Crónica

La Hasselblad de los 5.000 euros aluniza en Barcelona

 
23
NOV 2012
Iker Morán   |  Barcelona

La protagonista del día era la nueva Hasselblad H5D. De hecho, la mayoría de los fotógrafos asistentes a la presentación organizada ayer en el barcelonés Max Studio por la compañía que importa esta marca en España, Rodolfo Biber, acudieron allí para ver por primera vez la nueva cámara de formato medio, que no llegará a las tiendas hasta el próximo mes de febrero.

Pero la invitada estrella de la jornada no tardó en convertirse en el centro de todas las conversaciones y alguna que otra sonrisa escéptica. No es para menos, teniendo en cuenta que se trataba de la Hasselblad Lunar, esa peculiar versión -o completa remodelación externa, según se mire- de la Sony NEX-7 cuyo precio de lanzamiento se sitúa en unos 5.000 euros.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Félix Huete, de Rodolfo Biber, con la Lunar en la mano.

La simple mención de la cifra provocó más de un murmullo, por mucho que en el estudio se estuviera disparando en ese momento con la citada H5D, que se mueve en un rango de precios que va desde los 20.400 euros (la versión de 40 megapíxeles) hasta los casi 33.000 del modelo multidisparo de 200 megapíxeles.

Y es que no es sólo una cuestión de ceros, sino de filosofía. Sin disimular que la estrategia de Hassselblad pasa por acercarse a ese segmento de lujo dominado por "la marca que empieza por L", los portavoces de la firma importadora confirmaron que no había cambios ni en el precio de esta singular pieza ni en el calendario previsto: a finales del próximo mes de enero llegarán las primeras unidades.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sesión de fotos con la Hasselblad H5D.

Con uno de los prototipos pasando de mano en mano y soportando algún que otro chiste sobre las supuestas piedras preciosas que decoran sus mandos (por ese precio será un rubí, se comentaba en los corrillos), Félix Huete, uno de los responsables de Rodolfo Biber, nos recordaba que también hay un mercado para este tipo de modelos.

Limitado, pero lo hay. Sin ir más lejos, en España ya hay dos unidades reservadas. O casi tres, porque asistimos en riguroso directo a la llamada de una tienda con un cliente interesado en reservar una unidad de la Lunar. De Bilbao, por cierto.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Además, se trata de llamar la atención. Y eso está claro que Hassselblad lo ha conseguido desde que en Photokina desveló su alianza con Sony y el desarrollo de esta compacta de lujo. Es sólo el primer movimiento, porque según nos informan, en 2013 habrá más sorpresas, incluida una réflex -o una SLT, si hablamos de Sony- de formato completo y con el logotipo de Hasselblad en su frontal. ¿Una versión de la A99 o de algún futuro modelo de resolución más elevada que -según se rumorea- Sony podría estar cocinando? Sobre eso no hay más pistas.

Una colaboración con Sony que, no obstante, se limita a estos nuevos segmentos (compactas, cámaras sin espejo, SLT...) pero que no afectará a la gama H de formato medio, insisten desde Hassselblad. En ese apartado la continuidad e independencia total de la firma están aseguradas, recalcan.

Hasselblad Lunar
Hasselblad Lunar
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Hasselblad Lunar
Hasselblad Lunar
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pero, ¿cómo es una Lunar? En Photokina ya tuvimos ocasión de tener entre las manos una de estas cámaras y descubrir que se trata de una NEX-7 con la particular decoración de Hasselblad. Así sigue siendo el prototipo que ayer alunizó por Barcelona y que, al menos, ahora ya cuenta con grafismos propios en el menú.

¿Y los resultados de una compacta de 5.000 euros? Teniendo en cuenta que detrás de la carcasa hay una NEX-7, la respuesta no tiene demasiado misterio. De todos modos, aprovechando que estábamos por allí, no pudimos resistir la tentación de colar una tarjeta de memoria y llevarnos de recuerdo un par de improvisadas instantáneas de la modelo que posaba para la H5D.

Hasselblad Lunar
Hasselblad Lunar
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Hasselblad Lunar
Hasselblad Lunar
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Los datos EXIF confirman que se trata de un prototipo todavía muy inicial. Tanto, que la cámara con la que obtuvimos las fotos sigue apareciendo identificada como una Sony NEX-7. Suponemos que este detalle al menos se corregirá cuando llegue el momento de ponerla a la venta.

Por cierto, si esta versión de la NEX-7 cuesta 5.000 euros, ¿cuánto costaría un futurible modelo de Hassselblad inspirado en la Cyber-shot DSC-RX1, cuyo precio Sony ha situado en 3.000 euros? Sentimos escalofríos sólo de pensarlo, aunque estamos convencido de que ese posible cliente de Bilbao también querrá una. O dos.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Vídeos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar