Crónica

No habrá relevo para la Fujifilm X-Pro1 en 2013 ni sucesora de la XF1

4

La firma mostró ayer en Barcelona las recientemente presentadas X-E2 y XQ1

Fujifilm X-E2
Fujifilm X-E2
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La X-E2 rodeada de turistas en la Casa Batlló de Barcelona.
30
OCT 2013
Texto y fotos: Iker Morán   |  Barcelona

Las protagonistas de la jornada eran las nuevas X-E2 y XQ1, anunciadas hace unas semanas y que aterrizaban ayer en las oficinas de Fujifilm en Barcelona. Pero como suele ocurrir siempre en la actualidad tecnológica, el futuro manda más que el presente, y al final las ausentes acabaron reclamando también sus titulares.

¿Para cuándo el relevo de la ya veterana X-Pro1? ¿Supone la llegada de la XQ1 el fin de la XF1? Preguntas obligadas que no tardaron en surgir y convertirse –con permiso de las dos nuevas cámaras anunciadas y del Fujinon XF 23 mm f1.4, que también andaba por allí- en el centro del debate.

Fujifilm X-E2
Fujifilm X-E2
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Fujifilm X-E2
Fujifilm X-E2
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

No habrá X-Pro2 (o como quiera que se llame esa futurible cámara) en lo que queda de año, certificaron desde la compañía por si todavía quedaba alguna esperanza. Una confirmación que, más allá de las quinielas sobre el calendario de la renovación, lleva a pensar que Fujifilm quiere aprovechar ese lanzamiento para dar un puñetazo sobre una mesa en la que cada vez hay más competencia en clave de formato completo.

Fujifilm XQ1
Fujifilm XQ1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sin más detalles sobre esos planes para 2014, tampoco hay sorpresas acerca del relevo de la XF1. O mejor dicho, el no-relevo ahora que la XQ1 ha llegado para ocupar ese lugar. Será esta nueva compacta la que se encargue de acercar la gama X a los bolsillos más pequeños, por lo que no tiene mucho sentido pensar en una futura XF2, apuntaron portavoces de la compañía.

Estreno en la Casa Batlló

Pero más allá de la teoría y de la hoja de ruta, la idea era estrenar los dos nuevos modelos de la familia X. Y qué mejor lugar para ello que la Casa Batlló de Antoni Gaudí, esa especie de hermana pequeña de la famosísima y cercana Pedrera (Casa Milà), para probar la nueva hermana pequeña de la X-Pro1. Todo encaja.

Aunque aparentemente poco ha cambiado en la X-E2 respecto a su predecesora, en realidad desde la firma enumeran nada menos que 60 mejoras en este salto generacional.

Fujifilm X-E2
Fujifilm X-E2
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Fujifilm XQ1
Fujifilm XQ1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Mención especial merece el renovado sistema de enfoque híbrido, que más allá de presumir de ser el más rápido del mundo –con las correspondientes matizaciones que siempre requieren este tipo de afirmaciones-, ha demostrado en este primer contacto un compartimiento mejorado. Y esquivar a los cientos de turistas que contemplaban extasiados los mosaicos y las curvas gaudianianas no es una tarea sencilla.

Al menos con el zoom 18-55 mm f2.8-4 que la acompaña, porque el nuevo 23 mm f1.4 parece ir un paso por detrás en este terreno. Eso sí, la construcción y la presencia de este objetivo fijo están a la altura de su precio: unos 930 euros.

Fujinon XF 23 mm f1.4
Fujinon XF 23 mm f1.4
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Fujinon XF 23 mm f1.4
Fujinon XF 23 mm f1.4
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Buenas sensaciones también las que entre las manos transmite la XQ1. A cambio de dejar a un lado el sistema mecánico del zoom de la XF1, reduce considerablemente sus dimensiones. Unido a prestaciones como el nuevo sensor –heredado de la X20-, la apertura máxima de f1.8 y la conexión Wi-Fi, esta cámara se convierte en una de las bolsilleras más prometedoras de la temporada.

Y es que, a la espera de ese posible golpe de efecto para 2014 y con los rumores –poco fundados y faltos de sentido- sobre un salto al formato completo rondando con insistencia, por ahora esta renovación por partida doble parece dar a Fujifilm oxígeno para mantenerse arriba los próximos meses.

4
Comentarios
Cargando comentarios