• Canon PowerShot G12 versus Nikon Coolpix P7000: cara a cara
  • Nikon D7000: análisis
Prueba de producto
FROYO PARA BOLSILLOS GRANDES

HTC Desire HD: análisis

 
13
DIC 2010

Es el nuevo buque insignia de la flota androide de HTC con todas las de la ley: actualiza el equipamiento del primer Desire con una cámara de 8 megapíxeles capaz de grabar vídeo a 720p y sus 768 MB de RAM hacen volar a la versión 2.2 del sistema operativo de Google. Claro que, más que Desire HD, se le podría llamar Desire XXL, ya que las 4,3 pulgadas de diagonal de su pantalla lo hacen poco apto para bolsillos ajustados y nada recomendable para quien busque el equilibrio perfecto entre el manejo táctil y la comodidad de transporte.

Es el smartphone más potente de todo el catálogo de HTC, y una excelente opción para quien, buscando lo último en Android, se sienta especialmente cómodo al trabajar con la interfaz Sense de la firma asiática. Lo malo de este Desire HD es que, aparte de perder la tecnología AMOLED de la que sí gozaba el primer Desire, sus medidas son de las que a uno le hacen pensárselo dos veces antes de acceder a llevarlo a todas horas en el bolsillo del pantalón.

HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así lo comentamos en nuestras primeras impresiones, y ahora que lo hemos podido probar más a fondo mantenemos nuestra tesis inicial. Es lo que tiene aproximarse a un tamaño de pantalla que, como dejan patente equipos como el Dell Streak o el Archos 43, también se estila en el segmento de los tablets. Tras este aviso para navegantes que prefieran viajar sin exceso de equipaje, procedemos como siempre a realizar nuestra radiografía particular del dispositivo.

Trauma o ventaja
Aunque su grosor se ha ajustado hasta quedarse por debajo de los 12 milímetros, el Desire HD no deja de ser un peso pesado de 164 gramos que, por motivos de comodidad, conviene sacar del bolsillo antes de sentarse. La inherente contrapartida a sus dimensiones está en que su pantalla de 4,3 pulgadas proporciona un espacio extra a tener en cuenta de cara al manejo táctil o, sencillamente, a la visualización.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Como ya sucedió con el HTC HD2, el tamaño del Desire HD (a la izquierda) queda patente al ser comparado con teléfonos tan transportables como el sencillo HTC Smart.

De esta forma, funciones que ya en las 3,7 pulgadas del Desire resultaban tan cómodas de usar como el teclado QWERTY virtual mejoran aún más si cabe en este nuevo androide, hasta el punto de que los fallos potenciales a la hora de mecanografiar con los dos pulgares se reducen a su mínima expresión.

HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El Desire HD tiene uno de los teclados virtuales más cómodos que hemos visto en un smartphone, aunque una vez más viene sin teclas principales para las tildes o la letra eñe.

El tamaño también ayuda mucho a percibir perfectamente todos los elementos gráficos tanto en la interfaz principal como en sus distintos programas, con una resolución más que suficiente de 480 x 800 píxeles, aunque en esta ocasión el equipo no dispone del extra de brillo y contraste que proporciona la tecnología AMOLED. Es su mayor debilidad respecto al Samsung Galaxy S, el androide de 4 pulgadas que mejores ventas ha cosechado hasta ahora.

HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dejando a un lado el porte, el Desire HD presenta un diseño bastante poco habitual. Montado al igual que el Legend sobre una carcasa "unibody" (hecha con un solo bloque de aluminio), incluye una tapa de plástico en un lateral y otra en su zona inferior trasera. Es debajo de esta última donde van las ranuras para las tarjetas SIM y microSD, mientras que la del lateral sólo contiene la batería.

HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC suministra del Desire HD con una tarjeta microSD de 8 GB, aunque la ranura correspondiente acepta modelos de hasta 32 GB.
La manipulación de las tarjetas no requiere por tanto tocar la batería, la cual tiende por cierto a salir despedida cuando retiramos su tapa, ya que ésta la oprime parcialmente hacia el interior del equipo. HTC podría haber optado perfectamente por una batería no accesible, pero ha preferido darle la opción al usuario de que pueda sacarla (para cambiarla por otra, por ejemplo) sin que por ello pierda la garantía del producto.

HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pegada a esta misma tapa lateral está el control de volumen, que es la única tecla tradicional del Desire HD junto al botón de encendido y apagado (situado en la parte superior). Esta vez HTC no usa ningún tipo de bola o "trackpad" óptico a los pies de la pantalla. En su lugar, encontramos eso sí los cuatro iconos táctiles retroiluminados de siempre para desplegar opciones contextuales o realizar búsquedas, entre otras funciones.

HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sus dos únicos conectores físicos, que son un puerto micro-USB y una salida de auriculares de 3,5 milímetros, se encuentran juntos en la parte inferior. Una salida mini-HDMI y un botón disparador para la cámara hubiesen redondeado la jugada, aunque quizás los mayores defectos de su diseño estén en el exceso de hendiduras de la parte trasera (como la que rodea al flash) y la ausencia de protección para el objetivo de la cámara.

Nuevo Desire, nuevo Sense
Cuando HTC presentó el Desire HD junto a su compañero de familia, el Desire Z (una alternativa con menor tamaño de pantalla y teclado QWERTY físico) también anunció una nueva versión de Sense, que ahora es algo más que una interfaz de usuario. Claro que ésta, en sí misma, también trae algunas novedades respecto a lo visto en terminales predecesores.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Como es habitual en Sense, en la pantalla de bloqueo aparecen las llamadas sin atender y los controles del reproductor multimedia cuando está activo, incluyendo la portada del álbum en el fondo.

Son retoques en general muy leves, pero que aportan posibilidades bastante prácticas. Por ejemplo, la vista resumida de las siete pantallas principales, a la que como siempre se accede aplicando el gesto de la pinza o pulsando en el icono con forma de casa, ya no sólo sirve para acceder más rápidamente a una pantalla "lejana", sino que también permite cambiarlas de sitio, empleando el mismo recurso que vimos al analizar el Samsung Galaxy Tab.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Cambiando una pantalla principal de sitio desde la vista resumida que las previsualiza todas en forma de miniatura.

No hay más que mantener una pulsación prolongada sobre la miniatura que queramos mover y, una vez que ésta reaccione, cambiarla de sitio. Es la misma técnica que se usa para mover los iconos y los widgets de las pantallas principales, que ahora, además de ser llevados hacia un icono con forma de cubo de basura para quitarlas de en medio, también pueden ser transportados a la opción Editar, para realizar así algunas modificaciones en su configuración.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Algunos de los widgets que se pueden esparcir por las pantallas principales del Desire HD, incluyendo la posibilidad de reubicarlos (secuencia inferior de imágenes) con el dedo.

Además, la pestaña de notificaciones ahora muestra en su parte superior el historial de aplicaciones abiertas en una fila de iconos, a modo de registro desde el que acceder a programas y tareas que hemos usado recientemente. Y en las pantallas principales se ha añadido, en la parte inferior derecha, la opción personalizar (un icono con forma de paleta de pintor), que reúne en una sola pantalla todos los apartados de configuración para darle estilo al terminal.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El historial de aplicaciones integrado en la pestaña de notificaciones (izquierda) y el menú principal que muestra todos los programas.

Aquí se incluyen las Escenas (configuraciones predeterminadas de la interfaz gráfica basadas en distintos perfiles de uso: trabajo, ocio, vacaciones...) y los widgets, que son unos 50 sumando los nativos de Android y los que aporta HTC, muchos de estos últimos disponibles en distintos tamaños y formatos.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Explorando las opciones de HTCSense.com desde un PC.

Éstas son las novedades de Sense para la interfaz de sus primeros terminales lanzados de serie con Android 2.2. El otro gran añadido es HTCSense.com, un servicio para gestionar algunas funciones del teléfono desde una página web en un ordenador, y que incluye algunas interesantes opciones para bloquear el equipo en caso de pérdida o robo (o comunicarnos con la persona que se haya podido hacer con él).

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Desde este menú de HTCSense.com se puede bloquear el teléfono, proporcionar un número de contacto a la persona que lo tenga y dejarle un mensaje que aparecerá en la pantalla del terminal.

Es también un cómodo sistema para hacerse un backup de contactos, punto éste bastante útil para futuros cambios de la tarjeta SIM, o para enviar mensajes de texto usando el teclado del ordenador. Y también está la descarga de contenidos al teléfono, con la comodidad que aporta buscar aplicaciones, widgets o fondos de pantalla desde un monitor grande y en un navegador web de escritorio.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Al buscar widgets y aplicaciones a través de HTCSense.com, éstas muestran el aspecto que tendrían en la pantalla de un teléfono virtual.

Otra de sus utilidades está en la posibilidad de gestionar puntos de interés propios (a través de la aplicación Footprints) para que éstos se importen directamente al software de navegación GPS propio de HTC: Locations. Se trata de una nueva apuesta de la firma que, frente al navegador de Google Maps que viene siempre con Android, incluye ventajas como la posibilidad de instalar los mapas en la memoria del teléfono.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
HTC Locations (izquierda) y Google Maps Navegador mostrando una misma ruta para peatones.

Como consecuencia, las rutas se cargan con algo más de rapidez, y el estilo de la navegación (detrás de la cual está la firma Route66) se asemeja mucho más a la de un navegador autónomo para coche, aunque también puede trazar rutas pensadas para peatones. No dispone eso si de vista satelital (y mucho menos de las imágenes de Google Street View) ni otras funciones tan útiles del navegador de Android como las búsquedas por voz (que por cierto también están integradas en el buscador de Google, como dicta la norma).

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
De nuevo HTC Locations (izquierda) y Google Maps Navegador mostrando en esta ocasión un detalle de la misma ruta.

Nuestra impresión es que se trata de un software GPS bastante capaz, aunque quizás no le hiciese falta a un teléfono como el Desire HD por dos motivos. En primer lugar, Google Maps Navegador también es bastante capaz y posee un interfaz más intuitiva; por otra parte, para disfrutar de todas las ventajas de HTC Locations hay que pagar una licencia (mientras que con Google Maps basta con tener contratada una tarifa de datos), punto éste que siempre echa para atrás a la mayoría de los usuarios.

No corre, vuela
La soltura gráfica del equipo, unida a la buena sensibilidad de la pantalla y su capacidad para interpretar pulsaciones y gestos, son bastante patentes en este Desire HD, donde la combinación de un procesador Qualcomm Snapdragon 8255 a 1 GHz y una RAM de 768 MB (nada menos) se encargan de proporcionar un rendimiento realmente envidiable.



Un repaso al diseño, la interfaz gráfica, las fortalezas y las debilidades del HTC Desire HD. Puedes ver el vídeo a pantalla completa y en alta resolución.

No hay más que colocar un fondo animado de Android y hacer transiciones laterales para darse cuenta de esto, o abrir el navegador web en busca de vídeos incrustados para aprovechar el soporte para Flash 10.1 (no viene de serie, pero basta con instalar el plug-in correspondiente que está disponible en Android Market) que incluye Android 2.2.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Reproduciendo vídeos incrustados de Vimeo (izquierda) y QUESABESDE.COM en el navegador web del Desire HD.

Este último, dicho sea de paso, implica que no sólo se pueden reproducir los vídeos incrustados de YouTube, sino también los de otros portales como Vimeo e incluso los del reproductor propio que usamos en QUESABESDE.COM. Todo ello aderezado con el zoom inteligente (que se encarga de ajustar la anchura de los párrafos a medida que nos acercamos o alejamos) y la doble conectividad por Wi-Fi (802.11 b/g/n) y HSPA+ para Internet.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
La portada de QUESABESDE.COM desde distintos puntos de vista en el navegador web del Desire HD, incluyendo las opciones disponibles con la selección de texto.

La velocidad de la conexión por 3G puede llegar sobre el papel a los 14,4 Mbps, pero como siempre en la práctica es bastante menos. En nuestras pruebas, realizadas con la red de Vodafone en distintas zonas de Barcelona y su área metropolitana, hemos obtenido unas velocidades reales de entre 5 y 7 Mbps de bajada y entre 1,5 y 2,5 Mbps de subida.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Varias páginas abiertas en ventanas distintas (izquierda) y el menú de favoritos del navegador web del Desire HD.

Por tanto, apenas se llega a la mitad del máximo teórico del estándar HSPA+, pero aun así la velocidad es sensiblemente superior a la que se consigue con terminales equipados con perfiles 3G anteriores, donde lo habitual es navegar a entre 2 y 3 Mbps de bajada.

HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Las posibilidades inalámbricas del Desire HD se completan con el tethering o anclaje de red por Wi-Fi (que como pasa con todos los smartphones equipados con Android 2.2 se puede usar con hasta cinco equipos de forma simultánea) y Bluetooth 2.1, incluyendo perfil A2DP y el envío de archivos que a veces está bloqueado en otros smartphones.

Ligera bicefalia
Como consecuencia directa del esfuerzo de HTC por personalizar sus terminales con Android, hay algunos aspectos de este Desire HD en los que puede haber cierto conflicto entre sus aplicaciones propias y las de Google. Así, por ejemplo, al encender por primera vez el teléfono se nos insta a configurar una cuenta de Gmail, para tener una cuenta asociada en Android Market y poder importar los contactos de correo, entre otros puntos.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
En la esquina superior izquierda de la pantalla del teléfono, un mismo email recibido ha generado dos notificaciones distintas en forma de icono.

Esta cuenta va con su propia aplicación nativa de Android, pero luego resulta que, para poder usar el widget de escritorio donde se previsualizan los mensajes recibidos con sus encabezados, hay que volver a configurar la cuenta con la aplicación propia de HTC. Cada una funciona por separado, brinda posibilidades distintas y, si no configuramos alguna para que no genere notificaciones, nos encontraremos con que cada email recibido genera dos alertas distintas.

Algo similar sucede con Facebook: para agregar contactos o enviar mensajes privados, hay que usar la aplicación nativa de Android; si queremos importar los cumpleaños de nuestros contactos al calendario y tener las actualizaciones de estado previsualizadas en el widget de FriendStream (donde también hay cabida para las de Twitter), hay que usar la de HTC.

HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lo ideal sería poder hacerlo todo desde una sola aplicación, pero en lugar de ello hay que familiarizarse con lo que hace cada una para a la postre elegir la que más se adapte a nuestras necesidades. O usar todas de forma combinada, claro. De todas formas, el mayor reproche que puede hacérsele a HTC en este sentido lo encontramos a la hora de hacernos una cuenta para usar los servicios añadidos de Sense.

Una vez registrados, nos llegan periódicamente sugerencias de contactos de teléfono o correo que también se han hecho una cuenta. Y el problema es que muchos son números de servicio (como el de la atención al cliente de nuestra operadora), llegan a veces por duplicado o triplicado y, aunque los rechacemos, al día siguiente nos vuelven a llegar de nuevo, sin que hayamos encontrado la forma de que el teléfono deje de insistirnos con este tipo de sugerencias.

Mejorando lo presente
Sin ser la referencia del mercado, el Desire HD da un paso adelante respecto al rendimiento multimedia habitual en anteriores smartphones de HTC. Empezando por la cámara, donde más allá de los 8 megapíxeles de resolución, hemos percibido una visible mejora en el procesado digital de las imágenes, que han ganado en detallismo y gradación de color en comparación con lo que vimos en el mismo Desire.

HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Al menos a plena luz del día, sus resultados no tienen mucho que envidiarle a los de una cámara compacta de gama básica. Y en la parte del vídeo puede grabar secuencias a 720p y 30 fps (guardadas en formato 3GP y codificadas en H.264) en las que, eso sí, se produce un claro efecto "gelatina" cuando hay mucho movimiento de por medio. Con poca iluminación, como siempre, el doble flash de tipo LED genera muchos halos y distorsiones, pero menos da una piedra.

Muestras: 8 MP
Las capturas se han realizado con un HTC Desire HD
las capturas se han realizado con un htc desire hd
las capturas se han realizado con un htc desire hd
las capturas se han realizado con un htc desire hd
La certificación Dolby Mobile y SRS virtual surround de las que presume en la parte del sonido nos ha dejado un poco fríos, ya que incluso empleando unos auriculares de cierta calidad apenas hemos notado diferencia respecto a lo que consiguen otros teléfonos. Y tampoco es que mejoren mucho las cosas con el altavoz integrado.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
La clásica interfaz del reproductor musical con las portadas de los discos.

Más positiva es la compatibilidad con vídeos en DivX, y más teniendo en cuenta que el tamaño de la pantalla le permite a este Desire HD comportarse como una interesante opción de bolsillo para ver algún capítulo de nuestra serie favorita durante un viaje de autobús, por ejemplo. En algunos vídeos guardados a 720p, eso sí, el terminal ha tenido problemas para cargar la reproducción.

HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A la hora de guardar los archivos, conviene hacer un inciso respecto a los 1,5 GB de almacenamiento interno del terminal: existen, pero no se pueden explorar por USB, ni siquiera recurriendo al software de escritorio HTC Sync. Así pues, habrá que recurrir siempre a la tarjeta microSD de 8 GB con la que se suministra el dispositivo (con un espacio real de 7,4 GB) o poner de nuestra parte una de mayor capacidad.

HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con los videojuegos, y sin olvidarnos por supuesto de juegos gráficamente más sencillos pero tremendamente enganchantes como Angry Birds, tenemos el problema de siempre en Android: si hay algo que escasee entre las aplicaciones disponibles en el Market, son los juegos en 3D, y más si buscamos descargas gratuitas.

Las pocas que hay, como Raging Thunder 2 (un simulador de conducción con control basado en el acelerómetro), tienen al menos un apartado gráfico muy decente y bien aprovechado en este Desire HD.

La autonomía, a medio gas
Si uno no quiere andar recargando el Desire HD a diario, hay que hacer algunos sacrificios, ya que a pleno rendimiento (con el brillo de pantalla al máximo, sendas cuentas de correo electrónico y Facebook en constante sincronización y el Wi-Fi, el 3G y el GPS siempre activos), rara será la ocasión en que la batería de 1230 mAh del equipo sobreviva durante más de 20 horas.

HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Reduciendo el brillo de pantalla a la mitad y confiando sólo en el 3G, sí que podemos estirar la autonomía real hasta unas 35 o 36 horas. Intuimos que HTC no ha optado por una batería de mayor capacidad para no disparar aun más el peso del equipo, aunque ya puestos, igual no hubiese importado demasiado llevar un equipo de 200 gramos en el bolsillo a cambio de no tener que usar el cargador tan a menudo.

Para lo bueno y para lo malo, el tamaño importa

Como viene siendo habitual en sus últimas generaciones de smartphones, HTC sigue en este Desire HD la senda correcta en lo que a interfaz de usuario y potencia se refiere. Las 4,3 pulgadas de diagonal de su pantalla juegan por supuesto a su favor de cara a la visualización y el manejo táctil, pero también suponen una barrera de entrada para compradores potenciales.

Con todo, uno se acaba acostumbrando con el tiempo a su porte, pero nunca deja de notarse en cierto tipo de situaciones, como cuando no nos queda otra que llevarlo en el bolsillo de un bañador, por citar un ejemplo. La autonomía, eso sí, es mejorable, y más ahora que la pantalla brilla menos que la del Desire (incluso algo menos que la de las unidades suministradas con pantallas SLCD, como hemos tenido ocasión de comprobar).

HTC Desire HD
HTC Desire HD
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Su rendimiento es excelente y sus posibilidades multimedia, ahora sí, se colocan a la altura de lo que se estila en los smartphones más dotados de la competencia. Puestos a pedir, eso sí, no le hubiesen venido mal puntos como una salida HDMI o la compatibilidad con vídeos en formato MKV.

En cuanto a los precios, y a parte de la posibilidad de conseguirlo libre en algunas tiendas por entre 500 y 600 euros, la mala noticia es que Vodafone ha inflado las tarifas inicialmente anunciadas, de forma que hay que gastar 100 euros al mes (60 euros en portabilidad) si lo queremos "gratis" o reunir nada menos que 4.000 puntos para sustituirlo por nuestro terminal actual. Cuando acabe la campaña navideña y otras operadoras lo puedan añadir a su catálogo, es previsible que la situación cambie a mejor.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar