Actualidad

La Fujifilm X10 busca reeditar el éxito de la X100 con un sensor pequeño de 12 MP y visor óptico

 
1
SEP 2011

Aprovechando el innegable tirón mediático de la X100, Fujifilm acaba de materializar su irrupción en el escaparate de las compactas de gama alta con la X10. Armada con un CMOS EXR de 12 megapíxeles y un tamaño de 2/3 de pulgada (algo mayor que el acostumbrado en este segmento), el luminoso zoom 28-112 mm f2-2.8 con anillo de control, las opciones manuales de exposición y el formato RAW son los pilares de una cámara que también se atreve con el vídeo Full HD. Con un diseño que homenajea al de su hermana mayor, la X10 renuncia al visor híbrido y se conforma con uno óptico.

Trasladar la filosofía de la X100 a un modelo de tamaño más comedido y precio más asequible. He aquí el mensaje con el que Fujifilm acaba de desvelar su ya oficial X10, una cámara que, pese a los parecidos con la citada X100, apunta a un segmento de mercado diferente: el de las compactas de gama alta.

Así, frente al captor de tamaño APS-C empleado por su hermana mayor, la nueva X10 utiliza un sensor de 2/3 de pulgada (su superficie es de 8,8 x 6,6 milímetros) que supera en tamaño a los de 1/1,7 y 1/1,8 de pulgada que incorporan compactas como la Canon PowerShot G12, la reciente Nikon Coolpix P7100, la Panasonic Lumix DMC-LX5 o la Olympus XZ-1.

Fujifilm X10
Fujifilm X10
Fujifilm X10
Fujifilm X10

Se trata de un CMOS EXR de 12 megapíxeles que, como es ya habitual en muchas cámaras de Fujifilm, ofrece las modalidades de disparo SR (para optimizar el control del ruido) y SN (lo propio con el rango dinámico), así como el modo HR, que aprovecha la resolución total del sensor.

Sus ajustes de sensibilidad van desde 100 hasta 3.200 ISO, aunque ésta también puede forzarse hasta 12.800 ISO con el consiguiente sacrificio en el tamaño de la imagen. La velocidad es otro de los argumentos de esta cámara, que presume de una ráfaga de hasta 7 disparos por segundo trabajando en la máxima resolución.

Visor óptico y zoom de 4x estabilizado
Pese a que el visor híbrido de la X100 es uno de sus rasgos más destacados, la X10 se conforma con uno óptico. Lo acompaña en su parte trasera una pantalla de 2,8 pulgadas y 460.000 puntos de resolución.

En lo tocante al objetivo, apuesta por un zoom de 4 aumentos que rinde unas focales equivalentes a 28-112 milímetros y presume de una luminosidad de f2-2.8. Según los datos oficiales, la óptica está formada por once elementos que se distribuyen en nueve grupos, y en su estructura se incluyen tres elementos asféricos y dos de baja dispersión.

Fujifilm X10
Fujifilm X10

Además, a diferencia de lo que ocurre con la X100, en este caso la cámara sí dispone de un estabilizador óptico. La distancia de enfoque mínima de un centímetro y el diafragma de siete aspas completan las especificaciones de este zoom.

Entre los rasgos más destacados del diseño de la cámara -que no disimula sus parecidos con la citada X100- merece figurar el anillo de control en el barril del objetivo. Además de permitir modificar las focales, Fujifilm también ha optado por incluir en este mando el interruptor general de la cámara para -según apuntan desde la firma- agilizar su puesta en marcha.

Fujifilm X10
Fujifilm X10

Construida en aleación de magnesio, los controles manuales y el formato RAW también figuran en sus especificaciones. Lo mismo ocurre con el vídeo Full HD, las panorámicas de hasta 360 grados y los clásicos modos de simulación de película.

Sin datos concretos sobre su precio y disponibilidad para el mercado local, Fujifilm sí ha confirmado que junto a la cámara se lanzará también una funda de cuero y aspecto retro (LC-X10) diseñada expresamente para esta X10, así como un parasol (LH-X10) con rosca para filtros de 52 milímetros. La zapata integrada en la cámara permitirá usar flashes TTL, como los EF-42 y EF-20.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar