• Nikon V1: análisis
  • iPhone 4 contra iPhone 4S: duelo fotográfico
Prueba de producto
CUANDO EL 3D ES SóLO UN AñADIDO

HTC Evo 3D: análisis

 
5
DIC 2011

Con unas taras de peso y volumen parecidas a las del otro teléfono con pantalla autoestereoscópica y cámara de doble óptica disponible en el mercado, el HTC Evo 3D es paradójicamente la antítesis del LG Optimus 3D en el papel que juega lo tridimensional en la experiencia de usuario. Así, mientras que LG pone el interés en aplicaciones y servicios edificados en torno al 3D, HTC sólo lo añade como una característica más de un smartphone Android de doble núcleo y pantalla de 4,3 pulgadas en el que la verdadera protagonista, una vez más, es la interfaz gráfica Sense. La autonomía del Evo 3D, eso sí, es mucho más satisfactoria que la del Opitmus 3D.

HTC se ha decantado definitivamente por traer al mercado europeo algunos nombres comerciales que hasta hace poco sólo usaba en Estados Unidos. Pasó con el apellido Incredible (empleado recientemente en el Incredible S) y pasa también con el apelativo Evo. Este último, que venía siendo reservado a smartphones exclusivos de la operadora Sprint, tiene su primer exponente en el viejo continente en este Evo 3D.

HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Claro que lo más distingue a este terminal no es su nombre, sino el hecho de ser el primer dispositivo del fabricante asiático preparado para el 3D sin gafas. Su anuncio llegó apenas un mes después de que LG presentase el Optimus 3D, otro equipo de características semejantes. Y tan poco espacio temporal parece más una reacción por si acaso que una verdadera apuesta por este tipo de productos.

Y es que el HTC Evo 3D no cuenta con ninguna aplicación desde la que acceder a contenido preparado para sus propiedades tridimensionales. Si uno piensa en un HTC Sensation al que sencillamente le hayan sumado una pantalla autoestereoscópica y una cámara de doble óptica, obtendrá como resultado algo parecido a este terminal. La primera parcela en la que el equipo se ve afectado por estos añadidos, eso sí, está en el diseño.

Sobrepeso 3D

No es que los últimos smartphones de gama alta de HTC sean los más ligeros ni delgados del mercado. Pero en este sentido el Evo 3D está todavía algo por encima de modelos como el antes citado Sensation, dando lugar a unas medidas muy similares a las del Optimus 3D: 170 gramos de peso y dimensiones de 126 x 65 x 12,1 milímetros.

HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A fuerza de insistir, los fabricantes han conseguido que accedamos a usar teléfonos con pantallas tan grandes como la de este Evo 3D. Sus 4,3 pulgadas de diagonal aportan innegables ventajas de visibilidad, pero igualmente innegable es la incomodidad que supone llevarlo en un bolsillo de tamaño estándar, incluso en comparación con otros equipos con pantallas de tamaño semejante.

HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lógicamente, estas taras se deben en gran parte a las funciones tridimensionales, que obligan a habilitar más espacio dentro de la carcasa para incluir ciertos componentes. Pero antes de fijarse en ellas, uno puede encontrar otros elementos diferenciadores en el Evo 3D. Es el caso de los iconos táctiles que están a pie de pantalla, incluidos dentro de círculos al más puro estilo Evo.

HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También la parte trasera incluye detalles singulares. Empezando por los dos objetivos de la cámara y siguiendo por la tapa, que tiene un acabado rugoso debido a la trama de líneas que la recorren de forma diagonal.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Los 0,91 GB de almacenamiento integrado del HTC Evo 3D se pueden ampliar mediante tarjetas microSD de hasta 32 GB.

Las últimas peculiaridades están en el botón disparador de la cámara (sensiblemente más grande de lo habitual en los smartphones que llevan este tipo de botones) y el control que lo flanquea: una pestaña con dos posiciones para elegir en cualquier momento entre la captura de fotos (y vídeos) en 2D o 3D.

HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por el resto, el Evo 3D sigue el guión habitual de controles y conectores, con el mando del volumen a la derecha y la parte superior reservada a la salida de audio de 3,5 milímetros y la tecla de encendido y apagado. El puerto micro-USB, en lugar de ir en la parte inferior como suele pasar en otros modelos de HTC, esta vez está en el lateral izquierdo.

HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Habrá a quien no le agrade el uso de plástico en su carcasa, pero al menos la construcción del equipo no transmite para nada la sensación de ser cutre ni estar mal rematada.

Un continente con poco contenido optimizado

La pantalla del Evo 3D posee unas prestaciones muy parecidas a las de su equivalente autoestereoscópico en el catálogo de LG. La resolución es algo superior (540 x 960 píxeles), pero se mantienen las 4,3 pulgadas, y en última instancia el efecto tridimensional sin ayuda de gafas es básicamente el mismo.

Claro que, como ya dijimos en nuestro análisis del Optimus 3D, estamos más bien ante un efecto de "dos dimensiones y media". No es que parezca que las imágenes vayan a salirse de la pantalla, sino que dentro de ésta se percibe de forma más o menos clara la distancia entre el punto de vista del usuario y cada uno de los elementos que componen una escena.

HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por supuesto, el efecto viene acompañado de mareos ocasionales y algunos momentos de visión doble, especialmente si uno mueve demasiado el teléfono mientras está viendo algún vídeo 3D. HTC ha prescindido además del control de paralaje que sí incluye el modelo de LG, si bien es cierto que éste mecanismo tampoco es que ayudase mucho a mejorar la experiencia de visionado.

Son las limitaciones actuales del 3D sin gafas, al que de momento no parece que pueda pedírsele mucho más. El verdadero problema del Evo 3D está en que, más allá de las imágenes que captemos con su cámara de doble óptica, uno lo tiene realmente complicado para encontrar contenidos que aprovechen las posibilidades de su pantalla.

HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco es que el Optimus 3D fuese la panacea en esta materia, pero al menos una pequeña parte de su interfaz emplea de entrada el efecto tridimensional, tiene un cliente propio para el canal 3D de YouTube, trae preinstalados algunos videojuegos 3D y brinda acceso directo a descargas de más juegos optimizados. Detalles que brillan por su ausencia en el Evo 3D.

Paradójicamente, para comprobar el efecto tridimensional con vídeos que no procediesen de la cámara del equipo hemos recurrido a lo siguiente: reproducir a través de la aplicación de YouTube los clips 3D que ya grabamos en su día con el Optimus 3D. Y sí, se reproducen a la perfección con su efecto tridimensional (y es de suponer que a la inversa sucederá lo mismo).

Dos ópticas, dos modos

La antes citada palanca para cambiar entre 2D y 3D tiene una única función: aprovechar la doble óptica de la cámara o usarla como un captor convencional de 5 megapíxeles. En ambos casos, eso sí, la grabación de vídeo se queda en 720p, cuando el Optimus 3D daba el salto a los 1080p al trabajar con clips 2D.

HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dicho control no sirve para convertir imágenes y vídeos que ya tengamos guardados en la galería del teléfono, labor confiada a un rótulo táctil que aparece en la esquina superior derecha del área de reproducción.

En este sentido, conviene señalar que, al convertir fotos de 3D a 2D, su resolución se queda en 1920 x 1080 píxeles. Si se toman directamente en 2D, en cambio, los JPEG resultantes son de 2560 x 1440 puntos.

HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Al convertir vídeos el problema es distinto. La resolución se mantiene y los vídeos se ven perfectamente en la pantalla del terminal, pero al descargarlos en el ordenador obtendremos clips a pantalla partida: cada mitad muestra lo que capta cada objetivo de la cámara.

Ya sea capturando imágenes fijas o en movimiento, la calidad no es la mejor que uno puede encontrar en el mercado, pero sí que resulta mínimamente satisfactoria para un teléfono que no presume de ser un referente fotográfico. El doble flash de tipo LED, una vez más, demuestra ser un complemento algo inútil si uno quiere conseguir fotos y vídeos nocturnos medianamente nítidos.

Muestras: 5 MP
Las capturas se han realizado con un HTC Evo 3D.
las capturas se han realizado con un htc evo 3d.
las capturas se han realizado con un htc evo 3d.
las capturas se han realizado con un htc evo 3d.

La parcela multimedia se completa con un altavoz monoaural de poca calidad pero bastante volumen, una salida de vídeo por micro-USB a través del estándar MHL (no es HDMI, pero igualmente hay que comprar un cable adaptador) y un reproductor de vídeo de serie que ha mejorado mucho su soltura con clips en alta definición respecto a anteriores terminales de HTC.

Seguramente en éste influya mucho la presencia de un chip Qualcomm Snapdragon 8660, que incluye procesador de doble núcleo a 1,2 GHz y 1 GB de RAM. Lástima que no haya compatibilidad con MKV y al terminal se le atragante un poco la tasa de fotogramas de algunos vídeos codificados en DivX, aunque se trata de carencias que pueden solventarse buscando un reproductor alternativo en Android Market.

La experiencia Sense 3.0

HTC ya está incluyendo una revisión más reciente de su interfaz gráfica en algunos de sus últimos terminales, pero la versión 3.0 de Sense que emplea el Evo 3D para maquillar Android 2.3 no deja de ser visualmente bastante atractiva, muy rica en recursos de personalización y, lo más importante de todo, estable como pocas.

HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Se trata básicamente de la misma interfaz que vimos adaptada al formato tablet en el HTC Flyer, con la excepción de que el Evo 3D no puede colocar los escritorios principales en apaisado. Por tanto, estos últimos cuentan con un vistoso efecto de ruleta llamado "carrusel 3D" que se carga automáticamente cuando el usuario desbloquea la pantalla.

HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dicho desbloqueo puede realizarse arrastrando el icono de alguna aplicación en concreto, de forma que ésta se cargue directamente. Y no faltan elementos ya más que habituales en Sense (como la previsualización de los escritorios principales en forma de tarjeta), junto con otros introducidos en sus última versiones (caso de la presencia del historial de aplicaciones y algunos controles de activación y desactivación en la misma pestaña de notificaciones).

HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El teclado QWERTY virtual, como es habitual, tiene en la gran pantalla un perfecto aliado, pues el generoso espacio que ocupa cada tecla minimiza el número de errores al teclear con los pulgares incluso con celeridad. También el navegador web, al que no le falta el zoom inteligente que se encarga de reajustar la anchura de los párrafos, se ve claramente beneficiado por las 4,3 pulgadas de diagonal del panel.

HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Poco más se puede decir de un terminal que, además, cubre perfectamente todos los frentes de conectividad inalámbrica (Bluetooth en versión 3.0, conexión HSPA+ en la parte del 3G...) y que es uno de los terminales que HTC ha prometido actualizar a Ice Cream Sandwich (Android 4.0).

Con 3D pero sin perder el norte

Buena parte de este análisis deja patente que la de HTC no es precisamente la aproximación más completa ni elaborada al universo del 3D sin gafas. La tecnología está presente en la pantalla y la cámara, pero si uno quiere ante todo tener acceso a contenidos que hagan uso de ella, el LG Optimus 3D es sin lugar a dudas el terminal mejor preparado del momento.

Ahora bien, tras probar ambos dispositivos hemos constatado que esto de la autoestereoscopía es algo que, si bien puede sorprender mucho al principio, el interés que suscita en el usuario suele decaer progresivamente. Teniendo esto en cuenta, cobra lógica la idea de un smartphone que no pierda el norte por culpa de lo tridimensional.

HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este sentido, la principal ventaja del modelo de HTC respecto al de LG no es otra que la autonomía. Un apartado en el que ya comprobamos que el Optimus 3D era algo decepcionante (incluso si uno no usa muy a menudo sus funciones tridimensionales), mientras que el Evo 3D y su batería de 1.730 mAh ofrecen una duración en la línea de lo que se puede esperar en estas latitudes del mercado: cubrir con solvencia las primeras 24 horas sin la ayuda de un cargador.

De lo que no se salva ninguno de los dos terminales es de hacer un claro sacrificio de portabilidad. Podrán permitirse el lujo de ser los primeros smartphones 3D, pero lo hacen a cambio de aproximarse peligrosamente a los 200 gramos de peso y ocupar en el bolsillo más espacio del que se permiten ocupar otros modelos de gama alta.

HTC Evo 3D
HTC Evo 3D
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cuanto a las formas de hacerse con el HTC Evo 3D en el mercado español, conviene aclarar que Vodafone es de momento la única operadora que lo financia tanto al dar de alta un contrato como a través de su programa de puntos. Las versiones libres, por otro lado, pueden encontrarse en tiendas especializadas por precios ligeramente inferiores a los 600 euros.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar