• 20.000 kilómetros de viaje en tren por la India
  • 3.000 vistas del volcán Colima
Porfolio

Algo está a punto de ocurrir en Islandia

19

Los territorios semidespoblados de la norteña isla europea fueron el mejor estímulo para el autodescubrimiento fotográfico de Gemma Ballesteros

25
ABR 2016

"A veces intentas huir de tu forma de ver y observar, intentas mirar diferente, y todo termina por llevarte a ti mismo." Son las primeras palabras de Gemma Ballesteros cuando nos habla de "Niebla bajo los párpados", un trabajo que emergió de las cenizas fotográficas de su viaje a Islandia.

Maticemos: la joven fotógrafa barcelonesa viajó en 2012 a Islandia para documentar un colectivo de gente que cree en los elfos. Una vez allí hizo fotos de todo cuanto le pasaba por delante. "Quería gente y movimiento", nos explica. Pero lo cierto es que durante el proceso de edición se topó con una realidad bien distinta: "Niebla, lugares vacíos, casas abandonadas, más niebla y lluvia… pero ni rastro de gente."

"Al final siempre fotografío espacios vacíos, rincones en los que parece que no ocurre nada, en los que en realidad pasa más de lo que parece"

El material con el que regresó no respondía para nada a las exigencias de su guion, así que tuvo que darle varias vueltas a su edición: "Busqué una lógica a lo que había fotografiado. Imágenes más objetivas, más definitorias de lo que es la vida en Islandia. Pero nada me convencía."

La frustración y la resignación hicieron que Ballesteros se dejara llevar por el propio proceso de edición. Y el camino que tomó fue el que la llevaba hacia ella misma, hacia el autoconocimiento a partir de lo que el instinto le había llevado a fotografiar.

Retocadora de profesión, Ballesteros escogió una fotografía por el puro placer "de revivir el paisaje", y a partir de ahí todo fluyó: "Había escogido un camino diferente, pero más mío. Al final siempre fotografío espacios vacíos, rincones en los que parece que no ocurre nada, en los que en realidad pasa más de lo que parece."

"Niebla bajo los párpados" está plagado de esos espacios vacíos -interiores o exteriores- y atmosféricos, de luces suaves y colores sutiles pero que infieren personalidad al conjunto. Pese la quietud que respiran, da la sensación de que esos escenarios son testigos silenciosos de acontecimientos recientes o de algo que está a punto de ocurrir.

La autora reconoce la influencia en su obra de Todd Hiddo y sus series de casas nocturnas, en las que contrasta el ambiente frío y hostil exterior con la calidez que se adivina en su interior. David Jiménez y Enric Montes también son un punto de partida para Ballesteros, de cuyas fotos de espacios exteriores se ha dicho que recuerdan a la obra del pintor Edward Hopper.

Artículos relacionados (2)
19
Comentarios
Cargando comentarios