Actualidad

Google se comprometió a ayudar económicamente a Samsung en su batalla legal con Apple

 

La firma de Mountain View aceptó ayudar al fabricante surcoreano en su litigio con Apple por su supuesta infracción de patentes en relación a Android

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Un Samsung Galaxy S3 (a la izquierda) junto a un iPhone 5.
23
ABR 2014

Es difícil separar el enfrentamiento entre Apple y Samsung de la propia inquina entre Apple y Google. Las hostilidades legales cruzadas entre Cupertino y Seúl tienen como trasfondo la explosiva expansión de Android en desmedro de iOS, una circunstancia que para Apple es tan o más apremiante que las supuestas infracciones de patentes cometidas por Samsung.

El fabricante surcoreano, por su parte, también se ve afectado por esta situación, puesto que la legitimidad del propio código de Android ha sido puesta en entredicho por los competidores de Google, que no han dudado en utilizar sus supuestas vulneraciones de la propiedad intelectual contenidas en el sistema operativo para demandar a los fabricantes que lo utilizan.

En este complejo contexto no resulta del todo sorprendente que Google haya aceptado ayudar a Samsung y pagar parte de las sanciones que puedan derivarse de su liza con Apple.

Según ha revelado Apple en el juicio que tiene abierto contra Samsung con motivo de la supuesta infracción de cinco patentes por las que reclama 2.200 millones de dólares, Google se comprometió en secreto a ayudar a Samsung y cubrir parcial o totalmente las indemnizaciones que pudieran llegar a exigirle debido al uso de Android. Esta alianza se circunscribe al denominado Acuerdo de Distribución de Aplicaciones Móviles (MADA, por sus siglas en inglés), un documento que protege algunos de los servicios básicos ofrecidos por Google en forma de aplicación.

La ley de propiedad intelectual, clave

De forma más concreta, Google aceptó descargar a Samsung de responsabilidades y cubrir los costes de defender cuatro patentes de software, dos de las cuales han sido desestimadas durante el proceso. Las patentes que todavía están en disputa cubren la sincronización de datos de fondo y la búsqueda universal de información en dispositivos móviles, dos características que forman parte intrínseca del propio sistema operativo según Google, y de las que Samsung ha querido desvincularse.

Esta compleja situación es posible gracias al hecho de que la legislación estadounidense sobre propiedad intelectual permite que una compañía demande a otra si el producto final incluye software que infrinja alguna patente de la primera, lo que convierte a Samsung en objetivo secundario en la guerra subsidiaria que Apple libra contra Google.

La de Cupertino, sin embargo, no es la única firma que está explotando esta situación. El caso más conocido y notable es el de Microsoft, que estaría ganando unos 2.000 millones de dólares al año gracias a las licencias firmadas por fabricantes como HTC y Huawei, que han preferido pagar para poder utilizar las tecnologías en disputa sin arriesgarse a pasar por los tribunales.

Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar