• Microsoft Zune: toma de contacto
  • Panasonic HDC-SD1: toma de contacto
Prueba de producto
GEOPOSICIONANDO FOTOS

Sony GPS-C1: toma de contacto

 
6
DIC 2006

Tras el rimbombante nombre de geoposicionamiento de imágenes se esconde en realidad una función bastante sencilla: almacenar las coordenadas donde una fotografía ha sido tomada para luego situarla en un mapa. Poco extendido hasta ahora en la fotografía de consumo, el GPS-C1 de Sony acerca esta prestación -útil para algunos, curiosa para la mayoría- a las cámaras compactas en forma de sencillo accesorio.

La relación entre un receptor GPS y una cámara digital no es, ni mucho menos, una idea novedosa. Hace tiempo que modelos réflex como la D200 o la D2Xs de Nikon, por ejemplo, son compatibles con módulos GPS opcionales. Sin embargo, ha sido Sony quien ha querido acercar esta opción a todos los bolsillos, con un pequeño dispositivo en forma de llavero capaz de sumar esta interesante prestación a las funciones de una cámara digital.

Y es que, a simple vista, el GPS-C1 ha decidido adoptar las formas de un llavero. Pequeño y extremadamente ligero (55 gramos, rezan las especificaciones), el mosquetón incorporado anima al usuario a llevarlo colgado de la bolsa o la mochila.

Sony GPS-C1
Sony GPS-C1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Llevarlo en el bolsillo sería, tal vez, más cómodo, pero en ese caso los problemas de cobertura -como ya comentaremos- están asegurados.

Sony GPS-C1
Sony GPS-C1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Porque, pese a lo que pudiera pensarse al oír hablar de un módulo GPS, no es necesario que haya ninguna conexión física entre el dispositivo y la cámara. La relación entre ambos se realizará más tarde, en el ordenador.

Coordinación horaria
El funcionamiento del GPS-C1 es terriblemente sencillo. Casi tanto como su mando o manejos. De hecho, sólo dispone de un botón de encendido, un par de señales luminosas para indicar el estado de la batería y la cobertura, y un conector USB escondido tras una cubierta en uno de los laterales.

Sony GPS-C1
Sony GPS-C1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Al otro lado se encuentra el compartimento que alberga el sistema de alimentación: una única pila estándar. La autonomía declarada por Sony en este sentido (10 horas de funcionamiento) es posiblemente uno de los aspectos menos afortunados del GPS y un dato que sugiere el empleo de pilas recargables, si se va a utilizar con cierta asiduidad.

Sony GPS-C1
Sony GPS-C1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Mientras está conectado y en zona de cobertura, el GPS-C1 irá grabando registros de posición cada 15 segundos que, más tarde, habrá que incrustar a los datos EXIF de cada una de las fotografías que se quieran geoposicionar. Para cruzar ambos datos se recurre, ni más ni menos, que al registro horario. Es decir, la imagen tomada a la hora x coincide con la posición x marcada por el GPS a esa misma hora.

Sony GPS-C1
Sony GPS-C1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Por tanto, el correcto funcionamiento de las operaciones dependerá totalmente de que la cámara con la que se están tomando las imágenes tenga correctamente ajustada la hora y la fecha. En caso contrario, no será posible hacer coincidir correctamente los datos de ambos dispositivos.

Fugaz cobertura
La facilidad con la que el GPS-C1 pierde la señal de cobertura es otro de los problemas que cabe mencionar al repasar el funcionamiento del aparato. Siguiendo las instrucciones dadas por el fabricante, una vez activado el dispositivo y con la inscripción GPS colocada hacia arriba, obtendremos en aproximadamente 1 minuto la confirmación de señal.

Sony GPS-C1
Sony GPS-C1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Toda la información se transmite a través de un código de señales luminosas: dos parpadeos rápidos significan que no hay cobertura, y un solo parpadeo más lento indica que todo funciona correctamente.

Si bien el proceso funciona tal y como se describe en el manual de instrucciones y es comprensible que en zonas urbanas con edificaciones altas la cobertura llegue a flaquear por momentos, la verdad es que el GPS-C1 ha mostrado ser demasiado sensible en este sentido.

Sony GPS-C1
Sony GPS-C1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Caminando con el GPS colgado o si realizamos algún movimiento que altere la posición de la antena -situada en la zona superior, donde aparece el nombre de la marca-, es demasiado frecuente perder la cobertura. Pero aún peor resulta no percatarse de que las fotos tomadas en ese momento no contarán con información sobre su posición.

Software sencillo
Aunque el programa que acompaña al GPS de Sony resulta indispensable para poder aprovechar su potencial, su manejo se rige por el mismo criterio de simplicidad y sencillez. Una vez instalado el software y conectado el dispositivo a través del puerto USB, el programa graba los registros de posición almacenados en el GPS, y si así lo deseamos, borra los datos almacenados en su memoria.

Con los datos grabados, es momento de añadir las imágenes que se quieran posicionar. Una operación que también se realiza automáticamente mediante una pestaña del programa. A partir de ese punto, se muestra el listado de fotografías junto a las coordenadas capturadas anteriormente. Aquellas en las que no se produzca coincidencia horaria, aparecerán identificadas con una interrogación.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
El programa GPS Image Tracker se encarga de cruzar los datos de registro del GPS-C1 con las imágenes que deseamos geoposicionar.

El siguiente paso sería mezclar estos dos campos para sumar la información del GPS a los datos EXIF que se almacenan con cualquier imagen JPEG.

Una vez que nuestras fotografías ya cuentan con los datos de posición incrustados, es momento de lanzar el programa Picture Motion Browser que acompaña a las cámaras Cyber-shot de la compañía. Si se trata de un modelo con cierta antigüedad, será necesario actualizar la aplicación con el programa incluido en el CD que acompaña al GPS-C1.

Picture Motion Browser
Picture Motion Browser
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Con una interfaz muy sencilla -y tal vez demasiado simple en comparación con otros programas-, una vez importadas las fotografías al escritorio de Picture Motion Browser, un símbolo en la zona inferior derecha identifica las que pueden posicionarse en el mapa.

Si es así, bastará con seleccionar una o varias imágenes y seleccionar la pestaña situada más a la derecha en el menú horizontal de la parte superior para que aparezca una nueva ventana.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La conocida tecnología de Google Maps es el soporte sobre el que las fotografías aparecerán geoposicionadas.

Allí salen nuestras fotografías localizadas sobre un mapa de Google Maps -estar conectado a Internet es, por tanto necesario-, con todas las herramientas que ofrece esta popular tecnología.

Más universal de lo que parece

Aunque en el momento de su presentación este pasado verano Sony sólo hacía referencia a la compatibilidad de su GPS con las Cyber-shot y su réflex Alpha A100 (cuando no se dispara en RAW), lo cierto es que el mismo sistema es igualmente válido para modelos de otras marcas.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Así lo hemos podido comprobar, geoposicionando imágenes capturadas tanto con una Cyber-shot DSC-T50, como con modelos de Olympus y Casio. La única condición, insistimos, es que el reloj de la cámara esté puesto en la hora correcta.

Sí es cierto que el programa encargado de incrustar las coordenadas en los datos EXIF -GPS Tracker- parece algo susceptible a la variedad de marcas. Así, después de reconocer y relacionar los JPEG tomados con cámaras de otros fabricantes, indica un error a la hora de guardar la información. De todos modos, si ignoramos esta alerta e indicamos que continúa el proceso, todo parece funcionar sin ningún inconveniente.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De hecho, los programas capaces de trabajar cruzando estos datos y colocando más tarde las imágenes sobre un mapa tampoco se limitan al que Sony suministra junto a su GPS-C1. Basta una rápida investigación por la red para descubrir otras aplicaciones capaces de hacer la misma labor que el GPS Tracker, y son de sobra conocidas las opciones que ofrecen servicios como Flickr o Picasa Web Albums para posicionar fotos en un mapa. Quedan abiertas, así pues, las opciones a la curiosidad del usuario.

Simple y asequible
Aunque es posible que de aquí a no mucho tiempo este tipo de prestaciones aparezcan ya incorporadas en las propias cámaras -y no como un complemento opcional-, el Sony GPS-C1 abre y simplifica este camino.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Es cierto que se agradecería alguna que otra mejora en cuanto a la cobertura, la autonomía del dispositivo, la información suministrada en el propio aparato o las opciones que permite el software asociado. Tampoco estaría de más un sistema cuya dependencia del reloj de la cámara -un descuido habitual de muchos usuarios- no sea tan determinante.

Sony GPS-C1
Sony GPS-C1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Por contra, esta simplicidad también repercute en una extraordinaria sencillez de manejo y en un precio bastante asequible, tanto para quienes vean en el Sony GPS-C1 un nuevo juguete para su cámara digital, como para los fotógrafos más viajeros que tendrán en este dispositivo un excelente compañero de ruta.

Etiquetas
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar