• El Pete Souza español
  • Los vendidos
OpiniónEnfoque diferencial

La guía útil

 
9
JUL 2012

Una de las peores pesadillas que sufren los fotógrafos, especialmente los de menor recorrido profesional, llega cuando alguien les pide un presupuesto. ¿Cuánto cobro? ¿Qué les digo? Quienes no están acostumbrados a lidiar con presupuestos y listas de gastos se hacen siempre las mismas preguntas.

Confeccionar un presupuesto fotográfico, especialmente el primero, es complicado. Uno es reacio a entregar una petición de 300 euros por "pulsar un botón un par de veces", pero cuando se empiezan a echar cuentas nos damos cuenta de que hacer un reportaje fotográfico no es solamente "pulsar un botón".

Hacer un fotorreportaje es como llevar un bar: hay un momento cumbre, pero antes de abrir y después de cerrar hay trabajo que hacer; hay una tarea previa a la captura de la imagen tan importante como la propia foto, y otra posterior que es imprescindible para llevar el trabajo a buen puerto. Que la dedicación que va más allá del simple clic también se paga hay clientes que, por desgracia, no lo quieren saber.

El fotógrafo que ose tocar precios al alza no va a comerse un colín en un mercado agonizante

Uno no puede evitar recordar el famoso chiste: "¿1.000 euros por apretar un tornillo? No, señor. Apretar el tornillo es un euro, los otros 999 son por saber qué tornillo hay que apretar." Deberíamos añadir a la parábola que también hay que tener la herramienta adecuada, ir al sitio donde está el tornillo, hablar con el cliente después para asegurarnos de que el tornillo sigue en su sitio...

Respondiendo a esa inquietud, hace un par de años dos grandes asociaciones fotográficas, la UPIFC y la ANIGP-TV, realizaron una guía útil de tarifas para poner negro sobre blanco en este asunto, es decir, para que los fotógrafos pudiéramos dar un presupuesto real sin pasarnos de generosos ni pecar de avariciosos. No eran unos precios fijos, sino una guía útil de mínimos, una lista de cantidades por debajo de las cuales, seguramente, el fotógrafo perdería dinero.

Unos cuantos meses y una denuncia después, la Comisión Nacional de la Competencia ha sentenciado que ambas asociaciones han buscado un pacto de precios y les han endosado una multa de cerca de 100.000 euros entre las dos. Nada más y nada menos que 100.000 euros por publicar una guía útil que respondía a las inquietudes de los fotógrafos.

No entraré a valorar los fundamentos de esta resolución, pues ni soy experto en la materia ni los conozco en profundidad, pero la multa parece a todas luces excesiva. Servidor fue secretario general de la ANIGP-TV, y me consta que esa guía era muy demandada por los fotógrafos, quienes día tras día tenían que hacer auténticos ejercicios de diplomacia contable con los clientes para no perder un reportaje (y de paso ganar dinero).

Cuando esta semana han empezado a llegar las nuevas Canon EOS-1D X a nuestras manos muchos nos preguntábamos cuánto tendríamos que subir los precios para amortizar una cámara así. Subir los precios en tiempos de crisis. Eso lo pueden hacer los gobiernos y las petroleras. El fotógrafo que ose tocar precios al alza no va a comerse un colín en un mercado agonizante.

Desconozco el estado financiero de dichas asociaciones, pero tener que soltar cerca de 50.000 euros no va a ser una fiesta para sus arcas. Me consta que están luchando por su supervivencia, y un gasto semejante es capaz de echar abajo muchas economías. Justo lo que nos faltaba.

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar