Actualidad

Google comienza a borrar datos personales de sus búsquedas

 

La compañía responde así al reconocimiento al derecho al olvido en la Unión Europea. Los internautas podrán solicitar la retirada de ciertos resultados

30
MAY 2014

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) había dado varias semanas a Google para que implementara algún tipo de herramienta con la que los ciudadanos europeos pudieran hacer uso del llamado derecho al olvido en Internet. Finalmente, la compañía del buscador ha reaccionado hoy con la publicación de un formulario con el cual será posible eliminar datos personales de los resultados de sus búsquedas.

Esta decisión sin precedentes en la historia de Internet llega después de que la máxima instancia de la justicia europea fallara a favor de un ciudadano español que exigía a Google la retirada de varios enlaces a artículos de prensa en los que se informaba sobre una subasta de bienes relacionada con una antigua deuda con la Seguridad Social.

Según el TJUE, la forma en la que Google coteja la información en Internet en sus búsquedas constituye un tipo de procesamiento de datos de carácter personal, por lo que los usuarios deberían tener derecho a ocultarlos en las búsquedas si así lo desean. Es lo que se conoce como derecho al olvido: la capacidad de los internautas a reducir su huella digital en la red de redes.

Google decidirá qué información deja de aparecer

La decisión del TJUE únicamente reconocía el derecho al olvido en la Unión Europea, sin llegar a especificar qué clase de datos han de ser eliminados a instancias de los usuarios. Para ello se ha formado un comité de expertos que todavía tardará un tiempo en decidir unos baremos generales que posteriormente serán utilizados en los países de la Unión de acuerdo a la legislación existente en cada uno de ellos. Por este motivo, Google no hará caso necesariamente a todas las solicitudes enviadas a través de su formulario.

Los ciudadanos europeos tienen derecho a solicitar la retirada de sus datos cuando sean de carácter sensible, privado o desfasado hasta el punto de no ser relevantes

Google también tendrá en cuenta si la información en cuestión posee una especial relevancia informativa, dado que la sentencia reconoce la importancia del acceso a ciertos datos si existe un "interés público en la información", algo que ha sido interpretado por algunos expertos como una forma de evitar que personas en posiciones relevantes puedan limpiar su pasado acogiéndose al derecho al olvido.

Puesto que todavía no hay unas normas claras para decidir qué información ha de ser eliminada, Google formulará una serie de pautas que ayuden a simplificar el proceso y evitar problemas. Para ello ha formado su propio grupo de expertos internacionales, que entre otras cosas decidirán cómo se evalúa la antigüedad de los datos reflejados en las búsquedas y cuándo se considera que dicha información tiene o no interés público.

De acuerdo con El Confidencial, José Luis Piñar, exdirector de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), sería uno de los expertos que integrarían este grupo de trabajo.

Las autoridades tienen la última palabra

A pesar de que Google será la encargada de evaluar en primera instancia qué datos son o no eliminados de los resultados de sus búsquedas, la ley está por encima de sus políticas de empresa.

Hasta ahora la compañía se negaba en redondo a modificar la forma en la que muestra la información que recoge de las páginas de Internet, pero el reconocimiento del TJUE al derecho al olvido permitirá que los usuarios puedan reclamar a las autoridades en caso de que sientan que Google no está haciendo su trabajo. Cuando se dé esta situación, los ciudadanos españoles podrán presentar una reclamación ante la AEPD.

Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar