Crónica
HP LAB UNIVERSITY 2006: CRóNICA

Mickey, las impresoras y el Mundial (o viceversa)

 
28
JUN 2006
Iker Morán   |  Marne-la-Vallée (París)

Acreditación al cuello, una HP R927 en una mano y una apretada agenda de seminarios y demostraciones en la otra. De esta guisa circulan durante estos días más de dos decenas de representantes de la prensa técnica mayoritariamente europea que, convocados por HP, se han reunido en Disneyland París. El objetivo: dejarse atrapar durante casi una semana por la magia de las últimas novedades de la compañía.

Aunque mirando por la ventana del hotel New York, uno pudiera pensar que la feria PMA se ha adelantando y que ante sí se extiende la prefabricada estética de Orlando, en realidad nos encontramos a tan sólo 30 kilómetros de París. Esta suerte de isla norteamericana en Europa -Disneyland París, para ser más concretos- es la localización escogida este año por Hewlett Packard para celebrar su anual HP Lab University.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El resultado es una peculiar y divertida combinación en la que los entrañables personajes de Disney conviven con las últimas tecnologías de impresión y con la fiebre futbolística en forma de fiesta local, por un lado, y de depresión de los turistas y de la prensa venida desde más allá de los Pirineos, por el otro.

Con una impecable organización capaz de movilizar y mantener ocupada la agenda de más de dos centenares de periodistas, la fotografía digital y -sobre todo- los temas relacionados con la impresión centran las actividades planificadas para estos días. En total, doce seminarios técnicos, cinco para cada medio acreditado en el evento, repartidos en sesiones de mañana y tarde a lo largo de toda la semana.

Imprimiendo en casa
Con un catálogo de cámaras ya conocido, los avances tecnológicos de HP en el ámbito de la impresión fotográfica son, sin duda, el plato fuerte de estas jornadas. Y es que desde hace tiempo, son muchos los indicios que apuntan a la importancia de las copias en papel para recuperar las cifras anteriores al declive de la película.

Consciente de ello, HP parece decidida a ser protagonista de esta reconquista del papel. Y para ello, nada mejor que asegurarse la jugada, tanto si el usuario decide imprimir sus copias en casa, como si prefiere pasarse por el laboratorio o por el quiosco.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En el primer caso, la solución propuesta por la compañía no es otra que su amplia gama de impresoras directas, que gracias al lector de tarjetas integrado, no requiere de un ordenador para obtener las copias al instante: desde la compacta serie Photosmart A -integrada por ocho modelos con capacidad de imprimir hasta 13 x 18 centímetros- o la recién estrenada serie Photosmart D.

Precisamente, hemos tenido ocasión de probar la nueva Photosmart D970, que combina seis tintas independientes con una pantalla táctil para seleccionar y editar las fotos antes de la impresión. Conectada a un ordenador consigue, según HP, las copias más rápidas del momento: 10 x 15 en sólo 12 segundos.

También quioscos y escáneres
Otro de los aspectos que HP ha querido destacar aprovechando este evento es su incursión en el cada vez más peleado sector de los quioscos de impresión digital. Aunque ya funcionan en Estados Unidos -nos explican-, todavía habrá que esperar un tiempo para poder ver estas unidades en Europa.

Con un funcionamiento muy rápido e intuitivo, el atractivo de estos nuevos quioscos reside en la posibilidad de que el usuario no sólo obtenga sus copias, sino que también cree en apenas unos minutos sencillos álbumes digitales encuadernados y todas las variantes de fotoacabados artísticos, como calendarios o puzzles, por ejemplo.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

También el olvidado segmento de los escáneres ha tenido su dosis de protagonismo. Así, HP se ha desmarcado con el anuncio de una nueva tecnología de 98 bits y 6 colores que próximamente incorporaran sus modelos 4010 y 4050.

A diferencia de lo visto hasta ahora -RGB con una profundidad de color de 48 bits-, la propuesta de la compañía es añadir una segunda lámpara con un rango espectral específico que permita mejorar el rendimiento del color.

El mundo Disney
Pero si aún queda tiempo, siempre es posible traspasar las puertas del neoyorquino hotel en el que se aloja la prensa -las manzanas por todas partes y un taxi amarillo en la puerta se encargan de dejar claro el concepto- y toparse con ese otro mundo que se extiende por los anchos dominios de Disneyland París.

Si no es suficiente toparse con Goofy al salir del ascensor -la foto es obligada-, siempre es posible recorrer las numerosas tiendas con "merchandising" de todo tipo, o salir al encuentro de Mickey y familia o de cualquier otro personaje de la factoría. Su aparición produce el instantáneo revuelo de los presentes, mientras la asesora de imagen particular del ratoncillo se encarga de que nadie se fotografíe con él con una copa en la mano. Y no es broma.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Un paseo por el parque al decaer la tarde, alguna montaña rusa de última generación para los más atrevidos -no es el caso- y la correspondiente cena y baile. Pero sin sobrepasarse, que estamos en tierras del tío Walt y mañana hay más seminarios a primera hora.

Seguro que también desde bien temprano vuelven a tomar posiciones los jubilados que esta misma mañana, Polaroid en mano, intentaban convencer a los turistas para sacarles y venderles una fotografía. Se ve que todavía no conocen las ventajas de la impresión directa.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar