• Panasonic Lumix G7: la fotografía 4K ya está aquí
  • Olympus M.Zuiko 7-14 mm f2.8 Pro: primeras muestras
Prueba de producto
Fujifilm X-T10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Fujifilm X-T10: primeras muestras

5
21
MAY 2015

Es parte del guion habitual: tras una cámara de prestaciones y precio elevado, toca acercar esa propuesta a un público más amplio con el preceptivo recorte de algunas de sus funciones o características a cambio de un buen puñado de euros menos que el modelo original. No es un mal plan, así que estaba claro que Fujifilm también se apuntaría a la idea tras el notable éxito de su X-T1.

El resultado de esta típica receta fotográfica es la nueva X-T10, que vio la luz hace apenas un par de días. Con ella ya hemos podido pasar unas horas fotografiando en el Mercat del Ninot de Barcelona, que acaba de reabrir sus puertas tras muchos años de obras.

No ha habido tiempo por ahora para una prueba exhaustiva, pero sí para recopilar algunas imágenes de muestra con sus respectivos RAW y ver qué tal nos llevamos con esta nueva X-T10 entre las manos.

Los parecidos con la X-T1 son evidentes y por supuesto buscados desde la compañía. No solo en el diseño exterior o en ese visor central (¿recuperará el visor lateral Fujifilm en la futura X-Pro 2?, se preguntan algunos), sino también en la ergonomía, los acabados y la filosofía de manejo.

Es verdad que no estamos ante una X-T1 y que la diferencia de precio de alguna manera se tiene que notar. Pero pese a que el cuerpo es más pequeño y notablemente más ligero, la sensación entre las manos es buena. Nada de ese tacto plasticoso que a veces hay que tolerar por ahorrarse unos centenares de euros.

¿Y el visor electrónico? La reducción de su tamaño es otro de los recortes a los que ha sido sometida esta X-T10. Pero tenemos noticias tranquilizadoras: aunque se nota (sobre todo si está la X-T1 al lado para comparar), no tenemos ninguna queja del visor electrónico de esta nueva Fujifilm X tras un par de horas de trabajo con ella.

fujifilm x-t10
Fujifilm X-T10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El mismo sensor

Tampoco tienen que preocuparse los que crean que pagar menos significa obtener peores resultados. La X-T10 incorpora el mismo sensor CMOS de 16 megapíxeles con tecnología X-Trans que su hermana mayor, así que no cabe esperar sorpresas al respecto.

Al menos, claro, si no perdemos de vista el papel de la óptica. Algo especialmente importante en una cámara que se comercializa en su kit más económico (800 euros) con el sencillo zoom Fujinon XC 16-50 mm f3.5-5.6 OIS, que es precisamente el que hemos usado para realizar esta primera galería de muestras.

Pese a las evidentes similitudes entre ambas cámaras, la X-T10 es ligeramente más pequeña que la X-T1 y cuenta con flash integrado. Sin embargo, pierde el dial propio para controlar la sensibilidad, el cuerpo no está sellado y el visor es más pequeño

fujifilm x-t10
Fujifilm X-T10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No hace falta ni decirlo, pero por si acaso, ahí va: si queremos obtener con la X-T10 los mismos resultados que ofrece la X-T1, es importante invertir también en una buena óptica. Con el 18-55 mm f2.8-4 el presupuesto ya supera los mil euros, pero es una opción a tener muy en cuenta.

Puesto que al fin y al cabo se trata de buscar diferencias respecto al modelo superior y ver hasta qué punto merece la pena la propuesta de Fujifilm, es obligatorio detenerse en el disparo en ráfaga. Aparentemente nada ha cambiado, puesto que esta X-T10 sigue presumiendo de una velocidad más que notable de 8 disparos por segundo.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Fujifilm X-T10 y un objetivo Fujinon 16-50 mm f3.5-5.6 XC OIS.

Pero basta escoger en el nuevo dial de la parte superior izquierda la modalidad de disparo a máxima velocidad para darse cuenta de lo que ha cambiado respecto a la X-T1. Y es que el nuevo modelo dispone de un buffer muy limitado con el que apenas podemos llegar a los 10 disparos consecutivos. Para quienes esto suponga un problema, la solución pasa por conformarse con el modo de disparo a 3 fotogramas por segundo para no tener así esa limitación del buffer.

Enfocando

Hablando de diales, otro detalle de la X-T10 es que cuenta con un interruptor dedicado a activar un modo totalmente automático. Un guiño evidente a los usuarios noveles que se acerquen a esta cámara tentados por su diseño y sus prestaciones pero que de entrada no quieran complicarse mucho la vida.

¿Y el enfoque? Y es que la X-T10 llega de serie con las mismas mejoras en el modo de enfoque continuo que dentro de poco llegarán a la X-T1 mediante una actualización de firmware. Novedades que, por cierto, centran gran parte del discurso oficial de Fujifilm a la hora de presentar esta cámara.

fujifilm x-t10fujifilm x-t10fujifilm x-t10fujifilm x-t10fujifilm x-t10fujifilm x-t10
Prometedora

La X-T10 ofrece prestaciones interesantes y un precio competitivo. Una fórmula que está claro que funciona

fujifilm x-t10
Fujifilm X-T10
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x-t10
Fujifilm X-T10
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x-t10
Fujifilm X-T10
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x-t10
Fujifilm X-T10
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x-t10
Fujifilm X-T10
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm x-t10
Fujifilm X-T10
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Nos ha faltado tiempo y ópticas más capaces para comprobar su rendimiento, pero lo poco que hemos visto nos convence a medias. La detección facial puede parecer un detalle menor, pero lo cierto es que se agradece en muchas situaciones. Y el sistema de zonas del renovado autofoco combinado con el modo híbrido de los puntos centrales también funciona con una agilidad notable.

Sin embargo es a la hora de seguir el movimiento cuando la X-T10 nos recuerda que en este ámbito las cámaras réflex todavía les sacan ventaja a los modelos sin espejo. Dicho de otro modo: enfoque mejor y más rápido que el resto de modelos X que han pasado por nuestras manos, pero –al menos esa es la sensación tras esta rápida prueba- no tanto como las réflex de gama media y similar precio.

Competitiva

Pero más allá de estos detalles que habrá que ir desgranando, sin duda estamos ante una cámara que promete en el escaparate de este próximo verano. Interesantes prestaciones y precio competitivo: una fórmula que está claro que funciona.

Una cámara, que eso sí, tendrá que enfrentarse tanto a las réflex que compiten en este mismo segmento medio y que siguen teniendo mucho tirón –aunque su diseño no sea tan clásico y atractivo- como a la competencia sin espejo, con unas renovadas Olympus OM-D E-M5 Mark II y Panasonic Lumix DMC-G7 que también tienen mucho que decir en esta categoría.

fujifilm x-t10
Fujifilm X-T10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Productos relacionados (2)
5
Comentarios
Cargando comentarios