• Sony RX10 III: análisis
  • Canon EOS 1300D: análisis
Prueba de producto
Fujifilm X-T2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Fujifilm X-T2: primeras impresiones

15
7
JUL 2016

Habrá que esperar hasta el próximo mes de septiembre para poder ver la Fujifilm X-T2 en los escaparates. Posiblemente para entonces los insistentes rumores sobre esa posible Fujifilm de formato medio ya le habrán arrebatado parte del protagonismo, pero ya se sabe que este mercado no va sobrado de paciencia.

Pero mientras todo eso ocurre, la buena noticia es que hace unos días pudimos pasar unos minutos con la recién anunciada X-T2. Se trataba de una cámara de preproducción, todavía muy lejos de ser final y 100% operativa. Así que nada de colocar tarjetas en alguna de sus dos ranuras de memoria para ver qué tal responde el sensor de 24 megapíxeles (pocas sorpresas habrá teniendo en cuenta es que el mismo que estrenó la X-Pro2) ni empezar a valorar el renovado sistema de enfoque.

De hecho, precisamente en el momento de publicarse este artículo estamos camino al circuito francés de Le Mans para poder jugar con el sistema de enfoque sobre el terreno, esperemos que esta vez sí con unidades finales. A modo de aperitivo, nada mejor que repasar algunas de sus principales prestaciones y novedades con una X-T2 entre las manos.

¿X-T1 más X-Pro2?

A primera vista, la X-T2 sigue al pie de la letra el guion de diseño de su predecesora. Formas clásicas, visor en el centro al estilo réflex y un tamaño –es algo más grande- y una distribución de los mandos muy similares. La apuesta tiene su lógica, pues la acogida comercial de la X-T1 ha sido excelente: una cámara con prestaciones muy completas, tamaño equilibrado y diseño atractivo sin caer demasiado en la estética retro.

Pero ahora ha llegado el momento de dar el salto a la siguiente generación y hacer sitio al sensor de 24 megapíxeles que se usa en la X-Pro2. ¿Es la X-T2 simplemente una renovación basada en un nuevo captor APS-C y algún que otro detalle? Ya veremos que no.

fujifilm x-t2
Fujifilm X-T2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x-t2
Fujifilm X-T2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La X-T2 junto a su predecesora.

De entrada, con la cámara entre las manos y repasando el diseño, es fácil toparse con diferencias interesantes. La primera, el joystick para controlar el punto de enfoque que tanto nos gustaba en la X-Pro2 y que ahora llega a este modelo. Una buena noticia, sin duda.

También es una novedad que se agradece la incorporación de una segunda ranura para tarjetas SD o descubrir al acercar el ojo al visor electrónico que, aunque se mantiene su resolución, ahora el tamaño es mayor (0,77x de ampliación) y también que el control de luminosidad ha mejorado. Sin duda estamos ante uno de los mejores visores electrónicos del momento.

El monitor de 3 pulgadas y más de un millón de píxeles que vimos en la X-T1 suma a su cualidad de abatible un nuevo eje de movimiento lateral

fujifilm x-t2
Fujifilm X-T2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para los que prefieran trabajar desde la pantalla también hay novedades. El monitor de 3 pulgadas y más de un millón de puntos de resolución –sigue sin ser táctil, eso sí- suma a su cualidad de abatible un nuevo eje de movimiento lateral que puede ser útil en algunas tomas y que, con sus limitaciones de movimiento, recuerda al de la Pentax K-1.

Cámara y acción

Pero aunque el aumento de la resolución y el vídeo 4K –estamos ante la primera X que parece tomarse este tema en serio- copen los titulares, si hay en realidad un dato interesante en la X-T2, ese es su sistema de enfoque.

No solo por el citado joystick (¿hemos dicho ya que nos parece una maravilla?) ni por el aumento de los puntos de enfoque y la zona de cobertura del sistema híbrido en la parte central de la escena, sino por lo que eso significa: la X-T2 quiere ser una cámara todoterreno capaz de lidiar también con la fotografía de acción y deportes. Un terreno hasta ahora vedado para los sistemas sin espejo, con permiso de la Sony A6300 y su prometedor sistema de enfoque.

fujifilm x-t2
Fujifilm X-T2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para demostrar que no se trata del mismo farol que ya hemos oído muchas veces, la X-T2 llega con un menú dedicado a la configuración del enfoque automático que, salvando las distancias, recuerda a lo visto en las gamas EOS 5 y EOS-1 de Canon.

Diferentes modos predefinidos dependiendo del tipo de movimiento del deporte en cuestión –lineal, errático, acelerado- y la posibilidad de configurar de forma provisional los parámetros del enfoque para decidir si por ejemplo queremos dar prioridad al seguimiento de lo que haya en primer plano o si lo que importa es el sujeto sobre el que se haya fijado el foco.

¿Y qué tal funciona? Pronto, tras las pruebas que estos días realizaremos en el circuito de Le Mans, podremos salir de dudas. La lógica invita a pensar que si Fujifilm se atreve a usar este campo de prueba para su cámara, estará bastante segura de la apuesta. Aunque la pregunta no es tanto si la X-T2 enfoca bien como si está a la altura de la competencia que plantean las réflex. Ese es el reto a superar.

fujifilm x-t2fujifilm x-t2fujifilm x-t2fujifilm x-t2
Empuñadura

La empuñadura vertical opcional (VPB-XT2) mejora la ergonomía y amplía prestaciones como la ráfaga (11 fotogramas por segundo) y la autonomía, que crece hasta los mil disparos

fujifilm x-t2
Fujifilm X-T2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x-t2
Fujifilm X-T2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x-t2
Fujifilm X-T2
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x-t2
Fujifilm X-T2
Álvaro Méndez (Quesabesde)

De momento lo que sí podemos comprobar es que el visor electrónico también ha mejorado en cuanto al refresco y tiempo de respuesta entre disparo y disparo al trabajar en ráfaga. El llamado blackout (tiempo con la imagen en negro) se reduce para acercarse más a la sensación de un visor tradicional al disparar en ráfaga.

La velocidad máxima de la ráfaga también crece de 8 a 11 fotogramas por segundo, aunque para ello será necesario recurrir a la empuñadura vertical opcional (VPB-XT2), que no solo mejora el agarre en esta posición y le da más cuerpo a la cámara, sino que también amplía algunas prestaciones como la velocidad de disparo. Resulta interesante también el hecho de que con este accesorio se puede trabajar simultáneamente con tres baterías, alargando así la autonomía hasta los mil disparos.

A por las SLR

Tal y como se esperaba, la Fujifilm X-T2 llega dispuesta a superar algunas de las últimas barreras de los sistemas sin espejo para poder ser una alternativa real a las réflex en todos los terrenos y para todos los fotógrafos. Incluidos los profesionales, claro.

Y es que, por mucho que legiones de embajadores de una u otra marca aseguren llevar años trabajando con tal o cual equipo para cubrir todo tipo de trabajos, a la hora de la verdad basta acercarse a una rueda de prensa o un campo de fútbol para ver que la realidad dista mucho de esa imagen.

La X-T2 pretende superar algunas de las últimas barreras de los sistemas sin espejo para plantear una alternativa real a las réflex en el terreno profesional

fujifilm x-t2
Fujifilm X-T2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Será la X-T2 capaz de ofrecer un rendimiento de enfoque y una velocidad comparables a las que ofrecen las réflex de su mismo rango de precio? De ser así, sin duda estaremos ante un nuevo capítulo en el escaparate de cámaras.

Productos relacionados (3)
15
Comentarios
Cargando comentarios