• Samsung Galaxy Tab P1000: toma de contacto
  • ViewSonic ViewPad 7: primeras impresiones
Prueba de producto
TABLET ANDROIDE EN PAñALES

Hannspree Tablet: primeras impresiones

 
6
SEP 2010
Iker Morán / Lucas Laó   |  Berlín / Barcelona

Muy pronto para sacar conclusiones claras. Hannspree no ha llevado ninguna unidad definitiva de su tablet a IFA 2010, y de hecho ni siquiera nos ha dejado tocar su pantalla con nuestras propias manos. Aun así, esta firma taiwanesa (que no hay que confundir con la ya desaparecida Handspring) asegura que estará listo para noviembre y ese mismo mes lo traerá a España por 400 euros, incluyendo Android 2.2 y un chip Nvidia Tegra 2 en su interior.

Un molde de plástico con el diseño definitivo y un prototipo del tipo mírame-y-no-me-toques metido dentro de una funda para esconder sus entrañas. Eso es lo que pudimos ver la semana pasada en IFA 2010 del Hannspree Tablet (ahora matizado con el código identificativo SN10T1), un equipo que sorprendió durante la víspera de la feria berlinesa por los argumentos de software y hardware que pone sobre la mesa.

Hannspree Tablet SN10T1
Hannspree Tablet SN10T1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Bastante escondido dentro de un stand lleno de televisores (un par de ellos con forma de manzana gigante, no sabemos si indicativo de simpatía hacia Apple), los responsables de Hannspree custiodaban los prototipos con recelo. Incluso bromeaban con nosotros al pedirnos la acreditación de prensa, no fuéramos a ser espías de Samsung, que ha presentado en IFA un competidor potencial como el Galaxy Tab.

Hannspree Tablet SN10T1
Hannspree Tablet SN10T1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
El stand de Hannspree en IFA 2010.

Anécdotas aparte, las peculiaridades de las unidades expuestas nos impiden sacar una conclusión definitiva sobre su diseño y su porte (la hoja de características habla de 790 gramos de peso, unos 100 más que el iPad). Si nos ceñimos al aspecto del molde de plástico, quizás no esté tan bien rematado como los tablets de Apple y Samsung, y elementos como los conectores superiores presentan un acabado algo basto.

Hannspree Tablet SN10T1
Hannspree Tablet SN10T1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De hecho, para la transferencia con el ordenador se ha optado por un conector mini-USB, cada vez más en desuso por la progresiva universalización del más reducido micro-USB. Cabe destacar, no obstante, que dicho panel de conexiones es bastante completo, incluyendo una salida mini-HDMI, un minijack para auriculares de 3,5 milímetros y una ranura microSD de acceso externo.

En un lateral hay un control de volumen, mientras que en el marco de la pantalla encontramos tres botones táctiles en la zona superior derecha (volver al inicio, desplegar el menú de aplicaciones de Android y dar un paso atrás) y tres indicadores LED en la esquina inferior izquierda (para informar sobre la conexión del equipo a la corriente, el estado de la batería y el uso de la señal Wi-Fi b/g/n).

Hannspree Tablet SN10T1
Hannspree Tablet SN10T1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

También lleva un micrófono integrado en la parte inferior, cuyas únicas aplicaciones parecen ser la grabación de sonido ambiente y las órdenes por voz de Android 2.2. Fiándonos siempre del molde mostrado por Hannspree en Berlín, las dimensiones del equipo están bien compensadas -el grosor se queda en unos 14 milímetros- y la carcasa cuenta con un perímetro gris cromado que le da un toque visualmente agradable.

En cuanto a la pantalla, por desgracia los únicos que podían tocarla eran los responsables del stand de Hannspree. Sólo fuimos testigos oculares de sus virtudes táctiles capacitivas, con unos deslizamientos horizontales y verticales correctos. No llegamos a ver ningún gesto multitáctil, aunque esto es algo que se presupone dentro del currículum que trae de serie Android 2.2.

Al igual que el Toshiba Folio 100 y el Archos 101, el tablet de Hannspree apuesta por integrar una pantalla con el tamaño y resolución típicos en un netbook: 10,1 pulgadas y 1024 x 600 píxeles. El brillo, la nitidez y el contraste no son nada del otro mundo, pero los encargados de la firma asiática nos señalaron repetidas veces que las cualidades del producto final seguramente variarán.

Hannspree Tablet SN10T1
Hannspree Tablet SN10T1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En la misma línea, desconfíen de la interfaz de usuario siempre apaisada que se ve en las imágenes: cuando llegue a las tiendas, el Hannspree Tablet promete llevar un acelerómetro para rotar automáticamente los elementos gráficos. Y aunque ese fondo de pantalla con tarjetas de colores puede llevar a engaño, el equipo usa la interfaz nativa de Android, aunque Hannspree se reserva el derecho a introducir alguna modificación propia de aquí a noviembre.

Con todas las limitaciones que hemos expuesto a la hora de trastear con el equipo, difícilmente podíamos poner a prueba la cacareada plataforma Nvidia Tegra 2 con procesador de doble núcleo a 1 GHz de la que presume. Es otro de tantos aspectos que de momento hay que posponer para hacerse una idea exacta del rendimiento que ofrecerá el tablet cuando llegue a las tiendas.

Corre que te pillo
Mientras que Samsung o ViewSonic prefieren reducir el formato y estirar las funciones, en Hannspree apuestan por un tamaño de pantalla y una filosofía de uso mucho más cercana a lo que se destila en el iPad de Apple. Y lo hacen empleando el reclamo de Android y el respaldo gráfico de la prometedora plataforma gráfica móvil de Nvidia.

Hannspree Tablet SN10T1
Hannspree Tablet SN10T1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sin olvidarse, claro está, de jugar la baza del precio, que inicialmente será de 400 euros para la versión inicial con 16 GB integrados y Wi-Fi. Para más adelante, el fabricante promete nuevas ediciones con 3G, GPS integrado -¿de qué sirve si no tener Google Maps Navegador instalado?- y quizás más memoria. Ahora bien, Hannspree corre el serio riesgo de echar todo su trabajo a perder por hacerlo demasiado rápido.

El estado de las unidades mostradas en IFA ya es un claro indicativo de ello, y más teniendo en cuenta que estos prototipos deben traducirse en versiones finales en cosa de tres meses. Da la sensación de que Hannspree quiera aprovechar el potencial "boom" de los tablets y lanzar el suyo cuanto antes y a toda costa. Pero las prisas casi siempre son malas consejeras, así que ya veremos cómo les sale la jugada.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar