Actualidad

La Guardia Civil aplica la Ley Mordaza a un fotógrafo que se negó a borrar las imágenes de un siniestro

18

Solidaridad de las entidades locales de prensa con Miguel Ángel Valdivielso, fotoperiodista del Diario de Burgos, que se enfrenta a una sanción de 600 euros

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
23
MAR 2016

La denominada Ley Mordaza vuelve a ser de objeto de polémica en el mundo del periodismo tras la incoación de un reportero gráfico perteneciente al Diario de Burgos por negarse a eliminar las fotografías que había tomado como parte de su actividad laboral.

El suceso tuvo lugar el pasado 1 de marzo en Cojóbar. Miguel Ángel Valdivielso se había desplazado a las instalaciones del fabricante de piensos para piscicultura Skretting para realizar la cobertura gráfica de un accidente laboral en el que había fallecido un joven trabajador. Sus imágenes, publicadas un día después por el periódico local, no mostraban el cadáver y fueron revisadas por la Guardia Civil en el lugar de los hechos.

De acuerdo con la información publicada por el Diario de Burgos, los agentes intervinieron a petición del director de la planta y la responsable de recursos humanos, que según el parte oficial fueron "testigos directos de la intrusión" del fotógrafo. Valdivielso accedió a una zona privada de las instalaciones, si bien la Guardia Civil admite que el terreno no estaba vallado ni visiblemente marcado como tal.

Sanción de 600 euros

La denuncia de la Guardia Civil, que exige el borrado de las fotografías, alega que el fotógrafo se negó a identificarse con su DNI, exhibiendo en su lugar el carné de prensa. Este testimonio contradice al del fotoperiodista, que asegura que uno de los agentes exigió ver su acreditación profesional en lugar del documento nacional de identidad.

En consecuencia, Valdivielso ha sido objeto de un expediente sancionador por infracción grave, que conlleva una multa de 600 euros por "por desobediencia o resistencia a la autoridad y negativa a identificarse".

Tanto el Colegio de Periodistas de Castilla y León como la Asociación de Prensa de Burgos se han solidarizado con el fotógrafo. Las agrupaciones de periodistas han pedido el archivo de la denuncia, defendiendo el cumplimento de la labor profesional del fotógrafo y el hecho de que en sus imágenes no aparecían "ni el cadáver ni primeros planos de trabajadores, investigadores o familiares", a lo que se suma la indefensión propia de un texto que puede dar lugar a interpretaciones personales por parte de los agentes en desmedro de la actividad periodística.

Valdivielso publicaba una columna de opinión el pasado día 19 de marzo en el Diario de Burgos explicando lo sucedido y aclarando sus motivaciones. "Las fotos no las puedo borrar porque no son mías. Son de los lectores de Diario de Burgos. Y eso es sagrado", concluye.

18
Comentarios
Cargando comentarios