Actualidad

Historia de un veto Real

 
14
JUN 2013
Eduardo Parra   |  Madrid

Considerado por algunos profesionales del sector como un escándalo, lo cierto es que sus ecos se han apagado casi antes de que comenzase el grito. La historia es sencilla: la Casa Real veta a tres medios de comunicación -las revistas Semana y Diez Minutos y la agencia Gtresonline- de todos los actos de la Familia Real.

Un veto que se materializó la tarde del martes, cuando a la informadora gráfica de la revista Diez Minutos, una profesional que lleva varios años fotografiando a la Familia Real, se le denegó el acceso al Palacio de la Zarzuela. Más rocambolesco fue el caso del fotógrafo enviado por la revista Semana, que una vez acreditado y ya dentro del puesto de fotógrafos, fue requerido por la seguridad de la Casa Real para que abandonara las instalaciones. Se da la circunstancia de que la agencia Gtresonline, según los fotógrafos que presenciaron la escena, no envió a nadie al evento.

Ante el estupor de algunos compañeros por la expulsión de los fotógrafos se sucedieron las protestas, llegando incluso algunos profesionales a abandonar la cobertura del acto en solidaridad con sus compañeros. "La Casa Real actuó de forma chapucera. Echando al fotógrafo de Semana nos enteramos todos de lo que pasaba, y por eso se ha montado este revuelo", comenta un informador que solicita mantenerse en el anonimato.

Las razones

El origen de esta historia se remonta a principios de esta semana, cuando los medios del corazón publicaban en sus versiones digitales unas fotos "robadas" (tomadas fuera de la agenda oficial) en las que aparecen los hijos de la Infanta Cristina sin que la cara de éstos hubiese sido distorsionada. Distribuidas por Gtresonline, las revistas Semana y Diez Minutos ponían la puntilla a este desencuentro tras publicar esas mismas imágenes en sus ediciones de papel.

Según fuentes de la agencia Gtresonline, la Casa Real llamó a los medios interesándose por el origen de las fotografías. "Internet es de Gtres", sentenciaba ayer un fotógrafo al ser preguntado por esta cuestión, "y por eso las fotos publicadas en las webs eran de Gtres aunque las hicieran siete agencias".

Pero, ¿quién ordenó el veto? Algunos fotógrafos opinan que la orden tuvo que venir de la reina Sofía. "La Casa Real no hace eso si alguien no da la orden, y las órdenes en este sentido [las que afectan a la prensa] las da la reina", sentencia un paparazzi preguntado por este medio.

La historia, que este miércoles tomaba tintes casi cómicos al prohibir la Casa Real que las revistas afectadas recibieran las fotos de los "pool" (fotos que hacen un par de fotógrafos de diferentes medios y que son distribuidas a los demás), afortunadamente fue reconducida sin mayores consecuencias. Según fuentes de la agencia Gtresonline, ayer por la tarde el veto ya había sido levantado. "No está la Casa Real como para buscarse más enemigos", bromeaban los corrillos fotográficos anoche.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar