Actualidad

Google se convierte en operador de telefonía móvil

 

La compañía ofrecerá servicios canalizando voz a través de conexiones Wi-Fi y devolverá dinero a sus clientes a final de mes por los datos que no utilicen

Google Nexus 6
Google Nexus 6
El Nexus 6 será el único dispositivo compatible con Project Fi de lanzamiento.
23
ABR 2015

La ambición de Google por convertirse en proveedor de servicios la llevó a romper la baraja con el lanzamiento en 2010 de Google Fiber, su propio servicio de banda ancha a través de fibra óptica. Cinco años más tarde, la compañía aspira a dar un nuevo puñetazo sobre la mesa con el anuncio de que también ofrecerá servicio telefónico como operador móvil virtual.

Voz, mensajes SMS y datos serán transmitidos de forma inteligente a través de antenas de telefonía móvil y redes Wi-Fi verificadas dependiendo de la cobertura

La iniciativa, bautizada con el nombre Project Fi, llevará a Google a competir con gigantes como AT&T y Verizon en el mercado estadounidense, donde la situación entre los grandes operadores ha llevado a un cierto estancamiento. La tarifa troncal incluye llamadas de voz y mensajes SMS sin límite a nivel nacional, llamadas internacionales económicas, conexión Wi-Fi en zonas asociadas y cobertura en más de 120 países.

A diferencia de sus competidores, Google no utilizará una tarifa de datos monolítica, sino que cobrará únicamente lo que consuman los usuarios. El gigabyte tendrá un coste de 10 dólares, de los cuales se abonará a final de mes una cantidad de dinero por los datos que no hayan sido utilizados. Google señala que a diferencia de otros operadores, su contrato es de tipo mensual en lugar de anual. Más aún, no habrá gastos de roaming en los datos internacionales, si bien la velocidad de conexión se limitará a 320 Kbps.

El secreto está en el Wi-Fi

Aunque asequibles, Project Fi no ofrece unas tarifas tan revolucionarias como lo hizo en su día Google Fiber. La carta que se guarda en la manga no es otra que la de la cobertura, que puede variar drásticamente dependiendo de dónde se encuentre el usuario. Para solucionar este problema, Google recurrirá al uso de conexiones Wi-Fi y a las redes de otros operadores.

Puesto que no siempre es posible obtener cobertura telefónica de calidad, Google conectará los teléfonos de Project Fi a más de un millón de puntos de acceso Wi-Fi cifrados cuando así sea necesario, saltando entre antenas de telefonía móvil y redes Wi-Fi de forma inteligente. Voz y textos también serán canalizados a través de redes Wi-Fi, aunque en la práctica Project Fi no sería posible sin la colaboración de otros operadores.

Con la ayuda de otros operadores

Puesto que es imposible cruzar Estados Unidos saltando de Wi-Fi en Wi-Fi, Google ha establecido acuerdos de colaboración con las operadoras T-Mobile y Sprint, que no poseen la fuerza de AT&T pero cubren conjuntamente la mayor parte del territorio nacional.

Google descubrió con Google Fiber los recelos que despertaba su estrategia comercial de banda ancha en el mercado de las telecomunicaciones, por lo que ha decidido aliarse con otras empresas antes que arriesgarse a extender su propia infraestructura, lo que hubiera sido poco práctico además de económicamente muy costoso.

Project Fi es descrito por Google como un experimento a escala reducida, por lo que no parece que haya intención oficial de ofrecer el servicio fuera de Estados Unidos a corto ni medio plazo. De hecho, ni siquiera todos los usuarios podrán suscribirse: Project Fi solo es compatible de salida con los teléfonos Nexus 6, si bien la compañía espera añadir a la lista de dispositivos soportados otros modelos de la gama Nexus.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar