• Naomi Harris: "La cerveza, la Super Bowl, las mamadas... es algo tan americano"
  • Brent Stirton: "Lo asesinaron junto a seis hembras y crías de su familia"
Con texto fotográfico

"Aún siento su devoción cada vez que veo la fotografía" Gali Tibbon

 
Foto: Gali Tibbon
23
SEP 2010
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Las diferentes manifestaciones de la fe cristiana en Oriente Medio son la tarjeta de presentación de Gali Tibbon, que hace gala de un extraordinario "savoir-faire" en una de las zonas más conflictivas del mundo. En las instantáneas de esta fotoperiodista de Jerusalén se adivina una sensibilidad especial para tratar la luz, como en esta imagen que comenta para QUESABESDE.COM y que forma parte del trabajo que recientemente pudo verse en Visa pour l'Image. Protagonista en los documentales "Mirrors of War" y "Women in Photojournalism", Tibbon ha realizado encargos desde Ucrania hasta Cuba, pasando por España.

Gali Tibbon

Jerusalén es uno de los focos que más atención internacional suscita, pero también es el centro de las tres religiones monoteístas más importantes: el judaísmo, el islamismo y el cristianismo, esta última en clara minoría. En 2002 comencé a realizar una serie de fotografías sobre las celebraciones cristianas en la Ciudad Santa, pero de forma muy dispersa. Hace cinco años me di cuenta de que el reportaje podía tener cuerpo. Esta fotografía pertenece a este proyecto.

El cristianismo se divide en muchas ramas, pero yo me centré en la iglesia griega ortodoxa, en la católica romana y en la apostólica armenia, depositaria de la custodia de la Iglesia del Santo Sepulcro en la ciudad vieja de Jerusalén, donde se cree que Jesús fue crucificado y enterrado, y donde finalmente resucitó. Es, por tanto, un lugar de peregrinación importantísimo para los fieles de esta religión.

Durante la Pascua se llegan a congregar más de 10.000 fieles en Jerusalén para celebrar el Sábado del Fuego Sagrado, una festividad exclusiva de los ortodoxos y las iglesias del Este. Algunos acuden a la Iglesia del Santo Sepulcro, donde, según los ortodoxos, un rayo de luz que se cuela por una portezuela que sólo se abre ese día ilumina la tumba de Cristo.

Para su fe, ese momento es como un milagro. Lo interpretan como un mensaje de Jesús. La gente se congrega en el templo desde las ocho de la mañana y espera pacientemente hasta la entrada del rayo de luz, que se produce pasado el mediodía. En ese momento, encienden primero una vela en el lugar exacto del sepulcro, y sucesivamente otras tantas que acaban por iluminar todo el templo.

Ese rayo es el que ilumina a la chica de la fotografía, mientras que el resto de los fieles del templo quedan en penumbra. Ella está llorando mientras le rezaba al propio rayo de luz. Es una de mis fotografías favoritas en este reportaje, principalmente porque muestra muy bien lo que yo quería testimoniar: lo que hay más allá de lo que ven los turistas que vienen a este lugar, el misticismo de los peregrinos. Además, fue un momento muy especial, porque sentí su devoción. Incluso aún puedo sentirla cada vez que veo la fotografía?

Yo suelo disparar en horizontal, y sin embargo esta imagen me funciona muy bien en vertical para la composición, porque potencia el rayo de luz que viene desde arriba con la plegaria de la chica.

Dos años después tuve la oportunidad de conocerla. Se llama Olga y viene [a Jerusalén] casi cada año en peregrinación desde Rusia. La foto es de 2005. Alguien le enseñó la revista donde salió publicada, y un par de años después le dijeron que yo la había hecho. Me lo agradeció mucho y le regalé una copia.

Pese a que es un reportaje a largo plazo, en realidad no dispones de mucho tiempo para realizarlo: en ocasiones te pierdes algún aspecto de la celebración, ¡y entonces tienes que esperar un año entero para poder fotografiarlo!

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Etiquetas
Artículos relacionados (4)
Entrevista
Gali Tibbon
03 / OCT 2012
Con texto fotográfico
Gali Tibbon
30 / JUN 2011
Más artículos relacionados
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar