• Canon PowerShot G7 X: análisis
  • Petzval de Lomography: prueba de campo
Prueba de producto
Honor 6
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Honor 6: análisis

4
17
DIC 2014
Texto: Alberto Ballestín  |  Fotos: Álvaro Méndez

Huawei no tiene la mejor de las imágenes. Más conocida por sus teléfonos de gama media y baja regalados por los operadores como si fueran caramelos en un bautizo, el fabricante chino trata de llegar a nuevos consumidores con productos más especializados como el Ascend Mate 7 al tiempo que busca un usuario más joven y exigente con su nueva marca Honor. Esta división ha sido creada con el propósito de comercializar teléfonos de buenas prestaciones a precios muy competitivos entre un público que sabe bien lo que quiere. Con una pantalla de 5 pulgadas, un rendimiento muy adecuado y un precio que se sitúa en torno a los 300 euros, el Honor 6 es el abanderado de una marca que nace con importantes aspiraciones.

Es una total desconocida para el gran público, pero son muchos los que -quizás sin saberlo- conocen los productos de Honor. Lanzada en Europa como marca independiente hace apenas unas semanas, Honor es la enseña bajo la cual Huawei quiere conquistar a un público más joven. Sus productos son vendidos principalmente a través de Internet y tratan de alejarse de la típica imagen de teléfono chino que todavía afecta a sus creaciones.

Honor 6
Honor 6
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Más incluso que con otros productos de Huawei, los teléfonos de Honor tratan de buscar un ajustado equilibrio entre precio y prestaciones. En el caso del Honor 6, esto se consigue utilizando uno de los procesadores de mayor rendimiento jamás creados por el fabricante en un dispositivo de orientación generalista, pensado para captar a esos clientes que gustosamente se irían a por un Galaxy S5 o un iPhone 6 de no ser por el vil metal.

Líneas suaves e impersonales

Siendo la marca joven de Huawei, cabría esperarse que el Honor 6 hiciera gala de un diseño fresco y atrevido. Innovador, incluso. No es el caso. Frente a cualquiera de sus posibles rivales, el dispositivo hace gala de unas líneas limpias y sencillas hasta el punto de que cuesta identificarlo, haciendo de su impersonalidad una de sus características más definitorias.

Su carcasa, que hace que el Moto G parezca un teléfono rompedor a su lado, no es otra cosa que un simple rectángulo de plástico y vidrio Gorilla Glass donde se integran los componentes que dan vida a su fisionomía.

honor 6
Honor 6
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La mayor parte de los controles y compartimentos accesibles del teléfono se concentran en un perfil plástico de color gris situado en el lado derecho del terminal. Ahí están los botones de volumen y encendido, así como los lectores de tarjetas (SIM y microSD, que permite ampliar sus 16 GB de memoria interna). Como ya es habitual, el Honor 6 no posee un botón de cámara independiente.

La parte superior del dispositivo aloja tanto el conector de auriculares como el emisor de infrarrojos, que puede ser utilizado para controlar el televisor o el equipo de música usando una aplicación a juego. Debajo se sitúan el puerto USB y los micrófonos. La batería no es sustituible por el usuario, quedando protegida por un chasis que en la parte trasera se remata con una cubierta fija de plástico pulido.

honor 6honor 6honor 6honor 6honor 6honor 6
Diseño sencillo

El Honor 6 aboga por convencer al usuario con unas buenas prestaciones, con un exterior de líneas sencillas e incluso impersonales

honor 6
Honor 6
Álvaro Méndez (Quesabesde)
honor 6
Honor 6
Álvaro Méndez (Quesabesde)
honor 6
Honor 6
Álvaro Méndez (Quesabesde)
honor 6
Honor 6
Álvaro Méndez (Quesabesde)
honor 6
Honor 6
Álvaro Méndez (Quesabesde)
honor 6
Honor 6
Álvaro Méndez (Quesabesde)

El tacto general del Honor 6 es bastante sólido. A pesar de su relativa ligereza y delgadez (pesa 130 gramos y mide 7,5 milímetros de grosor), se trata de un dispositivo de tacto muy agradable y robusto, debido en parte a una construcción de aspecto monolítico sin más juntas visibles que las de la trampilla utilizada para proteger los lectores de tarjetas.

Si bien no es el teléfono más atractivo del mercado, este Honor destila una buena calidad de construcción. La única pega posible es que su cubierta trasera es demasiado amiga de las huellas dactilares, algo que es común en dispositivos de diseño similar, como algunos terminales de Sony.

Buena resolución, colores mejorables

Huawei se ha propuesto ofrecer mucho teléfono por poco dinero con su nueva marca, y el apartado visual del Honor 6 plasma bien su estrategia. El buque insignia de esta saga puede presumir de integrar una pantalla de 5 pulgadas con resolución Full HD y una saludable densidad de píxeles que alcanza los 441 puntos por pulgada, lo que lo convierte sobre el papel en una opción competitiva frente a sus rivales.

La pantalla cuenta además con una capa protectora de cristal Gorilla Glass 3 en lugar del típico vidrio de borosilicato montado por los teléfonos chinos más asequibles. Es un detalle que juega a su favor si se considera que estamos hablando de un dispositivo de precio relativamente reducido.

El buque insignia de esta saga presume de un panel Full HD de 5 pulgadas con una saludable densidad de píxeles (441 puntos por pulgada) que lo convierte sobre el papel en una opción competitiva

honor 6
Honor 6
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lamentablemente, a pesar de su buen tamaño y más que aceptable resolución, la pantalla del Honor 6 deja algo que desear. El panel LCD utilizado por el fabricante en su dispositivo más potente no es de tipo IPS, lo que redunda en unos ángulos de visión limitados que en ocasiones pueden incluso resultar algo deficientes. Igualmente, los colores son a todas luces imprecisos.

Nada más encender la pantalla del Honor 6, resulta evidente que el dispositivo se inclina de forma pronunciada hacia los tonos azules, hasta el punto de que la imagen puede resultar muy saturada sin necesidad de visualizar foto alguna, simplemente observando la interfaz. La capa de personalización incluida por Honor, con colores brillantes y cierta propensión a los azules, exacerba esta sensación.

honor 6
Honor 6
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La pantalla ofrece una buena resolución, pero la temperatura de color privilegia los tonos más azules y fríos

Un punto a favor de este Honor es que la compañía incluye con él una herramienta para calibrar la temperatura de color de la pantalla. Ello no basta para vencer la propensión innata del panel a potenciar los tonos más azules, pero ayuda a mejorar este aspecto.

El panel del Honor 6 ofrece un buen nivel de brillo, lo que facilita su uso bajo condiciones de luz natural. Desafortunadamente, su uso a oscuras se ve afectado por una elevada fosforescencia en el color negro, hasta el punto de que la iluminación trasera lo convierte en gris.

Prestaciones de auténtico matagigantes

Más allá de cualquier otro factor, el procesador del Honor 6 es uno de sus puntos fuertes. Hastiada de ser considerada el farolillo rojo entre los fabricantes de procesadores, Huawei se ha volcado en una carrera tecnológica que ha culminado con el desarrollo de una nueva generación de chipsets Kirin de ocho núcleos altamente competitivos. El Honor 6 intega uno de estos chips, que además ofrece conectividad LTE Cat. 6.

Movido por un procesador HiSilicon Kirin 920, el Honor 6 posee un total de ocho núcleos distribuidos en dos bancos de núcleos Cortex A7 y otros tantos Cortex A15, funcionando a una velocidad de reloj oficial de 1,3 GHz. Este componente integrado ha demostrado ofrecer una potencia elevada a un precio muy razonable, y deja notar su vigor en el rendimiento general del dispositivo.

Diseñado por la propia Huawei, el procesador del Honor 6 ofrece un rendimiento próximo al del conocido Snapdragon 801 de Qualcomm

honor 6
Honor 6
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

Algo menos notable es la GPU integrada, una Mali T628MP4. Su capacidad de procesamiento gráfico es inferior frente a los últimos chips de Qualcomm, lo que redunda en unas prestaciones inferiores (pero todavía satisfactorias) a la hora de ejecutar los juegos más recientes.

Las cifras conseguidas en las pruebas de rendimiento reflejan el potencial de un dispositivo que no llega a codearse con los más potentes del mercado, pero que no por ello resulta decepcionante en lo más mínimo. Sus notas de 14.234, 40.569 y 11.763 puntos en 3DMark, AnTuTu y Quadrant acercan al Honor 6 a rivales de la talla del Galaxy S5, a pesar de que es un teléfono mucho más económico que el buque insignia de Samsung o que prácticamente cualquiera de sus rivales directos.

Los 16 GB de memoria pueden ampliarse mediante tarjetas microSD de hasta 32 GB

honor 6
Honor 6
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, los benchmarks nunca reflejan totalmente la realidad, y Huawei es conocida por trampear los resultados con optimizaciones creadas específicamente para mejorar las puntuaciones cuando el teléfono detecta que se está ejecutando una aplicación de medición de rendimiento. Por fortuna, el Honor 6 cumple más que sobradamente también fuera de los benchmarks.

El arranque de aplicaciones convencionales es fulgurante, la navegación por Internet se realiza con la máxima fluidez y Android 4.4 (fuertemente adaptado por Huawei a su propia interfaz) funciona tal y como cabe esperar en un teléfono que mira a la gama alta. Sus 3 GB de RAM, sin duda, aportan su granito de arena. Algo menos destacable es su rendimiento como máquina de juegos, lastrada por una GPU que no está al mismo nivel que la CPU.

La interfaz del Honor 6 combina iconos de colores brillantes al estilo iOS con devaneos esqueumórficos algo caducos

honor 6
Honor 6
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

No todo son bondades, sin embargo. Durante nuestro periodo de pruebas, el Honor 6 se ha reiniciado en tres ocasiones sin intervención alguna por parte del usuario, y a nivel de interfaz, lo cierto es que el colorista entorno gráfico de Honor parece fuera de lugar en estos tiempos donde prima la simplicidad.

Otro punto fuerte del Honor 6 es su autonomía. Dotado con una batería de 3.100 mAh, el dispositivo supera con facilidad los dos días y medio de funcionamiento entre cargas, dándole un buen uso como dispositivo de navegación y actualizando continuamente las redes sociales más habituales. Es un registro positivo si se considera que muchos teléfonos de gama media y alta apenas dan para día y medio de uso.

Una cámara rápida y sin grandes pretensiones

Honor describe las cámaras de su teléfono más sofisticado como "de alta especificación". Dotadas con sensores de 13 y 5 megapíxeles, estos captores han sido pensados para tomar fotografías de alta resolución con una calidad que solo se puede describir como aceptable.

Las imágenes capturadas por el sensor trasero del Honor 6 ofrecen un nivel de detalle propio de un dispositivo de gama media, con una definición general adecuada bajo condiciones de buena luminosidad y un nivel de ruido algo elevado.

honor 6
Honor 6
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La cámara de 13 megapíxeles permite tomar fotos con una calidad que solo se puede describir como aceptable

Los problemas de exposición no tardan en aparecer tan pronto como se complica la iluminación de la escena, y el balance de blancos no está del todo conseguido. Como sucede con la propia pantalla, da la impresión de que las fotografías tomadas por el Honor 6 tienden a los tonos azules y fríos, particularmente en escenarios diurnos.

El rendimiento nocturno es mejor que el del típico teléfono de gama media, pero dista de acercarse a pesos pesados como el Galaxy Note 4 o los Lumia más avanzados.

Muestras: 13 MP
Fotografías tomadas con un Honor 6
fotografías tomadas con un honor 6
fotografías tomadas con un honor 6
fotografías tomadas con un honor 6
fotografías tomadas con un honor 6
fotografías tomadas con un honor 6
fotografías tomadas con un honor 6

El software de cámara incluido es bastante sencillo y no complica al usuario con complejos menús a la hora de modificar los parámetros de uso. Todo queda muy a mano, con el añadido de que tanto la aplicación como el funcionamiento de la propia cámara destacan por su gran velocidad de lanzamiento y captura. Esto es importante, puesto que el Honor 6 carece de un botón físico como los modelos de Sony y Nokia. Y por si alguien se lo estaba preguntando: no, el Honor 6 no ofrece soporte para vídeo 4K.

Una muy buena opción a un precio más que razonable

Disponible por solo 300 euros en el momento de publicarse este análisis, el Honor 6 ofrece unas prestaciones muy superiores a las de cualquier modelo de gama media e incluso quiere codearse con dispositivos de alto nivel a un precio extraordinariamente competitivo. Es cierto que no es el móvil más llamativo ni ofrece la pantalla más grande, pero es difícil encontrar un teléfono con un mejor rendimiento por menos dinero. O incluso el mismo.

honor 6
Honor 6
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Potente y económico, el Honor 6 supera a teléfonos de gama media que cuestan lo mismo y se acerca en prestaciones a dispositivos mucho más caros

Con esto dicho, el Honor 6 presenta algunas lagunas muy evidentes. La calidad de la pantalla deja algo que desear a pesar de su resolución, y así como su cámara trasera puede parecer competitiva, los resultados finales son algo pobres. A su favor, el teléfono ofrece conectividad LTE y una generosa batería que evitará a sus propietarios vivir pendientes del enchufe.

Con sus fallos y sus virtudes, el Honor 6 es un teléfono muy atractivo dentro de su rango de precios. Los hay más bonitos y también más rápidos, pero casi todos ellos son más caros. Honor arranca con buen pie su aventura europea. Habrá que ver si la nueva versión Plus de 5,5 pulgadas eleva el nivel de esta nueva marca un poco más.

Productos relacionados (1)
4
Comentarios
Cargando comentarios