• Sony RX1R II: primeras muestras
  • Huawei P9: análisis fotográfico
Prueba de producto
Fujifilm X70
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Fujifilm X70: análisis

31
13
ABR 2016
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

La historia de Fujifilm es suficientemente longeva como para que haya unos cuantos hitos marcados en rojo en su línea temporal. Pero no hace falta hilar muy fino para deducir que el lanzamiento de la X100 ha sido el último gran punto de inflexión para la compañía. En su vertiente fotográfica, al menos.

Aquella cámara que lo cambió todo para Fujifilm y que volvió a situar su nombre en primera división marcó el camino que luego siguieron las X-Pro1 y X-T1, por citar un par de modelos que siguen dando guerra en el mercado. Pero también el modelo original fue evolucionando con la posterior X100S y la vigente X100T.

Adoptamos nuestra mejor pose de 'street photographers' para poner a prueba la nueva compacta de bolsillo con sensor APS-C de la firma.

Ahora llega una vuelta de tuerca más al concepto: la todavía joven X70. Hermana pequeña de la X100, la idea es tan sencilla como atractiva: más pequeña, ligera y asequible a cambio de renunciar a algunas de las prestaciones de las X100. Un acuerdo a priori interesante, sobre todo para quienes estén pensando en la fotografía callejera, uno de los ámbitos en los que estas compactas con sensor APS-C siempre se han movido con más comodidad.

Más pequeña y sin visor

Aunque definir la nueva X70 como una compacta de bolsillo requiere unas cuantas comillas, es verdad que se ha reducido suficientemente el tamaño y volumen respecto a otros modelos de la serie X de Fujifilm como para que ahora dé menos pereza llevarla siempre encima. A fin de cuentas se trata de eso si estamos hablando de una cámara compacta.

Dos son las claves en esta reducción de tamaño respecto a la X100: la eliminación del visor híbrido, que durante varias generaciones se había convertido en una de las señas de identidad de esta saga, y la apuesta por una óptica notablemente más compacta que, gracias a su diseño de tipo pancake, apenas sobresale del cuerpo de la cámara. El objetivo es también más angular (28 milímetros frente a 35 milímetros) pero menos luminoso (f2.8 en vez de f2).

fujifilm x70fujifilm x70fujifilm x70fujifilm x70fujifilm x70fujifilm x70
Pequeña y sin visor

Aunque llamarla compacta de bolsillo es algo optimista, la X70 es una cámara relativamente pequeña (no olvidemos que tiene un sensor APS-C) que prescinde tanto de visor híbrido como electrónico

fujifilm x70
Fujifilm X70
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x70
Fujifilm X70
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x70
Fujifilm X70
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x70
Fujifilm X70
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x70
Fujifilm X70
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x70
Fujifilm X70
Álvaro Méndez (Quesabesde)
A priori la desaparición del visor no parece una buena noticia para los usuarios. Estamos hablando de un tipo de cámara en la que precisamente el visor no solo juega un papel importante, sino que en cierto modo marca el carácter del modelo.

El problema del visor híbrido que Fujifilm usa en sus X100 y X-Pro es que, además de ocupar un espacio, resulta caro de implementar. Así que parece lógico que se prescinda de él en la más asequible y pequeña X70.

Pero, ¿y el visor electrónico? Ahí ya hay menos argumentos para justificar su desaparición, más aún teniendo en cuenta que hay cámaras más pequeñas y baratas que sí lo incorporan. En todo caso, hay que recordar que Fujifilm sí ofrece de forma opcional un visor óptico externo para acoplar a la zapata de la cámara.

Pantalla táctil

En cualquier caso, y pese a la decepción inicial, tenemos que reconocer que sobre el terreno -hemos estado un par de semanas paseando y viajando con esta X70- no hemos echado mucho en falta el citado visor. Ojalá estuviera, claro, pero en el día a día son contadas las ocasiones en las que la pantalla trasera no haya sido suficiente.

Y es que ese monitor de 3 pulgadas articulado –hasta 180 grados, por si alguien quiere animarse con los autorretratos- llega con una novedad dentro del panorama X de Fujifilm: se trata del primer panel táctil de esta saga.

fujifilm x70
Fujifilm X70
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Nada como poder inclinar la pantalla y disparar solo con tocarla para que nadie se dé cuenta de que estamos haciendo una foto

Como decimos siempre, su utilidad es mucho mayor de lo que podíamos pensar a primera vista. No tanto para controlar los ajustes de la cámara, sino sobre todo para elegir el punto de enfoque de una forma más sencilla. Además, si hablamos de foto callejera y de disparar sin llamar la atención, nada como poder inclinar la pantalla y disparar solo con tocarla para que nadie se dé cuenta de que estamos haciendo una foto.

Eso sí, la reducción de tamaño de la cámara también pasa factura a algunos mandos. No tenemos ninguna queja de la ergonomía general, del agarre y las posibilidades de configuración personal –atentos al botón de función casi escondido en el lateral de la cámara-, pero algunos mandos son demasiado pequeños como para que resulten útiles y cómodos.

Nos han resultado especialmente incómodos el botón de grabación de vídeo –muy pequeño- y el pulsador trasero en cruz, cuya proximidad a la pantalla hace que accionarlo resulte un poco complicado a no ser que separemos un poco la pantalla del cuerpo de la cámara.

¿Zoom?

Además de la desaparición del visor y la reducción del tamaño, la otra gran diferencia respecto a las X100 está -como decíamos- en la óptica. El 35 mm f2 deja ahora espacio a un 28 mm f2.8 más compacto y angular.

Aunque la focal de 28 milímetros es interesante y perfecta para muchos usos, se aleja del clásico 35 milímetros, tradicionalmente considerado el mejor objetivo para fotografía de calle. Una fama merecida teniendo en cuenta que lo mismo resuelve un retrato que una toma más general en la que el contexto sea lo importante.

Aunque la X70 cuenta con un 28 mm f2.8, también ofrece un zoom digital que permite disparar a 35 y 50 milímetros y cuya activación podemos asignar al anillo de enfoque

fujifilm x70
Fujifilm X70
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, es solo cuestión de acostumbrarse a ese punto angular más que ofrece esta X70, y en todo caso acercarnos un poco más a la escena. Algo que, en foto de calle, siempre suele ser un buen consejo. De todos modos, hay que recordar que aunque la X70 tiene un objetivo de focal fija, también ofrece un zoom digital que permite disparar a 35 y 50 milímetros.

Podemos asignar esta función al anillo de enfoque, de modo que basta con girarlo ligeramente para pasar a estas focales. Aunque no teníamos demasiada fe en este mecanismo, hay que reconocer que nos ha sorprendido gratamente. Tanto, que en absoluto es una opción a descartar para cuando nos entre el mono del 35 milímetros. La mala notica es, eso sí, que solo se puede disparar en formato JPEG al activar esta especie de zoom digital.

Pero volviendo a la óptica, su rendimiento es realmente bueno. Incluso a f2.8 las esquinas de la imagen tienen un comportamiento más que digno, las aberraciones están bien controladas y los reflejos no son un problema, aunque en situaciones extremas no está de más recurrir al parasol.

Calidad asegurada

Pero más allá de la distancia que separa esta X70 de sus hermanas mayores, no podemos olvidar un detalle que -tal vez al darlo por seguro- hemos relegado a un segundo plano en esta cámara: la calidad de imagen. El motivo es sencillo: utiliza el mismo CMOS X-Trans II de tamaño APS-C y 16 megapíxeles que hemos visto en modelos como la X-T1 y la X-T10, así que la calidad está más que asegurada.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Fujifilm X70

No es el sensor más avanzado de la firma, pero los resultados que ofrece la X70 son magníficos

Es verdad que, como apuntarán los más exigentes, no es el sensor más avanzado de la firma, que sigue reservado para la X-Pro2. Pero dejando a un lado este punto, los resultados que ofrece la X70 son magníficos. Más aún si recordamos su tamaño y su precio: entre 600 y 650 euros.

El ajuste de sensibilidad mínimo de 200 ISO es un detalle que no nos convence demasiado, porque aunque podemos bajar a 100 ISO, esta opción –igual que los valores forzados a partir de 6.400 ISO- no está disponible al trabajar en RAW. En todo caso, los resultados en cuanto a rango dinámico y control de ruido tampoco deparan sorpresas, situándose en la línea de lo visto en las citadas X-T1 y X-T10 y por tanto con una merecida nota alta.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Fujifilm X70

Para quienes estén preocupados por la falta de ese 100 ISO y de un filtro de densidad neutra integrado que permita disparar a plena apertura de la óptica incluso con mucha luz, hay una buena noticia: el obturador electrónico de la cámara permite llegar hasta 1/32.000 de segundo.

Pese a que es un apartado al que normalmente no damos demasiada importancia, no está de más recordar que la X70 viene armada con todo el surtido de filtros y modos de simulación de película habituales en las Fujifilm X. Tal vez sea su tamaño o filosofía callejera, pero seguro que no hemos sido los únicos en estar tentados de activar el modo de captura en blanco y negro y salir a pasear con ella.

Muestras: zoom digital
Fotografías realizadas con una Fujifilm X70
fotografías realizadas con una fujifilm x70
28 mm
fotografías realizadas con una fujifilm x70
35 mm
fotografías realizadas con una fujifilm x70
50 mm
Enfocando

En la lista de novedades que incorpora la X70, desde la firma se hace especial hincapié en su sistema de enfoque automático. No es de extrañar si tenemos en cuenta que, sin ser un mal mecanismo, esta asignatura siempre ha sido una de las más flojas en la familia X100.

Ahora la X70 llega con la última generación de enfoque híbrido, con 77 puntos de diferencia de fase y las mismas prestaciones y modos de selección de zona y grupos vistos en la X-T10. La teoría está muy bien, pero… ¿qué tal funciona?

La X70 llega con la última generación de enfoque híbrido de Fujifilm, con 77 puntos de diferencia de fase y las mismas prestaciones que en la X-T10. Aun así, si tuviéramos que citar un punto débil, este volvería a ser el enfoque automático

fujifilm x70
Fujifilm X70
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Nada mal, la verdad. La cámara es rápida en la puesta en marcha y ágil en su funcionamiento, y el enfoque se muestra más rápido que en las citadas X100. Pese a ello, si tuviéramos que citar un punto débil de la X70, este volvería a ser el enfoque automático.

El modo de seguimiento no nos acaba de convencer, aunque es verdad que tampoco tiene especial importancia en esta cámara. Y en el modo de enfoque simple sigue faltando esa respuesta instantánea que sí vemos en modelos de la competencia y que durante los días de prueba nos ha hecho perder alguna foto de esas que, de repente, se te plantan delante.

Eso sí, a diferencia de las X100, en este caso no hace falta acordarse de activar un modo de enfoque macro para poder acercarnos a la escena. De hecho la distancia mínima de enfoque de 10 centímetros de esta X70 es uno de esos detalles menores que nos han encantado de la cámara.

Una cámara para sacar a la calle

Y es que, más allá del suave tirón de orejas por el enfoque, la Fujifilm X70 es una de las grandes compactas del momento. Por precio, tamaño y filosofía nos ha convencido, y excepto para quienes no puedan vivir sin un visor, nos costaría mucho no recomendarla frente a su hermana mayor, la X100T. A no ser, claro, que 35 milímetros sea nuestra focal favorita.

Solo la Ricoh GR II, con la misma focal, resolución y filosofía, nos haría dudar, pero es una de esas situaciones en las que pueden más los argumentos personales de cada usuario y su gusto por tal o cual estética que los datos puros y duros. Las dos son excelentes cámaras en cuanto a calidad y construcción, pero es cierto que la nueva Fujifilm resulta más ágil en su funcionamiento general.

fujifilm x70
Fujifilm X70
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La X70 con una bolsa Crumpler Quick Escape Sling L.

¿Estamos ante la cámara perfecta para los aficionados a la fotografía callejera? La respuesta es un sí alto y claro

Pero volviendo a la X70, la calidad de imagen que ofrece el conjunto formado por el sensor –de sobra conocida- y la nueva óptica es muy elevada. A veces se nos olvida, pero poder disponer de un sensor de ese tamaño en una cámara tan compacta como esta es una de las pruebas más evidentes de la evolución tecnológica de este segmento en los últimos años. De vez en cuando está bien recordarlo.

En todo caso, la pregunta del millón no es si la X70 es buena o no, porque eso está claro desde el primer momento. La cuestión es si estamos ante la cámara perfecta –por ahora, se entiende- para los aficionados a la fotografía callejera. La respuesta es un sí alto y claro.

La bolsa que aparece fotografiada en este artículo es una Crumpler Quick Escape Sling L y ha sido cedida como parte de un acuerdo publicitario entre Reflecta y Quesabesde.

Productos relacionados (1)
Vídeos relacionados (1)
31
Comentarios
Cargando comentarios