• HP Jornada 545: análisis
  • Palm m500: análisis
Prueba de producto
HP JORNADA 548

HP Jornada 548: análisis

 
4
MAY 2004

Si de algo carecía el HP Jornada 545, esto era de capacidad de almacenamiento. Con sus 32 MB ampliables, el Jornada 548 se convierte en una versión mejorada de su predecesor. Un clásico entre los Pocket PC, con un conjunto de prestaciones que lo convierten en un primera clase.

Lo que le faltaba al Jornada 545 ?más memoria RAM-, lo tiene afortunadamente la versión mejorada de esta serie: el Jornada 548. Y decimos afortunadamente, porque se trata de un gran Pocket PC, con un alto nivel de prestaciones y un diseño y una ergonomía realmente atrayentes. Con los 32 MB de memoria RAM, el Jornada 548 ya está listo para entrar en el Hall of Fame de los PDA.

32 MB de memoria: materia aprobada

Como representante de la gama alta de los Jornada 540, el 548 tenía que convertirse en un estandarte de los Pocket PC de Hewlett Packard. Y sin lugar a dudas lo ha conseguido. El 548 cumple el requisito mínimo que, a nuestro juicio, todo Pocket PC debe satisfacer: disponer de al menos 32 MB de memoria RAM. De nuevo, insistimos que en estos dispositivos basados en Windows, por el tipo de archivos con los que se trabaja (MPEG, MP3, JPEG, etc.), es necesaria la existencia de un espacio de almacenamiento mayor que en los dispositivos fundamentados en sistemas operativos más sencillos, como el Palm OS.

Con los 32 MB de memoria, pues, ya no dependeremos tanto de la adquisición opcional de una tarjeta de memoria, puesto que en un principio son suficientes para manejar una cantidad de información considerable.

Lo que le falta a la serie iPAQ de Compaq

Competencia directa de Compaq y Casio en lo que se refiere a los Pocket PC, Hewlett Packard supera las odiosas comparaciones ?y de largo- en dos aspectos respecto a una familia de PDA que se ha cubierto de gloria. Nos referimos a los iPAQ 3600 de Compaq, que a pesar de su rotundo éxito carecen de conectividad USB y de posibilidades de expansión de serie. Ambas prestaciones, pues, son accesibles opcionalmente.

Hewlett Packard, sin embargo, ha dotado a su 548 ?del mismo rango que el iPAQ 3630- de ambas cosas: por un lado, el PDA se vende con un cradle de sincronización USB, lo que presupone una mayor velocidad en la transferencia de datos con nuestro ordenador; por el otro, el 548 dispone de una ranura para tarjetas CompactFlash del Tipo I, y por tanto siempre podremos adquirir una tarjeta de memoria opcional si nos quedamos cortos de espacio. Es una lástima que ?al igual que el Casio E-125- la familia 540 de los Jornada no disponga de compatibilidad con las tarjetas CF del Tipo II, con mayores capacidades de almacenamiento.

Made in Hewlett Packard

Dos aspectos distinguen ligeramente los modelos de la serie 540 con el resto de PDA de la competencia. Uno de ellos es físico: el 548 dispone de una tapa metálica protectora para la pantalla, muy útil para evitar cualquier rasguño que dificulte su posterior visibilidad. Dicha tapa es extraíble, por lo que si queremos llevar en el bolsillo nuestro Jornada ocupando el mínimo espacio posible será una buena idea desprendernos de ella por un rato. De todos modos, el lápiz óptico se inserta muy originalmente en un orificio ubicado ?precisamente- en la tapa. Si no queremos perderlo, pues, será prudente mantener tapa y Jornada bien juntitos.

El otro toque de distinción se produce a nivel de software. El típico entorno del Pocket PC de Windows ha sido mejorado y se han añadido algunos programas de configuración propios de HP, entre los cuales se encuentra, por ejemplo, una opción de regulación del brillo de la pantalla.

Problemas de procesamiento en las multitareas

Por desgracia, el 548 mantiene vivo un defecto que ya vimos en el 545. Se trata de un problema de velocidad de procesamiento, relacionado con la ejecución simultánea de varios programas. Así pues, la multitarea ?este rasgo tan distintivo del entorno Windows- no puede practicarse con total fluidez. El procesador a 133 Mhz no es el más potente que podemos encontrar, y se echa en falta la rapidez de, por ejemplo, el ya citado iPAQ de Compaq que, funcionando con el mismo sistema operativo, ostenta un procesador a 206 Mhz.

Por lo que respecta a la autonomía, la batería de ión de litio incorporada ofrece ?según Hewlett Packard- hasta 8 horas continuas de funcionamiento. Una marca mediocre pero aceptable que, sin embargo, se verá reducida si utilizamos nuestro flamante Jornada como reproductor de archivos de audio.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar