• Juan de la Cruz López: "Es una imagen inquietante no sólo por lo que hay ...
  • Jordi Ribot: "El juez nos espetó que nos dejásemos de historias y ...
Con texto fotográfico

"Las balas no preguntan si estás de paso o eres periodista" Gervasio Sánchez

 
Foto: Gervasio Sánchez
1
JUL 2010
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

El inquebrantable posicionamiento del lado de las víctimas del último ganador del Premio Nacional de Fotografía de España está presente en todos sus reportajes. Gervasio Sánchez pasó ocho meses en Sarajevo durante el cerco de principios de los años 90, en los que narró el día a día de una población que se esforzaba por vivir con normalidad. Y entre esa población, los niños, llenos de vida, fuerza y esperanza, no escaparon al objetivo del fotoperiodista cordobés.

Gervasio Sánchez

Durante la guerra de los Balcanes visité Sarajevo varias veces, entre 1992 y 1994. La ciudad estaba cercada y era muy difícil y peligroso entrar o salir de allí. En algunas ocasiones entré en coche, por supuesto blindado para proteger a los ocupantes, y otras veces por aire. El aeropuerto estaba asistido por la ONU, y una vez aterrizabas te llevaban a su edificio y allí te tenías que buscar la vida.

La mayoría de las veces yo me alojaba en casas particulares, con gente de la ciudad, aceptando todas las dificultades y restricciones propias de una guerra, y les traía alimentos y medicinas cada vez que iba. En total, viajé a Sarajevo diez veces, acumulando ocho meses de estancia durante el cerco.

Es evidente que vivir en una zona de conflicto bélico es complicado, pero la guerra también dificulta mucho el trabajo. Las balas no preguntan si estás de paso o si eres periodista, y además la ciudad era bombardeada sistemáticamente.

Mi intención fue mostrar lo que estaba ocurriendo en Sarajevo al margen de la muerte: la vida cotidiana de los civiles en una ciudad sitiada en el centro de Europa. Y una parte muy importante de esa cotidianidad eran los niños. Hay que tener en cuenta que, durante el cerco, uno de cada seis muertos y uno de cada cinco heridos era un niño. Pero con sus juegos y su fuerza vital, son los que más continúan con lo cotidiano. Así que fueron un objetivo importante para mí.

En la foto aparecen varios niños jugando en un escenario devastado por la guerra, saltando por encima de los vehículos y los restos de escombros. Esto es algo que sólo los niños hacen, y este comportamiento es en parte lo que hace que tengan más posibilidades que un adulto de sobreponerse a los horrores de la guerra. Además, los niños dan mucho juego fotográfico.

Con estas imágenes intentaba documentar que también la infancia queda atrapada en la guerra. Aun así, no hay que convertirlos en víctimas más de lo que ya lo son, sino protegerlos.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar