Actualidad

Google se hace con Dropcam y se convierte en fabricante de cámaras de seguridad para el hogar

 

La compañía ha sido adquirida por la filial Nest. Esta operación afianza la estrategia domótica de Google y su presencia en el conocido como Internet de las cosas

23
JUN 2014

Google sigue imparable en su carrera para dominar el hogar del futuro. Tras la compra del fabricante de termostatos inteligentes Nest el pasado mes de enero por 3.200 millones de dólares, la compañía ha cerrado la adquisición de Dropcam, una conocida startup dedicada a la creación de cámaras de seguridad domésticas especialmente diseñadas para explotar las tecnologías de la nube.

Dropcam tranquiliza a sus clientes y asegura que Google no se convertirá en un Gran Hermano

La maniobra, que ha sido realizada a través de Nest, tiene un importe de 555 millones de dólares. Una vez completada, la gama de cámaras de seguridad de Dropcam será integrada dentro del catálogo de Nest, que a pesar de ser una filial de Google funciona en gran medida como compañía independiente.

Además, Nest -y por extensión Google- se convertirá en propietaria del negocio de almacenamiento de vídeos de Dropcam.

En estos momentos Dropcam comercializa en Estados Unidos dos pequeñas cámaras de seguridad por 150 y 200 dólares. Estos dispositivos se pueden adquirir a través de Amazon -donde suelen liderar las listas de ventas-, pero recientemente la compañía también comenzó a ofrecer sus productos a través de minoristas tradicionales, incluyendo las tiendas de Apple.

Vídeo promocional de la cámara Dropcam Pro.

Estas cámaras poseen capacidad de visión nocturna, conexión Wi-Fi interna y funciones de control a través de aplicaciones móviles de gran sencillez y potencia gracias a las cuales es posible mantener vigiladas las estancias del hogar desde cualquier lugar.

Aparte de vender cámaras de seguridad, Dropcam ofrece la posibilidad de almacenar el vídeo grabado por sus dispositivos, cobrando unos 100 dólares por hasta una semana de metraje digital. Esta idea de negocio ha resultado ser especialmente rentable para Dropcam, puesto que cerca del 40% de sus clientes se inclinan por esta oferta paralela.

El Internet de las cosas como objetivo ineludible

La compra de Dropcam ilustra el creciente interés de Google en replicar su éxito actual en lo que ya se conoce como el Internet de las cosas, la metarred de datos y dispositivos que sirve para comunicar a los usuarios con todo tipo de dispositivos domésticos, desde frigoríficos y termostatos a cámaras de seguridad y bombillas. Apple y Microsoft son sus mayores rivales en este nuevo mercado.

Esta pujanza asusta a los usuarios y expertos más críticos con Google, que ya desconfían del dominio que ejerce actualmente en Internet y temen las posibles repercusiones que puedan tener en el futuro maniobras como la compra de Nest y Dropcam.

Según el fabricante de cámaras, no hay nada que temer. Nest asegura en su blog oficial que Dropcam integrará sus políticas de privacidad bajo el paraguas de Nest, que a su vez no cederá sus datos a ninguna otra compañía, incluyendo Google.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar