• Panasonic Lumix GF6: primeras muestras
  • Ricoh GR: toma de contacto
Prueba de producto
LA GUAPA DE LA FAMILIA

Fujifilm XF1: análisis

 
15
ABR 2013

Compactas estilizadas hay muchas, pero la XF1 de Fujifilm es posiblemente una de las más elegantes del momento. Pequeña y con ese toque retro que caracteriza a la gama X, tras sus cuidadas formas se esconde una cámara de prestaciones avanzadas con un sensor de 12 megapíxeles más grande de lo habitual, una luminosa óptica de f1.8 y formato RAW. Una curiosa combinación con la que Fujifilm apunta sin mucho disimulo al mercado femenino -cosas del "marketing"- y que tiene en su elevado precio -más de 400 euros- y algunos detalles de su manejo los puntos más débiles.

Una Fujifilm X10 a la que se le han practicado algunos recortes para dejarla en una compacta de bolsillo que hace hincapié en su diseño. Así se podría resumir la esencia de esta XF1, a la que por fin hemos podido echar el guante después de unos meses luciendo palmito en los escaparates.

Convertida desde su anuncio el otoño pasado en una de esas cámaras que despiertan un gesto de aprobación a primera vista, si se nos permite el tópico no sólo es guapa, sino también interesante. Muy interesante, en realidad, porque es una de las pocas -la Canon PowerShot S110 sería otro ejemplo- capaz de ofrecer prestaciones avanzadas en un formato tan compacto.

Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Se trata de una oferta arriesgada, puesto que donde manda el diseño compacto no hay sitio para las especificaciones de altos vuelos. Y viceversa. Pero Fujifilm presume de haberlo conseguido. Aunque para ello, claro, haya que asumir algunas limitaciones y pagar una factura de más de 400 euros.

Amor a primera vista

Aunque el diseño de una cámara siempre es algo muy discutible, en el caso de la joven XF1 parece que hay cierta unanimidad a la hora de destacar lo elegante de su aspecto. ¿La compacta más bonita del momento? Posiblemente.

Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Entre las manos, y pese a sus comedidos tamaño y peso, se muestra firme. A falta de una empuñadura que afearía el frontal limpio, su sujeción depende en gran medida de la óptica. Una vez desplegada, claro.

Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Las franjas con acabado metalizado en la parte superior y toda la zona central rematada con aspecto de piel -disponible en tres colores, por cierto- son la clave de un diseño que puede enamorar a primera vista.

Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El zoom retráctil -del que luego hablaremos- es una de las claves de esta estilizada compacta, capaz de albergar en su interior un sensor de dimensiones considerables. El truco es el mecanismo que permite esconder el objetivo de 4 aumentos y que es, sin duda, el dato más característico de la XF1.

Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco falta un dial de modos, un botón de función configurable y un ingenioso sistema en los pulsadores traseros que permite duplicar sus funciones. Basta con pulsar el mando "E-Fn" para que estos cuatro botones desempeñen una segunda tarea más allá de que la que aparece indicada en ellos.

Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así las cosas, el nivel de configuración de los botones es más que adecuado si tenemos en cuenta su tamaño. Además, una rueda trasera permite facilitar su manejo, sobre todo cuando queramos provechar los controles manuales que ofrece la cámara.

El zoom, pieza clave

La puesta en marcha está directamente ligada al mencionado mecanismo de zoom retráctil. De hecho no hay un interruptor, y es este mismo mecanismo el que ejerce como tal. Que es original y elegante salta a la vista. ¿Práctico? Ése es otro tema. De entrada, una pegatina en la zona superior informa de los pasos a seguir. Ciertamente no es muy intuitivo.

Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El uso continuado confirmará si el mecanismo de despliegue en tres pasos (desbloquear, estirar y desplegar) aguanta el paso del tiempo, pero la verdad es que la sensación inicial es de cierta fragilidad. De hecho durante los primeros días uno realiza la operación con cierto miedo.

Una vez que le tenemos cogido el truco, poner en marcha la cámara y desplegar el zoom -en realidad es la misma operación- apenas nos llevará un par de segundos. Los meticulosos y precavidos, eso sí, posiblemente necesiten algo más de tiempo para la operación.

Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Este ingenioso mecanismo, que permite combinar un sensor bastante grande, un zoom luminoso y un cuerpo de tamaño muy compacto, también tiene sus inconvenientes. Por ejemplo, no es difícil apagar la cámara sin querer en uno de los giros de este anillo mecánico.

Muestras: zoom
Las fotografías se han realizado con una Fujifilm XF1
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
25 mm
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
100 mm

Más molesto nos ha resultado descubrir que, cuando la cámara entra en reposo, no basta con presionar el disparador para volver a ponerla en marcha, sino que hay que plegar y desplegar este mecanismo para "resucitarla".

Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El anillo mecánico para controlar el zoom y moverse por las focales (25-100 milímetros) es inusual en este segmento y habrá que ver si convence a todos los usuarios. A nosotros nos ha parecido bastante práctico, y detalles como la información sobre las focales impresas en el propio anillo se agradecen. Un dato que, por cierto, también aparece en pantalla.

Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El enfoque automático es correcto, pero no está entre los más rápidos que hemos visto en la última generación de compactas, incluidas las renovadas X100S y X20 de Fujifilm. La espectacular luminosidad de f1.8 suena bien, pero requiere ciertos matices. Y es que esa apertura es exclusiva para la focal más corta y cae rápidamente: f3.6 a 35 milímetros y f4.2 a 50 milímetros, hasta llegar a f4.9 si estiramos el tele al máximo.

12 megapíxeles EXR

Si el diseño y el mecanismo del zoom conforman dos de los pilares de esta Fujifilm, el tercero de ellos corresponde a su sensor. Se trata de un CMOS de 12 megapíxeles y tecnología EXR, pero lo realmente interesante es su tamaño: 2/3 de pulgada.

Muestras: 12 MP
Las fotografías se han realizado con una Fujifilm XF1
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1

Es el mismo captor empleado en la X10 (la versión ya corregida y libre de problemas, claro) y presume de ser incluso un poco más grande que el que integran cámaras como la Panasonic Lumix DMC-LX7 o la Canon PowerShot G15, por citar un par de ejemplos.

Muestras: sensibilidad
Las fotografías se han realizado con una Fujifilm XF1
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
100 ISO
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
200 ISO
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
400 ISO
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
800 ISO
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
1.600 ISO
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
3.200 ISO

El rendimiento es el esperado: excelente para tratarse de una compacta de estas dimensiones. Acostumbrados a modelos de bolsillo en los que alejarse de 200 ISO es jugar a la ruleta rusa con el ruido, en este caso podemos trabajar con mucha más tranquilidad. Incluso asumiendo un grano visible, hemos podido disparar a 2.000 ISO, pasar las fotos a blanco y negro y conseguir unos resultados bastante aparentes.

Muestras: RAW
Las fotografías se han realizado con una Fujifilm XF1 en formato RAW. Haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original

Como ya es de sobra sabido, la tecnología EXR ofrece tres modos de funcionamiento: máxima resolución (HR), control del ruido (SN) y optimización del rango dinámico (DR), estos dos últimos a 6 megapíxeles.

Muestras: EXR
Las fotografías se han realizado con una Fujifilm XF1 utilizando los diferentes modos EXR que ofrece
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1 utilizando los diferentes modos exr que ofrece
HR
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1 utilizando los diferentes modos exr que ofrece
SN (6 MP)
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1 utilizando los diferentes modos exr que ofrece
DR (6 MP)

Aunque sí se aprecia cierta mejoría, seguimos topándonos con dos problemas: se trata de modos propios que no se pueden combinar con los ajustes manuales y que por tanto limitan mucho las posibilidades. Además, si queremos aprovechar al máximo el rango dinámico de la cámara y controlar el ruido, disparar en RAW y procesar nosotros mismos la imagen será siempre la mejor opción.

También automática

Más allá de estos controles avanzados, la XF1 no pierde de vista que su diseño puede atraer a un público más variado y no tan interesado en el RAW o los ajustes manuales. Además del clásico surtido de automatismos, también ofrece unos cuantos filtros creativos (demasiado escondidos en el modo "Adv.", por cierto) que se suman a los más tradicionales filtros de simulación de película.

Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este mismo modo "Adv." también se pueden encontrar las panorámicas de 360 grados y un modo "Enfoque pro" que permite desenfocar el fondo. Algo que, si trabajamos a f1.8, tampoco se puede conseguir sin recurrir a este tipo de trucos.

Muestras: filtros
Las fotografías se han realizado con una Fujifilm XF1
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
cámara juguete
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
diorama
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
color pop
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
tono alto
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
tono dinámico
las fotografías se han realizado con una fujifilm xf1
color parcial

Interesante también el botón de grabación de vídeo, detalle no demasiado habitual en la gama X de Fujifilm. La XF1 captura secuencias de 1920 x 1080 píxeles a 30p, pero carece de controles manuales. Es a la hora de grabar clips de vídeo cuando más echamos de menos un control motorizado del zoom: el anillo mecánico hace que el cambio de focal quede poco fluido y las posibilidades de un plano trepidado se multiplican.

Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La velocidad no es uno de los mejores argumentos de esta cámara, a la que parece que le falta algo de potencia para gestionar el disparo continuo. Y es que más allá de lo que digan los datos (6 fotogramas por segundo o 10 reduciendo la resolución), hay muchas limitaciones. De entrada, esa cadencia sólo se consigue en JPEG, mientras que al trabajar en RAW la cifra disminuye a 5 disparos por segundo.

Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En ambos casos la duración de la ráfaga es muy justa: apenas 10 disparos en JPEG y sólo 5 en RAW, con una espera posterior de unos 25 segundos durante los cuales la cámara queda bloqueada. Si optamos por el disparo individual en RAW, la XF1 no llega a congelarse, pero sí hay unos segundos durante los cuales podemos volver a disparar sin que sea posible modificar los parámetros de la toma.

Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La autonomía, por su parte, se mueve dentro de lo habitual en este rango: unos 250 disparos por carga sin apenas grabar clips de vídeo, que como es sabido afectan mucho más a la duración de la batería.

El precio a pagar

La Fujifilm XF1 es una compacta poco convencional, situada a medio camino entre dos categorías que son más conocidas: las compactas de diseño y las de altas prestaciones. Un cóctel que no tiene muchos precedentes en el escaparate, siendo las Canon PowerShot S (o la S110, por citar el modelo más reciente) lo más parecido a ella que podemos encontrar.

Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este caso el toque elegante y el diseño con aires clásicos que caracteriza a casi todas las X de Fujifilm ponen la nota de distinción en una cámara que gusta a primera vista y cuyos resultados convencen.

Pero no todo son flores. Su precio es elevado (más de 400 euros) y por esa cantidad es posible encontrar modelos menos estilizados pero con iguales resultados y menos concesiones. Sin ir más lejos, la X10 cuesta menos y ofrece visor óptico y zapata para flash. La filosofía es distinta, pero los usuarios más exigentes es muy posible que acaben cayendo en la tentación de una cámara menos elegante pero más completa.

Fujifilm XF1
Fujifilm XF1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La XF1 se queda por tanto en esa encrucijada de quienes pretenden inventar segmentos nuevos y poco explorados. Fujifilm ha demostrado que elegancia, tamaño compacto y calidad son compatibles, aunque haya que pagar por ello y aceptar ciertas renuncias.

Una cámara atrevida que ahora sólo tiene que encontrar su público. Y es que, por precio y prestaciones, la XF1 es mucho más que un complemento de moda para hacer bonito.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar