• LG Optimus One P500: primeras impresiones
  • Apple iPhone 4: análisis fotográfico
Prueba de producto
RECOGIENDO EL TESTIGO

HTC Desire HD y Desire Z: primeras impresiones

 
13
OCT 2010
Lucas Laó   |  Madrid / Barcelona

Dos teléfonos de envergadura -tanto literal como figuradamente- para acoger la llegada de Android 2.2. Los HTC Desire HD (en formato monobloque y con pantalla de 4,3 pulgadas) y Desire Z (con un panel de 3,7 pulgadas y un teclado QWERTY desplegable) sirven también para introducir el nuevo HTC Sense 2.0, que se ha convertido ya en algo más que una interfaz de usuario.

Fueron sólo unos minutitos, pero durante la presentación que organizaron la semana pasada HTC y Vodafone en el marco de SIMO Network 2010 pudimos echarle el guante a un par de unidades de los nuevos Desire HD y Desire Z.

Ambos mantienen el buen trabajo hecho con el primer Desire (aunque sin pantallas AMOLED de por medio) y suponen dos interesantes alternativas para hacerse con un terminal con Android 2.2 que mantenga el estilo de la interfaz Sense, aderezada ahora con nuevas prestaciones y servicios.

HTC Desire Z y Desire HD
HTC Desire Z y Desire HD
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

Puesto que tienen en común todas las novedades a nivel de software, este breve análisis se centrará primero en el diseño de cada uno para adentrarnos luego en materias como la interfaz de usuario o el nuevo navegador GPS propio de HTC.

Desire HD
Al Desire HD se le puede considerar tanto un Evo 4G para Europa como un HD2 con Android, porque la filosofía es la misma: un terminal estilizado y con una gran pantalla táctil capacitiva (de 4,3 pulgadas de diagonal y 480 x 800 píxeles de resolución) al servicio del sistema operativo de Google.

HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

Aunque sus 164 gramos de peso se hacen notar en la mano (y sus dimensiones también lo hagan seguramente en el bolsillo), mantiene un grosor bastante contenido de 11,8 milímetros y está rematado con una elegante carcasa hecha a partir de un solo bloque de aluminio.

HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

Por lo poco que hemos podido ver y comprobar en directo, la interfaz gráfica se mueve con una soltura envidiable y la sensibilidad de la pantalla es tan excelente como la que destacamos al analizar el Desire "a secas".

En comparación con su predecesor, eso sí, saltan a la vista la inclusión de un doble flash de tipo LED en la cámara (que mantiene los 5 megapíxeles de resolución) y la sustitución de la botonera inferior por una fila de controles táctiles retroiluminados, que además descansan sobre una superficie que no tiene ningún tipo de inclinación.

HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

El trackpad óptico, por cierto, ha desaparecido. Una ausencia más que justificada por el tamaño de pantalla, que hace innecesaria la presencia de un sistema de control alternativo para moverse entre sus distintos menús y escritorios.

HTC Desire Z
Con un hardware idéntico al del G2 de T-Mobile (de hecho, básicamente se distinguen en que este último lleva la interfaz nativa de Froyo y sólo está disponible de momento en Estados Unidos), el Desire Z opta por la clásica solución de facilitar tanto el manejo táctil a una mano como la escritura con botones físicos con un teclado QWERTY (colocando de paso la interfaz en apaisado en este último caso)

HTC Desire Z
HTC Desire Z
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

Un teclado que -conviene dejarlo claro- no es deslizante, sino desplegable, ya que su mecanismo de apertura lo separa momentáneamente de la pantalla hasta que ambos elementos reposan en paralelo. Un curioso sistema que, eso sí, no se ha aprovechado para que la pantalla descanse con esa inclinación tan cómoda por la que optan terminales como los Nokia E7 o N97.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El HTC Desire Z, con su llamativo sistema de apertura para el teclado, también se dejó ver en el stand de Vodafone en SIMO Network 2010.

A pesar de ello, tras nuestro primer y breve contacto podemos atestiguar que se puede mecanografiar de forma muy cómoda usando los dos pulgares, gracias al tamaño y la leve separación entre las teclas. Estas últimas, por cierto, se pueden combinar para introducir varios comandos de control, e incluso hay un par de ellas -identificadas con el rótulo Fn- cuya función puede ser personalizada.

HTC Desire Z
HTC Desire Z
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
HTC Desire Z
HTC Desire Z
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

Teclado aparte, en este caso la pantalla se queda con 3,7 pulgadas de diagonal y sí que contamos con un trackpad óptico en la zona inferior. El comportamiento de la interfaz y la soltura táctil de equipo son tan buenos como en el Desire HD, al menos en un primer nivel de análisis.

El grosor (14,2 milímetros) está bastante bien para un terminal con teclado QWERTY desplegable, pero el peso se eleva a 180 gramos. No es que nos quede el brazo dormido por sostenerlo con la mano, pero es una cifra considerable y poco apta para quienes busquen un terminal medianamente liviano.

HTC Desire Z
HTC Desire Z
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

También aquí nos encontramos con una cámara de 5 megapíxeles, pero acompañado de un único flash de tipo LED. El aluminio se mantiene como el material empleado en la construcción de la carcasa, matizada en este caso con distintas tonalidades grises.

Sense con leves retoques
Dejando a un lado las nuevas funcionalidades de Android 2.2 (soporte para Flash 10.1, instalación de aplicaciones en la tarjeta de memoria, tethering con hasta cinco equipos de forma simultánea...), ambos terminales incluyen sutiles novedades respecto a lo que se destila en los modelos de HTC basados en Android 2.1.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
HTC Sense 2.0 mantiene la visualización en miniatura de los escritorios principales (recurriendo al clásico gesto del pellizco o la pinza) de la que hace tiempo que disfrutan el Desire, el Legend y el Wildfire.

Las primeras capas de la interfaz Sense son básicamente las mismas de siempre (siete escritorios principales, controles contextuales, menú de aplicaciones en cuadrícula...), pero se han introducido pequeñas modificaciones en campos como la pestaña de notificaciones, que ahora integra en su parte superior una tira que muestra el historial de las últimas aplicaciones abiertas.

HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

En el teclado virtual, a modo de curiosidad, se ha introducido un modo bilingüe para que la escritura predictiva no nos juegue malas pasadas al introducir términos en "spanglish". Y también se han creado nuevos widgets para la ocasión, entre ellos uno dedicado a HTC Locations, el nuevo software GPS marca de la casa que permite instalar los mapas en la memoria del equipo, reduciendo así su tiempo de carga respecto a Google Maps.

No parece, eso sí, que la alternativa de HTC al estupendo navegador genérico de Android cuente con vista satelital. Nos extrañó soberanamente que los responsables de la firma no pudieran decirnos qué proveedor usan para los mapas del servicio, pero bueno, intuimos que la cosa andará entre firmas habituales en esta materia como Tele Atlas o Navteq.

HTC Desire Z y Desire HD
HTC Desire Z y Desire HD
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

En la parte positiva, nos ha gustado la presencia de una pequeña ventana para mostrar las llamadas entrantes, de forma que éstas no ocupen toda la ventana ni se interpongan en la visualización de los mapas y trayectos. También resulta práctica la creación de puntos de interés personalizables, gestionables a través de HTCSense.com.

Confiamos en poder analizar a fondo este último servicio cuando HTC nos haga llegar alguna unidad de cualquiera de sus dos nuevos smartphones. Será también la oportunidad para comprobar si las baterías, cuyas capacidades son a priori algo conservadoras, proporcionan una autonomía satisfactoria con un uso medianamente intensivo.

Doble relevo, más posibilidades
Por el momento, nos quedamos con la impresión de que, a nivel de hardware, la firma asiática le ha preparado dos buenos sucesores al actual buque insignia de su catálogo androide. Especialmente en el caso del Desire HD y sus nada despreciables 768 MB de RAM.

A pesar de sus diseños algo pesados, ambos terminales siguen la tendencia natural del sector smartphone en cuanto a equipamiento, optando por dos formatos distintos para atraer a más tipos de compradores. No terminamos de verle la lógica, eso sí, a que Vodafone limite el Desire Z a su catálogo para empresas y autónomos.

HTC Desire Z
HTC Desire Z
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

De aquí en adelante habrá que ver qué tal funcionan los servicios añadidos de HTC Sense 2.0, que se meten en un terreno en el que es tan fácil conseguir un éxito relevante como fracasar de forma estrepitosa. Al menos, eso sí, la interfaz de usuario mantiene su estilo de siempre, uno de los más característicos y personalizables del planeta smartphone actual.

Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar