hecho, en el modo a mano alzada la pantalla deja de responder al contacto de la piel, de forma que uno incluso puede apoyar la mano sobre el panel para dibujar más cómodamente (sólo hay que tener cuidado de no tocar los iconos táctiles de la parte inferior del marco) Lástima que esto no suceda en la aplicación Notas, donde hay que tener cuidado de no tocar la pantalla con otro cosa que no sea el lápiz, no vayamos a volver accidentalmente al menú principal o abrir una nota nueva cuando lo queremos es seguir haciendo trazos.

No es el único reproche que puede hacérsele a la aplicación Notas. Baste decir que no permite cambiar el tamaño de los caracteres ni hacer zoom para verlos más de cerca. Y tampoco hay un sistema intuitivo para deshacer los marcados que se hagan con el lápiz: la única opción posible consiste en descartar los cambios hechos y volver a abrir la nota.

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Conviene señalar que los trazos tardan una fracción de segundo en realizarse respecto al momento en que comenzamos a aplicar el lápiz sobre la pantalla. Algo que parece de momento inevitable en este tipo de accesorios, aunque no se trata de un retardo lo suficientemente grande como para entorpecer demasiado la experiencia de usuario.

Por último, conviene preguntarse por la durabilidad del lápiz, ya que el propio manual de instrucciones del Flyer advierte de que la punta puede llegar a agrietarse o desgastarse debido al uso continuado, y en ese caso habría que contactar con HTC para conseguir un recambio. Al menos no habría que cambiar el lápiz entero, sino sólo la punta.

Con o sin 3G a gusto del consumidor

Mientras que la mayoría de fabricantes comercializan variantes de sus tablets con las mismas capacidades de almacenamiento con y sin 3G, HTC ha optado por un lanzar un modelo sólo con Wi-Fi y 16 GB junto a otro que sí que lleva 3G (abonado además al estándar HSPA+) y 32 GB, aunque en la práctica dicha cantidad se queda en 27,26 GB.

A diferencia de otros tablets de 7 pulgadas como el primer Samsung Galaxy Tab, eso sí, el Flyer no puede aprovechar el 3G para mantener llamadas de voz por la línea telefónica, aunque sí que es capaz de enviar y recibir SMS y MMS. Y por supuesto visitar páginas web a través de un navegador dotado del clásico zoom inteligente que reajusta la anchura de los párrafos cuando acercamos el punto de vista.

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y hablando del navegador web, ahora que Adobe ha decidido dejar de desarrollar el "plug-in" para tecnología Flash en el campo de los dispositivos móviles conviene dejar claro dos cosas. Por un lado, que el Flyer dispone de soporte para HTML5; por otra parte, que el comportamiento de los vídeos y otro tipo de contenidos con Flash 11 y 10.3 es más que satisfactorio.

Seguramente en esto tengan bastante que ver la dotación del procesador Qualcomm Snapdragon que incluye el tablet (que aunque sea mononúcleo tiene una velocidad de reloj de 1,5 GHz) y la RAM de 1GB (que en la práctica, eso sí, se queda en 806 MB).

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por otro lado, y si bien HTC siempre incluye en sus dispositivo Android su propia solución para la navegación GPS asistida (HTC Locations), el verdadero punto a favor del Flyer en este sentido está en Google Maps, que como siempre proporciona una estupenda experiencia de usuario a la hora de trazar rutas con indicaciones paso a paso, ya sea para trayectos en coche, a pie e incluso teniendo en cuenta las líneas de transporte público.

Discreto en lo multimedia

No es que sus cámaras no sirvan para nada ni que uno no pueda arreglárselas para que los vídeos se reproduzcan con soltura en su pantalla, pero lo cierto es que el HTC Flyer no puede permitirse el lujo de sacar mucho pecho en lo que respecta al ocio audiovisual.

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La cámara principal, desprovista de flash y con 5 megapíxeles de resolución, goza de un autofoco a veces no muy efectivo. Como pasa casi siempre con los captores de los dispositivos móviles, conviene evitar que el cielo ocupe mucho espacio dentro de los encuadres, y estos últimos deben ser cuanto más cerrados mejor si lo que nos interesa es la nitidez.

Muestras: 5 MP
Las capturas se han realizado con un HTC Flyer.
las capturas se han realizado con un htc flyer.
las capturas se han realizado con un htc flyer.
las capturas se han realizado con un htc flyer.

Los problemas se acentúan al grabar vídeo. Aunque los archivos resultantes tengan una resolución de 1.280 x 720 píxeles (la tasa de fotogramas oscila entre los 20 y los 30 fotogramas por segundo en función de cada caso), al reproducirlos en la pantalla de un ordenador transmiten una sensación similar a la de los vídeos "cascados" de YouTube, cargados de distorsiones y sin estabilización alguna de la imagen.

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La cámara frontal de 1,3 megapíxeles también puede grabar vídeo a 1280 x 720 (aunque la tasa llega como mucho a unos 24 fotogramas por segundo y suele quedarse bastante por debajo) y con unas condiciones parecidas a las anteriormente descritas. En medio de las polémicas entre Apple y los fabricantes de dispositivos Android por supuestos plagios, por cierto, este captor secundario cuenta con una aplicación que sigue la filosofía de los filtros de distorsión de Photo Booth, la aplicación creada hace ya años por la firma de Cupertino (en este caso, eso sí, su nombre es Snapbooth).

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En su faceta reproductora, una vez más volvemos a encontrarnos con que el equipo no acepta vídeos MKV sin la ayuda de alguna aplicación que descarguemos de Android Market. Sí que es compatible con DivX, pero la fluidez de este tipo de archivos deja mucho que desear en el Flyer. Y en cuanto los codificados en H.264, no hemos sido capaces de dar con ningún clip en HD (ni siquiera a 720p) que se pueda cargar sin que la imagen se quede congelada a los pocos instantes de abrirlo (si es que lo consigue).

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A todas estas carencias, HTC ha querido sumar un par de soluciones propias para la descarga y reproducción de e-books (llamada categóricamente Reader) y películas (HTC Watch). Respecto a esta última, y teniendo en cuenta que en el caso español iniciativas similares como Samsung Movies han acabado cerrando debido a su escaso éxito, quizás al usuario se la traiga un poco sin cuidado tener en su tablet un videoclub en el que hay que desembolsar entre 12 o 14 euros por la mayoría de los filmes (o 4 euros si se trata de un alquiler temporal). Pero ahí está.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El "widget" de HTC Watch (izquierda) y la estantería virtual de la aplicación de libros electrónicos Reader.

Por el resto, conviene señalar que el Flyer no dispone de ninguna salida de vídeo estándar y viene equipado con unos altavoces estéreo certificados por Dolby. Y lo cierto es que consiguen un volumen destacable, pero la calidad del sonido tampoco es para tirar cohetes.

La autonomía habitual, aunque mejor sin 3G

Como pasa con muchos otros tablets, el HTC Flyer es capaz de sobrevivir al menos un par de jornada si el usuario sólo aprovecha la conexión Wi-Fi y no realiza sesiones maratonianas de Angry Birds. Incluso configurando el "push email" para tener actualizada la bandeja de entrada del correo electrónico en todo momento. Una duración que, bajo las mismas condiciones, se reduce a en torno a 24 horas en el caso de usar también la conexión 3G.

Quizás por ello HTC podría haber optado por una batería mejor dotada en el caso de las ediciones con 3G, pues las dos versiones de este Flyer comparten la misma capacidad de 4.000 mAh. Sobre todo porque si al perfil de uso anteriormente descrito le sumamos un uso muy intensivo de alguna función en concreto, hará falta recurrir al cargador mucho antes de lo deseado.

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sin ir más lejos, unas tres horas dibujando de forma ininterrumpida con el "lápiz mágico" son capaces de dejar el estado de carga de la batería en torno al 30%. En este tipo de situaciones, no queda otra que recurrir a apaños como bajar el brillo de la pantalla, activar cada conexión o perfil inalámbrico sólo cuando vayamos a usarlo y echarle un vistazo a los ajustes de energía, donde se puede programar la suspensión completa del equipo durante las horas nocturnas, por ejemplo.

Lo importante -lápiz aparte- es el tamaño

Esto de los lápices táctiles como complemento de los tablets, ¿de verdad suscita el interés de algún público objetivo? Pues si fabricantes como HTC (que no es ni mucho menos la única en hacerlo) apuestan por ello, por algo será. Por nuestra parte, lo único que podemos decir al respecto es que las funciones del "stylus" del Flyer no parecen especialmente orientadas al usuario profesional, pero tampoco a ninguno en particular (más allá de los apasionados del dibujo a mano alzada o los que tengan que recurrir a él a diario en su trabajo, claro).

Por eso, quizás sea más conveniente considerar el lápiz sólo como un detalle más del producto. Al final, son otros aspectos los que uno tiene que valorar para ver si el HTC Flyer puede resultar una compra interesante. En otras palabras, antes de pensar en si le vamos a sacar mucho partido al lápiz, debemos preguntarnos primero si preferimos un tablet de 7 pulgadas o con pantalla más grande. Ése es el verdadero punto de partida.

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A partir de aquí, hay que dejar claro que el equipo deja bastante que desear en el apartado multimedia y posee un diseño que ni suma ni resta (aunque para opiniones, colores). Y sí, su interfaz de usuario provoca que por momentos tengamos la sensación de llevar entre las manos un teléfono enorme. Ahora bien, ¿sale a cuento esperar a que HTC cumpla su promesa de actualizarlo a Honeycomb?

Si nunca hubiésemos probado ningún tablet con dicha versión de Android, cuya interfaz sí que casa mejor con las pantallas de 7 o más pulgadas, diríamos que sí. Pero tras haber catado a fondo ya un par de modelos con Honeycomb (el Asus Eee Pad Transformer y el Samsung Galaxy Tab 10.1, para más señas), nos entran las dudas.

HTC Flyer
HTC Flyer
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si la estabilidad y fluidez gráfica del sistema son las grandes asignaturas pendientes de tablets que, como los arriba señalados, emplean procesadores de doble núcleo, ¿qué experiencia de usuario proporcionaría Honeycomb en un equipo menos dotado en este sentido? No hay más que fijarse en que el primer tablet de HTC con Honeycomb, el JetStream, lleva un procesador muy superior al del Flyer, y de paso aumenta el tamaño de la pantalla hasta las 10 pulgadas de diagonal.

Paradójicamente, y a pesar de emplear una versión de Android pensada para smartphones, el Flyer no sufre esta serie de problemas. Y además Sense no deja de ser una interfaz ágil y personalizable como pocas. En cuanto a los precios, la versión con Wi-Fi puede encontrarse por 500 euros, mientras que la que también incluye 3G se eleva hasta los 650 euros (y las opciones de financiación con operadora a través de intermediarios como The Phone House no ayudan mucho a reducir el coste del equipo). La versión con sólo Wi-Fi, además, se puede adquirir por unos 450 euros en tiendas como Digital Factory.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar