Hasselblad Stellar
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Crónica

Hasselblad Lunar y Stellar: de la fotografía al lujo

5

En España se han vendido ya ocho unidades de la Lunar, dos de ellas en una joyería de Marbella

11
OCT 2013
Iker Morán | Barcelona

Ha pasado más de un año desde que Hasselblad desvelara en la pasada edición de Photokina su lujosa Lunar. Tiempo más que suficiente para dejar a un lado los chistes –en serio- y las caras de sorpresa, y comenzar a evaluar este cambio de rumbo en la firma. Centrada hasta hace poco en herramientas de trabajo para el profesional, este giro hacia el mercado de lujo todavía sigue siendo uno de los temas de conversación preferidos del sector.

Conscientes de ello, en Rodolfo Biber –firma importadora de Hasselblad en España- han decidido tomárselo con humor y hablar sin medias tintas. Así lo demostraron ayer durante el roadshow que les está llevando por todo el país y que recaló en el exclusivo Hotel W de Barcelona. El entorno idóneo para mostrar dos cámaras (la ya ampliamente conocida Lunar y la más reciente Stellar) que tienen claro su público.

Foto: Iker Morán
Pese a que la mayoría de asistentes al acto organizado por Rodolfo Biber estaban interesados en la H5D (en la imagen), era inevitable fijar la mirada en las dos invitadas de lujo.

Y es que aunque la H4D y la nueva H5D también estaban en la sala y la inmensa mayoría de los fotógrafos que asistieron al taller iban a ver estos dos modelos, resulta imposible no acabar hablando de las empuñaduras de madera o los mandos con incrustaciones de rubí de la otra pareja.

Al principio también estaban un poco descolocados –reconoce Félix Huete, de Rodolfo Biber-, pero con la cámara entre las manos se entiende la filosofía y la lógica de este movimiento. ¿Una versión de la Sony NEX-7 a 6.000 euros y una RX100 tuneada por 1.800 euros tienen lógica en plena crisis y –como suele decirse hasta aburrir- con la que está cayendo?

hasselblad stellar presentaciónhasselblad stellar presentaciónhasselblad stellar presentaciónhasselblad stellar presentaciónhasselblad stellar presentaciónhasselblad stellar presentación
Hasselblad Stellar

¿Una versión de la Sony RX100 tuneada por 1.800 euros tiene lógica en plena crisis y –como suele decirse hasta aburrir- con la que está cayendo? Pues parece que sí

hasselblad stellar presentación
Álvaro Méndez
hasselblad stellar presentación
Álvaro Méndez
hasselblad stellar presentación
Álvaro Méndez
hasselblad stellar presentación
Álvaro Méndez
hasselblad stellar presentación
Álvaro Méndez
hasselblad stellar presentación
Álvaro Méndez

Pues parece que sí. Hay otro mundo ahí fuera en el que los caprichos y los lujos siguen teniendo su espacio. Prueba de ello es que en España ya se han vendido ocho unidades de la Lunar, y la demanda para la Stellar no va nada mal. Y por si alguien todavía tenía dudas del mercado al que están orientadas, basta con saber que dos de las Lunar se han despachado en una joyería de Marbella.

Es otro mercado. Nuevo para Hasselblad y dominado hasta ahora en exclusiva por Leica, salvando todas las distancias entre un producto propio y una simple versión. Cierto que también Leica revende modelos de Panasonic con su logotipo, pero exceptuando ediciones especiales la diferencia de precio no se acerca ni de lejos a las cifras de Hasselblad. Claro que, en estos casos, los cambios se limitan a poco más que el logo… (Qué complicado es esto de hacer de abogado del diablo en versión lujosa.)

hasselblad
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Las Hasselblad Lunar (a la izquierda) y Stellar dentro de sus respectivas cajas.

Y es que pensar en la Lunar como una cámara no tiene mucho sentido. Al menos no una cámara para fotógrafos. La caja de madera lacada en la que viene y que pesa más de 5 kilos, la correa de piel de la Toscana con certificado… Está todo pensado para exponer y no tocar demasiado.

¿Cara? Esa palabra es bastante absurda en un mundo en el que lo que cuenta es lo exclusivo. Un mundo en el que los relojes y los bolsos –sí, esos que salen en las revistas- cuestan miles de euros. Que no sea nuestro mundo -al menos el mío- no significa que no exista. Y con la fotografía de formato medio en horas bajas tampoco parece una locura que Hasselblad busque otros caminos. Visto así ya no parece un desvarío tan grande.

La caja de madera lacada en la que viene y que pesa más de 5 kilos, la correa de piel de la Toscana con certificado… Está todo pensado para exponer y no tocar demasiado

hasselblad stellar presentación
Foto: Álvaro Méndez

La Stellar sería, en ese caso, una locura en miniatura. Con un precio muy elevado pero no tan desorbitado –hay compactas más caras y se venden, nos recuerdan desde Rodolfo Biber-, la filosofía a base de madera, cuero y caja de lujo es la misma. Mientras las tres versiones de la Stellar se pasean entre las manos de los asistentes, algunos se animan a disparar alguna foto con la Lunar. Posiblemente no habrá muchas ocasiones para hacer algo así.

¿Por qué pagar más del triple por una cámara que da los mismos resultados que la RX100? Eso mismo pensamos mientras nos descargamos las muestras que nos llevamos de recuerdo, a sabiendas de que todo será igual que en el modelo de Sony. Al menos, eso sí, se podían haber molestado en cambiar el nombre que se genera en la tarjeta de memoria y poner Hasselblad. Si se trata de pagar por los detalles, sería bonito.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Hassselblad Stellar

¿Por qué pagar más del triple por una cámara que da los mismos resultados que la RX100? Pero no va por ahí el tema. Es lujo, simplemente eso

Pero no va por ahí el tema. Frente al discurso más oficialista de Leica respecto a su gama basada en modelos de Panasonic, aquí parece que hay menos miedo a explicar las cosas por su nombre. El precio y el sentido de la Stellar son simples: hay gente que busca algo que la inmensa mayoría no va a tener y está dispuesta a pagar por ello. Es el impuesto por saber que no te vas a cruzar con nadie con la misma cámara.

A no ser, claro, que vivas en Dubai. O mejor dicho, en Rusia o China, donde por lo visto los nuevos ricos se están encaprichando con estas Hasselblad. Es lujo, simplemente eso. No hace falta que lo entendamos.

Etiquetas
Vídeos relacionados (1)
5
Comentarios
Cargando comentarios