• Panasonic Lumix TZ25: toma de contacto y muestras
  • Nikon D800: toma de contacto
UN ZOOM PARA LAS X

Fujifilm X-S1: toma de contacto y muestras  

6
FEB 2012

¿Es la X-S1 otra compacta de zoom estratosférico? Podría parecerlo, pero esa X que abandera en su nombre y que tantas alegrías le ha reportado últimamente a Fujifilm denota sus ambiciosas pretensiones. Aupándose en un potente zoom de 26 aumentos y con el mismo CMOS de 2/3 de pulgada y 12 megapíxeles que la X10, este par de buenos argumentos se combinan con un contundente diseño y un visor electrónico que está a la altura de las circunstancias. Un apetitoso menú al que, como siempre, habrá que hincar el diente.

Ya tuvimos ocasión de trastear durante unas horas con la Fujifilm X-S1 hace tres semanas. Fue durante el salón CES de Las Vegas, más concretamente en el incomparable marco del Red Rock Canyon. Pero la cámara era sólo un prototipo, y ha habido que esperar alguna semana más para conseguir una unidad lista para desembarcar en los escaparates.

Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tras esas impresionantes líneas se esconde un zoom de 24-624 milímetros y el mismo CMOS de 12 megapíxeles que ha aupado a la X10 hasta lo más alto del segmento de cámaras compactas de objetivo integrado.

Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Son estas credenciales suficientes para que calidad y zoom largo dejen de ser por fin un oxímoron? Mientras seguimos comprobándolo, y tras un par de días de intensa convivencia con ella, ya podemos adelantar unas primeras galerías de muestras e incluso atrevernos a desgranar los puntos más interesantes de esta nueva X.

Un diseño más SLR que nunca

Basta con echar mano de la hemeroteca y toparse con aquella FinePix S100FS para recordar que no es ésta la primera que vez Fujifilm juega a concebir una compacta de zoom largo con aspiraciones a plantar cara en diseño y prestaciones a los modelos SLR.

Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De hecho, aquella cámara bien podría ejercer el papel de abuela de la X-S1. De ella toma prestadas la nueva Fujifilm muchas de las ideas que marcan esta voluminosa compacta, empezando por el anillo mecánico para el zoom y una rueda para el enfoque manual (rueda que, por cierto, no estaría de más que pudiera ejercer alguna otra función cuando el enfoque es automático).

Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sin entrar por ahora en muchos detalles, entre las manos la X-S1 cumple con las expectativas ergonómicas que promete su contundente apariencia y ese "Made in Japan" impreso en la zona trasera. El acabado rugoso y las estrías de goma de la óptica no acaban de convencernos estéticamente, pero es una simple cuestión de gustos. Eso sí, si la idea era dar a la cámara un aspecto imponente y resistente, misión cumplida.

Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de un surtido de accesos directos en la parte trasera, a la izquierda de la pantalla -siempre resultan más cómodos a la derecha, por cierto- también disponemos de dos mandos configurables.

Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Entre los botones destaca también uno para la grabación de vídeo, un segundo para controlar la modalidad de disparo en ráfaga y una rueda al alcance del pulgar que resulta muy útil al trabajar con los modos manuales. Lástima que Fujifilm no se haya estirado incluyendo un segundo dial de control. Por espacio, no será.

Visor electrónico en condiciones

Uno de los puntos débiles de este tipo de cámaras es siempre el visor electrónico. La X-S1 se presenta con los deberes hechos y un visor de 0,47 pulgadas con una resolución de 1,4 millones de puntos. Unas cifras que se notan al acercar el ojo al ocular: con buena luz el comportamiento del visor es excelente e incluso en escenas con iluminación más compleja se defiende muy bien en lo que respecta a refresco y control del ruido.

Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque sin llegar a ser el mejor visor electrónico que nos hemos echado al ojo últimamente, es sin duda el mejor utilizado hasta la fecha en una de estas compactas de zoom largo. El ocular integra un sensor para pasar automáticamente de la pantalla trasera al visor electrónico. Aunque el cambio es bastante rápido, la posición lateral de este sensor puede dar algún que otro quebradero de cabeza a los usuarios con gafas.

Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los menús de pantalla, un tanto más enrevesados y poco ágiles de lo que nos gustaría, siguen respondiendo a la estética clásica de las cámaras de Fujifilm. También es verdad que el citado surtido de accesos directos nos evitará tener que pasar por ellos en la mayoría de ocasiones.

Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La puesta en marcha de la cámara se demora casi 3 segundos, incluso con el modo de "inicio rápido" activado. También es mejorable el tiempo de respuesta a la hora de trabajar en RAW: la cámara necesita unos 4 o 5 segundos para almacenar la imagen en la tarjeta de memoria.

Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Durante ese tiempo el disparo y el enfoque siguen activos, pero se bloquea el acceso a los menús, con lo que no es posible cambiar la sensibilidad. Más preocupante es que en ese momento tampoco podemos alternar el uso de la pantalla trasera con el visor electrónico.

Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con una velocidad de disparo máxima de 7 fotogramas por segundo (10 si reducimos el tamaño del archivo), estos dos modos sólo son operativos cuando trabajamos en JPEG y quedan limitados a media docena de disparos. Del mismo modo, tras agotar el "buffer" habrá que esperar casi 10 segundos a que las imágenes se graben en la tarjeta (y eso trabajando con una tarjeta de alta velocidad) para poder revisar las fotografías. La buena noticia es que tampoco en este caso la cámara se bloquea totalmente.

Un zoom renovado

Con un alcance más moderado que el visto en algunas de las últimas cámaras de la firma, esta X-S1 "se conforma" con una óptica de 26 aumentos que rinde unas focales equivalentes a 24-624 milímetros y una luminosidad máxima de f2.8-5.8.

Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El zoom mecánico, como siempre, resulta muy cómodo en su manejo. Al menos para las instantáneas, porque intentar cambiar de focal durante la grabación de una secuencia de vídeo sin que la trepidación la arruine resulta bastante complicado.

Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con una distancia mínima de enfoque de 1 centímetro, el comportamiento del sistema de autofoco es más que correcto. En la inmensa mayoría de situaciones resulta ágil y preciso, aunque es cierto que hay unas décimas de segundo de duda antes de ponerse en marcha (efectivamente, no es el más rápido del mundo).Por otro lado, nos hemos topado con alguna confirmación de foco errónea de forma muy puntual.

Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El sistema manual, por su parte, nos ha parecido muy cómodo. El accionamiento con el anillo propio, de giro libre, es suave y rápido, y cuenta con la ayuda de una ampliación automática en pantalla. En caso de duda, basta con pulsar el botón trasero de bloqueo de enfoque y exposición para que la cámara nos confirme el punto de foco.

Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tal y como se aprecia en las fotos de muestra, la óptica tiene un comportamiento en línea con lo que puede esperarse de este tipo de objetivos que pretenden abarcar tanto. La distorsión está bien controlada y el nivel de detalle es correcto incluso en el extremo, pero las esquinas de la imagen se resienten, especialmente en la posición más angular.

Muestras: zoom
Fotografías realizadas con una Fujifilm X-S1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.
24 mm
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.
624 mm

Respiramos también aliviados al comprobar que uno de los problemas más habituales en los modelos de zoom largo (las aberraciones cromáticas en forma de halos púrpura en las zonas más contrastadas) están bajo control.

Sensor X

Como ya hemos adelantado, la X-S1 utiliza el mismo CMOS de 2/3 de pulgada y 12 megapíxeles de la X10. De entrada, eso es una especie de garantía de éxito que delega en la óptica buena parte de la responsabilidad de los resultados.

Muestras: 12 MP
Fotografías realizadas con una Fujifilm X-S1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.

Y es que este CMOS con tecnología EXR ya ha demostrado que su tamaño, algo más grande que el del resto de captores integrados en compactas de gama alta, le permite ofrecer un rendimiento ligeramente superior en lo que respecta al control del ruido.

Muestras: 12 MP
Fotografías realizadas con una Fujifilm X-S1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.

Eso mismo ocurre en esta X-S1, que por fin es capaz de combinar un zoom todoterreno con unos resultados que no son como para echarse a llorar al llegar a 800 ISO. Con las limitaciones lógicas que sigue teniendo un sensor relativamente pequeño, tanto el rendimiento con sensibilidades altas como el rango dinámico -aunque en menor medida este último punto- convierten a esta X-S1 como un prometedor referente de calidad dentro del segmento de cámaras de zoom largo.

Muestras: sensibilidad
Fotografías realizadas con una Fujifilm X-S1. Haz clic en la imagen para ver un recorte al 100%.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1. haz clic en la imagen para ver un recorte al 100%.
100 ISO
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1. haz clic en la imagen para ver un recorte al 100%.
200 ISO
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1. haz clic en la imagen para ver un recorte al 100%.
400 ISO
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1. haz clic en la imagen para ver un recorte al 100%.
800 ISO
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1. haz clic en la imagen para ver un recorte al 100%.
1.600 ISO
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1. haz clic en la imagen para ver un recorte al 100%.
3.200 ISO
Muestras: sensibilidad alta
Fotografías realizadas con una Fujifilm X-S1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.
fotografías realizadas con una fujifilm x-s1.

En cualquier caso, nada mejor que echar un vistazo a las fotografías recopiladas durante estas primeras horas de convivencia con la X-S1 (la climatología no ha acompañado demasiado, por cierto) y jugar un poco con los archivos RAW para empezar a sacar conclusiones.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Fujifilm X-S1. Haz clic en la imagen para descargar el archivo RAW original.
Cóctel a tres bandas

Pese a que siempre hemos mirado con cierto escepticismo este tipo de compactas de zoom largo, tras pasar unas horas con la Fujifilm X-S1 no nos ha sorprendido demasiado comprobar que estamos ante la más completa de su categoría y la que más se acerca a esa idea de cámara SLR.

La receta no tiene ningún misterio: una óptica polivalente y de calidad, un sensor que ya ha demostrado sus posibilidades y un diseño en condiciones coronado por un buen visor electrónico. Combinando estos elementos, lo lógico es que el resultado sea bueno. Y por ahora, ésa es la sensación con que nos quedamos.

Fujifilm X-S1
Fujifilm X-S1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También es verdad que el precio a pagar por esta suculenta propuesta no será un detalle menor. Algo que, por cierto, ya parece una de las señas de identidad de la gama X de Fujifilm. A la espera de que la compañía confirme el precio final de venta para el mercado español, cabe recordar que en su momento se habló de más de 600 euros. Mejor tenerlo presente para evitar sustos.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar