Actualidad

Gigafotos: el mundo en una pantalla

 
29
MAR 2010

El día de la investidura presidencial de Barack Obama nos quedamos asombrados al contemplar una imagen de 1.500 megapíxeles realizada por el fotógrafo David Bergman. Este documento histórico ha quedado en nada al batirse hace pocos días el récord de resolución en esa clase de imágenes: 26 gigapíxeles es el tamaño de una panorámica de París compuesta por unas 2.000 fotografías. Son sólo dos ejemplos de una modalidad, la gigafotografía, que cobra cada vez más fuerza.

El proceso para realizar esa imagen de la capital francesa ha sido tan complejo que sus autores han creado incluso un blog específico para explicarlo. Sin embargo, hacer una gigafoto más modesta no es tan complicado. Todo depende del equipo con el que contemos, el nivel de detalle que queramos alcanzar y el tiempo que podamos o queramos emplear.

Una pequeña parte (y vista desde lejos) del París que el fotógrafo Arnaud Frich logró condensar en 26 gigapíxeles.

Imágenes como las de los dos ejemplos citados se componen de varias capas de fotos panorámicas realizadas con distintos niveles de profundidad. La mayoría de tomas de ese tipo han sido desarrolladas con los trípodes robotizados de la firma GigaPan, en cuya web podemos encontrar numerosos ejemplos de gigafotos.

Estos dispositivos funcionan de forma automática al indicarles el área que queremos fotografiar, disparando ellos mismos la cámara. Las fotos resultantes las fusiona el programa GigaPan Stitch creando la gigafoto final en función de los parámetros que determinemos. Eso sí, la fusión no siempre es perfecta, sobre todo cuando hay sujetos que se mueven muy rápidamente.

Acaba de lanzarse el primero de esos trípodes preparado para usarse con cámaras réflex profesionales: el GigaPan Epic Pro. Hasta la fecha sólo existían dos versiones para cámaras compactas y réflex de pequeño tamaño, por lo que el nuevo producto augura una generación de gigafotos de mayor calidad.

Herramienta del periodismo digital
Esa clase de imágenes están siendo muy utilizadas por medios de comunicación digitales. Microsoft ha desarrollado también el software Photosynth, con el que se hicieron tres panorámicas para la web de CNN del momento de la investidura del actual presidente de Estados Unidos.

Las panorámicas fueron compuestas a partir de centenares de fotos enviadas por el público que asistió a la web de ireport.com, la plataforma de periodismo ciudadano de ese medio. En España, "la información" dispone de un blog con gigafotos de eventos, como la reciente manifestación sindical en protesta por la reforma de las pensiones.

El multitudinario discurso de Obama el día de su designación como candidato a las elecciones presidenciales, en una gigafoto de 360 grados (aquí sólo se ve una pequeña parte) con audio.

Otra variante, más sencilla, son las panorámicas de 360 grados de una única capa, como la que publicó el periódico The New York Times el día que Barack Obama fue proclamado candidato del Partido Demócrata. Una imagen que se acompaña del audio del discurso en la ciudad de Denver y que nos permite sumergirnos en ese momento político clave. En ese medio también encontrábamos hace poco una imagen panorámica, creada de forma más clásica pero perfectamente editada, a propósito del terremoto que asoló Haití.

La destrucción que dejó a su paso el terremoto de Haití queda perfectamente documentada en esta panorámica del The New York Times.

En el mismo escenario y por el mismo motivo vimos en la web de CNN cinco vídeos panorámicos de 360 grados, en los que podemos girar la cámara viendo el desolado entorno que rodea a los periodistas. La tecnología para producir vídeos panorámicos es de la empresa yellowBird y fueron realizados por Immersive Media, que en su web explica el equipo que utiliza.

También en el arte
En los museos también se usa la gigafotografía. Dos buenos ejemplos son las gigafotos de algunas obras del Museo del Prado que pueden verse en Google Earth. El Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) también ha apostado por esa tecnología para mostrarnos con todo lujo de detalles los frescos románicos de Sant Climent de Taüll.

Los frescos románicos de Sant Climent de Taüll, al detalle.

También es interesante su aplicación en la fotografía artística. Jean-François Rauzier es un fotógrafo especializado en lo que él denomina hiperfotografía, consistente en utilizar la técnica del gigapíxel para permitirnos mirar de cerca sus obras, tal y como haríamos si estuviesen impresas y pudiésemos ver la foto con una lupa.

El fascinante mundo imaginario de Rauzier puede magnificarse hasta tal punto que incluso es posible leer los anuncios por palabras de algunos de los miles de periódicos que forman este gigamontaje.

Rauzier, además, utiliza técnicas digitales para recrear escenarios imaginarios o manipular los reales, algo que es posible observar en su panorámica nocturna de París. Si nos acercamos a las ventanas iluminadas del mayor edificio que aparece en esta foto, encontraremos escenas ficticias recreadas por el artista.

Cada vez veremos más documentos de este tipo en la red. ¿Cuánto tardará la gigafotografía en popularizarse para que deje de ser una técnica usada sólo en el terreno profesional?

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar