• Sergio Enríquez-Nistal: "Al final, entre perros y Leicas, conseguí la ...
  • Willy Sanz: "La técnica y la composición siguen ahí, pero te surgen ...
Con texto fotográfico

"La cercanía a la que se refería Capa no es una cuestión de metros, sino de corazón" Guillermo Navarro

 
Foto: Guillermo Navarro
2
SEP 2010
Declaraciones obtenidas por Eduardo Parra

Antes que profesional de la fotografía, Guillermo Navarro se autodefine como un aficionado devoto. De padre pintor, aprendió a dibujar en casa mientras le enseñaban a escribir en el colegio, de modo que no fue sorprendente que, cuando tenía 14 años, una cámara réflex de segunda mano que llegó a su casa lo cambiase todo. Fotógrafo por libre desde hace quince años, este madrileño trabaja -entre otros- para Interviú y Getty Images.

Guillermo Navarro

Me eduqué con las fotos de [James] Nachtwey, [Sebastião] Salgado y [Robert] Capa, y me di cuenta de que la fotografía no sólo ilustra, sino que cuenta historias, escribe con imágenes.

Una de las frases más célebres de este último, 'si la foto no es lo suficientemente buena, es que no estás lo suficientemente cerca', fue el detonante para comprender que las emociones de uno mismo son determinantes para entender lo que estás viendo, que la cercanía a la que se refería Capa no es una cuestión de metros, sino de corazón.

Enrique, o Quique, como quiere que le llamen, es un viejo conocido de la vecindad del madrileño barrio de La Latina. Cuando se le pregunta cuánto tiempo lleva viviendo en la calle, responde: 'Pueeees? desde siempre; no me acuerdo.' Comparte con otros dos compañeros de acera un soportalillo de la parroquia de San Andrés. Con ellos comparte también la comida y el vino de 'tetrabrik' que compran con los céntimos que les sueltan de vez en cuando.

Esta foto la hice en pleno 'boom' de la gripe A. La revista Interviú me encargó un reportaje sobre cómo puede afectar el virus a la gente que está más indefensa: vagabundos, prostitutas, chabolistas, toxicómanos y demás personas que viven o trabajan en la calle.

Al preguntar a Quique sobre la dichosa gripe A, su respuesta fue: '¿Qué es eso? Mira, chaval, bebo vino todos los días hasta caerme redondo, así que a mí no me va a dar ná. El vino lo mata todo.' Y se puso a juguetear con la perra de un compañero del soportalillo. Mientras la abrazaba, le decía: 'Tú eres la única chica que me quiere, ¿verdad?' Y la perra le dio un tierno lametón por respuesta.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar