• Sony A7S: prueba de campo (con nocturnidad)
  • Fujinon XF 55-200 mm f3.5-4.8: análisis
Prueba de producto
HTC Desire 510
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

HTC Desire 510: análisis

2
3
NOV 2014
Texto: Alberto Ballestín  |  Fotos: Álvaro Méndez

Con un diseño discreto y un procesador de 64 bits, el Desire 510 se convierte en la propuesta de HTC por el incipiente segmento de los teléfonos 4G asequibles. Su pantalla de 4,7 pulgadas y sus 16 GB de almacenamiento ampliables constituyen un interesante aliciente frente a una competencia donde los 8 GB todavía son la norma. Sus prestaciones y la pobre calidad del mencionado panel, sin embargo, reducen su atractivo de forma significativa.

Si el Desire 610 llegó en su día para revalidar la apuesta de HTC por la gama media ofreciendo un teléfono de prestaciones suficientes a un precio razonable, el nuevo Desire 510 desea llenar el escalón de los móviles 4G asequibles.

Lo cierto es que el Desire 610 no resultó ser un móvil tan competitivo como le hubiera gustado a HTC. El precio era correcto, pero prácticamente el resto de sus atributos quedaban situados por debajo de los exhibidos por sus rivales.

HTC Desire 510
HTC Desire 510
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con el Desire 510, HTC trata de sacudirse esta decepción ofreciendo no solo conexión de datos LTE en un móvil de 180 euros, sino que además añade a su elenco de prestaciones un procesador de 64 bits firmado por Qualcomm.

Hay que marcar las distancias con la competencia, y cualquier factor diferenciador es bienvenido en un mercado donde llamar la atención puede serlo todo. O casi todo, pues la práctica nos demuestra en esta ocasión que el Desire 510 no va a pasar a la lista de los modelos más apreciados de la historia de HTC.

Diseño acorde con su categoría

Hubo un tiempo en el que hasta los teléfonos de gama media de HTC exhibían diseños llamativos e incluso elaborados. Con la llegada de la familia One, sin embargo, la firma taiwanesa ha querido incrementar la separación visual entre segmentos dotando a sus modelos de gama inferior con unas carcasas notablemente más austeras y sencillas que las empleadas por teléfonos anteriores.

htc desire 510htc desire 510htc desire 510htc desire 510htc desire 510htc desire 510
Sin filigranas

Si hay algo que caracteriza al Desire 510 es una construcción utilitaria y robusta. Es un terminal que se ve y se siente económico, aunque no frágil

htc desire 510
HTC Desire 510
Álvaro Méndez (Quesabesde)
htc desire 510
HTC Desire 510
Álvaro Méndez (Quesabesde)
htc desire 510
HTC Desire 510
Álvaro Méndez (Quesabesde)
htc desire 510
HTC Desire 510
Álvaro Méndez (Quesabesde)
htc desire 510
HTC Desire 510
Álvaro Méndez (Quesabesde)
htc desire 510
HTC Desire 510
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Siguiendo los pasos del económico Desire 610, el nuevo Desire 510 incorpora los rasgos básicos del HTC One (M8) en un terminal de plástico ligero y acabados espartanos, con un aspecto tan sencillo que solo podría ser considerado como utilitario. Con él en las manos, hasta el diseño del espartano Moto G parece haber sido objeto de mayor atención.

Las terminaciones del Desire 510 son sencillas. El teléfono está formado por un gran bloque de plástico ligero de acabado mate donde se enmarca una pantalla de 4,7 pulgadas con resolución FWVGA. Sorprende el generoso tamaño de sus bordes, acordes con la rotundidad de un teléfono de 9,9 milímetros de grosor. La única concesión al estilo reside en una tapa trasera de aspecto pulido con una prodigiosa capacidad para atraer huellas dactilares.

htc desire 510
HTC Desire 510
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque aquí el precio manda, se echa en falta una mayor atención al detalle. Una cosa es ser barato y otra parecerlo

Un detalle interesante del Desire 510 es que HTC no ha incorporado en él los clásicos altavoces frontales Boomsound. En su lugar, una única rejilla punteada en la parte trasera se encarga de transmitir el sonido del teléfono cuando se encuentra en modo de manos libres o actúa como reproductor de música sin auriculares.

Como ya viene siendo habitual, el Desire 510 no incorpora un botón de cámara dedicado. Los controles de volumen (de escaso relieve y activación no del todo satisfactoria) y encendido son los únicos mandos físicos.

Una pantalla muy mejorable

Ahora que las pantallas de 720p comienzan a ser comunes en los segmentos intermedios, sorprende que HTC haya apostado por una resolución inferior a la ya vilipendiada qHD. Pero así ha sido. El Desire 510 ha sido dotado con un triste panel LCD de 4,7 pulgadas y 854 x 480 píxeles de resolución cuyos resultados dejan bastante que desear.

El Desire 510 personaliza la mediocridad con un panel que exhibe un contraste pobre, un brillo inadecuado y unos ángulos de visión simplemente infaustos

htc desire 510
HTC Desire 510
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si la pantalla del Desire 610 estaba lejos de llamar la atención, el Desire 510 personaliza la mediocridad con un panel que exhibe un contraste pobre, un brillo inadecuado y unos ángulos de visión simplemente infaustos. Su uso en exteriores es inadecuado debido a una pobre luminosidad que impide leer con claridad los contenidos de la pantalla.

Más allá de estos factores, la pantalla del Desire 510 decepciona por la presencia de un claro efecto de ghosting en sus imágenes y una calidad aparente bastante limitada, con distorsiones ocasionales en el color. Hasta su construcción está por debajo de la media, haciéndonos dudar de si HTC ha utilizado en su construcción plástico en lugar de vidrio.

Los carraspeos como constante

El Desire 510 tiene el honor de ser el primer teléfono en integrar el nuevo procesador Snapdragon 410 de Qualcomm. Heredero de los exitosos Snapdragon 400 usados para insuflar vida en incontables teléfonos de gama media, este nuevo chipset se pasa a la arquitectura de 64 bits para ponerse al día. Un cambio que, sin embargo, no implica ganancias de rendimiento.

A pesar de que la sabiduría popular interpreta el incremento de bits en la misma clave positiva con que en su día se interpretaron el número de núcleos y megapíxeles, el procesador del Desire 510 ha resultado ser puramente satisfactorio, con inexplicables episodios esporádicos de anemia.

Las pruebas de rendimiento muestran unos resultados superiores a los registrados por los teléfonos con procesadores Snapdragon 400, aunque el rendimiento en 3DMark, orientado a juegos, es ligeramente inferior

htc desire 510
HTC Desire 510
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

Las pruebas de rendimiento habituales arrojan cifras ligeramente dispares. Así como el Desire 510 se desenvuelve positivamente en AnTuTu y Quadrant, con puntuaciones de 20.662 y 11.748 (ligeramente superiores a las del Desire 610), el benchmark 3DMark resulta ligeramente decepcionante, con una nota de 4.576 puntos, algo por debajo de los teléfonos dotados con un procesador Snapdragon 400.

Estas cifras son perfectamente aceptables en un teléfono de las características, el precio y la orientación del Desire 510. Lamentablemente, el teléfono 4G asequible de HTC no se desenvuelve tan bien en el día a día, exhibiendo desplazamientos poco fluidos y un retraso en el cambio de aplicaciones bastante perceptible.

Lo más desconcertante del Desire 510 a nivel de rendimiento es el tiempo que cuesta acceder a las aplicaciones que ya se encuentran abiertas y sobre todo la lentitud con la que éstas se cargan en pantalla. A estas alturas es sorprendente que un teléfono moderno se tome su tiempo en dibujar las aplicaciones cargadas en memoria; algo que ni siquiera se ve en los teléfonos basados en Android más asequibles.

htc desire 510
HTC Desire 510
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El Desire 510 no se desenvuelve muy bien en el día a día, exhibiendo desplazamientos poco fluidos y un retraso en el cambio de aplicaciones

Lo cierto es que Android 4.4 todavía no puede sacar partido a los 64 bits del procesador usado por HTC en su último teléfono, por lo que es posible que con la llegada de Lollipop esta situación mejore de alguna forma. Tampoco cabe descartar la posibilidad de que la interfaz Sense utilizada en el Desire 510 todavía no haya sido adecuadamente optimizada para su uso con el procesador de Samsung.

Curiosamente, la autonomía del Desire 510 es bastante aceptable dentro de su segmento. Gracias a su procesador y a las funciones de ahorro de energía incluidas como parte de la interfaz Sense de HTC, la batería desmontable de 2.100 mAh puede durar cerca de día y medio con un uso habitual de Internet, cuando el Desire 610 tiraba la toalla al finalizar la jornada.

Cámara básica

Si la construcción y el procesador del Desire 510 apuntan bajo, las cámaras que integra no elevan sus miras por encima de la media. De hecho, casi se limitan con estar presentes. La misma ausencia de un flash de tipo LED hace ver que HTC no ha prestado mucha atención al apartado fotográfico, que posiblemente sea el punto más flojo de este teléfono.

La calidad exhibida por la cámara principal del Desire 510 es muy limitada, situándose en la parte más baja del segmento. Como punto positivo, su activación es muy rápida

htc desire 510
HTC Desire 510
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El sensor trasero de 5 megapíxeles integrado en la parte trasera del teléfono es capaz de grabar vídeo con una resolución de 1080p, lo que supone una grata sorpresa si se compara con las cámaras montadas por móviles de la competencia. Pero aquí acaban las virtudes de esta cámara, desprovista incluso de autoenfoque.

Bajo condiciones de luz adecuadas, las imágenes tomadas por el Desire 510 están por debajo de una media que tampoco es precisamente elevada. La cantidad de detalle capturada es baja, perdiéndose por el camino la mayor parte de las texturas más finas y añadiendo una buena cantidad de ruido, pero al menos los colores son agradables y el balance de blancos no es un desastre absoluto.

Muestras: 3,7 MP
Fotografías realizadas con un HTC Desire 510
fotografías realizadas con un htc desire 510
fotografías realizadas con un htc desire 510
fotografías realizadas con un htc desire 510
fotografías realizadas con un htc desire 510
fotografías realizadas con un htc desire 510
fotografías realizadas con un htc desire 510

La cámara frontal de 0,3 megapíxeles brinda la calidad que se puede esperar con semejantes antecedentes. Puestos a tirar un selfie, mejor lanzarlo a ciegas con el sensor trasero: aunque la foto salga torcida o cortada, probablemente será más usable que las imágenes capturadas por la cámara delantera.

A favor de la cámara del Desire 510 se puede decir que la aplicación se abre con gran rapidez y que la captura de fotos es casi instantánea, como ya es habitual en los móviles de HTC.

Precio asequible, teléfono pobre

El veredicto final del Desire 510 no es favorable. Aunque es posible pasar por alto detalles superficiales como su austero diseño, otros factores como su triste pantalla, su irregular rendimiento y el uso de una cámara directamente de gama baja no hacen ningún favor al teléfono 4G más asequible de HTC.

A su favor se pueden mencionar un precio atractivo y una batería respetable, al menos en comparación con otros dispositivos de corte asequible. Por aproximadamente 180 euros, este terminal no tiene muchos rivales. El Motorola Moto G 4G y el Xperia M2 de Sony, ambos disponibles a precios prácticamente idénticos, son las alternativas más evidentes.

htc desire 510
HTC Desire 510
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Compensa tener 4G a un precio razonable cuando falla casi todo lo demás?

El gran problema para el Desire 510 es que tanto el modelo de Motorola como el de Sony ofrecen mejores terminaciones, un funcionamiento más fluido (a pesar de lo que digan los benchmarks), pantallas de mayor resolución y cámaras de más calidad, con la única pega de que solo poseen 8 GB de almacenamiento. Los argumentos a favor del teléfono de HTC son por tanto escasos.

Ante todo esto, el Desire 510 no resulta un teléfono especialmente competitivo. De hecho, ni siquiera resulta recomendable, hasta el punto de que solo los fanáticos de Sense y las bien aprovechadas aplicaciones de HTC podrán encontrar valor en él. Otra ocasión perdida.

Productos relacionados (2)
Artículos relacionados (1)
2
Comentarios
Cargando comentarios