• Nokia N96: de un vistazo
  • Canon EOS 50D y Nikon D90: frente a frente
Prueba de producto
EL KING KONG DE LOS TRíPODES

Gorillapod Focus: de un vistazo

 
13
NOV 2008

Dos años después de su estreno, la peculiar familia de trípodes de Joby ha dado la bienvenida a su quinto miembro, el Gorillapod Focus. El recién nacido es el más grande de la saga, capaz de soportar sobre sus patas equipos de hasta 5 kilos de peso. Aunque por sus dimensiones atenta contra la filosofía inicial de estos modelos -polivalentes y prácticos para llevar siempre encima-, los usuarios de potentes objetivos o cámaras de vídeo sabrán hacerle un hueco en su bolsa.

Tras la sorpresa inicial que causaron al estrenarse en la feria PMA, allá por 2006, los trípodes Gorillapod se han convertido en un complemento habitual para muchos fotógrafos casuales y avanzados que han sabido valorar su portabilidad y versatilidad.

Gorillapod Focus
Gorillapod Focus
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sin embargo, la firma californiana Joby quiere ahora ir un poco más allá y pretende, con su nuevo Gorillapod Focus, seducir a aquéllos a los que el modelo SLR-Zoom, el más grande y resistente hasta ahora, se les quedaba pequeño.

Gorillapod Focus
Gorillapod Focus
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La esencia de la gama se mantiene, y si bien el recién llegado Focus aporta algunas ventajas, no deja de arrastrar ciertos inconvenientes que ya mencionamos al probar sus hermanos pequeños. Veámoslo en detalle:

  • Aun cuando ya existía un Gorillapod pensado para trabajar con cámaras réflex y zooms, la gran ventaja del nuevo Focus es que puede sostener un equipo de hasta 5 kilos de peso, lo cual prácticamente duplica la capacidad del anterior modelo.
  • Gorillapod Focus
    Gorillapod Focus
    Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
    Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

  • Este Gorillapod mantiene la misma estructura de segmentos articulados que el resto de la gama, pero en este caso el aluminio ha sustituido al plástico. La sensación de rigidez y contundencia es, por tanto, mayor.
  • Gorillapod Focus
    Gorillapod Focus
    Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
    Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

  • A diferencia de lo que ocurría con el SLR Zoom, el Focus puede sostener sin ningún problema una cámara réflex con su teleobjetivo e incluso una videocámara semiprofesional de considerables dimensiones.
  • Gorillapod Focus
    Gorillapod Focus
    Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
    Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

  • Todo esto se ha conseguido fortaleciendo las patas del trípode, que ahora cuentan con articulaciones muchísimo más duras y resistentes. Tanto es así que en ocasiones el esfuerzo que debemos realizar para cambiar de posición este Gorillapod -al menos con una unidad nueva- es un tanto excesivo.
  • Gorillapod Focus
    Gorillapod Focus
    Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

  • Asimismo, las gomas que recubren cada una de las secciones también son más potentes. Ello garantiza la sujeción del Focus cuando queramos que se agarre, por ejemplo, a la rama de un árbol o a una farola.
  • Gorillapod Focus
    Gorillapod Focus
    Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
    Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

  • Además de las dimensiones, también el peso de este modelo se ha resentido por los cambios. Sus 500 gramos duplican el del Gorillapod más potente hasta ahora y chocan con la filosofía de extrema portabilidad que caracteriza a esta familia.
  • Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
    Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
    Arriba, el Gorillapod Focus. Debajo, de izquierda a derecha, el Gorillapod SLR-Zoom con una Olympus E-520 y un Zuiko 50-200 mm; el Gorillapod Original con una Olympus mju 1010, y el Gorillapod SLR con una FinePix S100FS de Fujifilm.

  • El Focus cuenta con una rosca estándar de 1/4 de pulgada y un pequeño adaptador de 3/8 (muy fácil de perder, por cierto) que permite acoplar al trípode un cabezal. Un complemento éste especialmente útil cuando manejamos equipos pesados con los que resulta complicado ajustar su posición.
  • Gorillapod Focus
    Gorillapod Focus
    Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
    Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

  • Si disponemos además de un cabezal con burbuja de nivelación, podemos alinear la cámara con el horizonte de forma más sencilla y precisa. Ahora bien, como ya indicamos al hablar de los modelos anteriores, sería de agradecer que Joby diseñara algún cabezal propio que les sentara mejor a estos Gorillapod -sobre todo a este modelo de aspecto más serio- que los convencionales.

    Gorillapod Focus
    Gorillapod Focus
    Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
    Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

  • En cualquier caso, el Focus sigue siendo más portátil y ligero que la gran mayoría de los trípodes del mercado, y permite además sostener la cámara sea cual sea la superficie.

    Gorillapod Focus
    Gorillapod Focus
    Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

    Pese a que sus aplicaciones profesionales pueden resultar un poco limitadas -sobre todo para quienes busquen precisión-, supone sin duda un gran complemento para cualquier fotógrafo que use un equipo de dimensiones y peso considerables.

Recomendable para: aquellos fotógrafos que dispongan de un equipo pesado y quieran tener siempre a mano un trípode transportable y que se adapte a cualquier terreno.

Abstenerse de su compra: los que tengan una réflex convencional, ya que para éstas existen otros Gorillapod de precio más ajustado. A su vez, los que busquen un trípode para aplicaciones profesionales o capturas que requieran gran precisión encontrarán este Gorillapod un tanto limitado.

Disponible desde: septiembre de 2008.

Precio: unos 110 euros.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar