• Pentax K-3: análisis
  • Canon 200-400 mm f4 EF L IS USM Extender 1.4x: prueba de campo
Prueba de producto
Fujifilm Instax Mini 90 Neo Classic
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Fujifilm Instax Mini 90 Neo Classic: análisis

3
23
JUN 2014
Texto: Calvin Dexter  |  Fotos: Álvaro Méndez

Algunos vaticinaron la muerte del vinilo hace años y se equivocaron. Fujifilm está empeñada en demostrar que las predicciones anunciando el fin de la película también eran erróneas. Y prueba de ello es la Instax Mini 90 Neo Classic, la nueva incursión de la firma en el terreno de las cámaras de fotografía instantánea que aglutina clasicismo, diseño retro y amor por las sales de plata. Sujetar la Mini 90 entre las manos es un placer. Disparar con ella es una vuelta al pasado con un pie en el presente y la mirada puesta en el futuro.

La nueva Fujifilm Instax Mini 90 Neo Classic llega con las ideas claras y algunas –que no todas- lecciones bien aprendidas. Lejos de conformarse con ser otra más, esta nueva apuesta en el terreno analógico de la compañía japonesa aspira a convertirse en el buque insignia de la cada vez más amplia y consolidada saga de cámaras Instax.

Fujifilm Instax Mini 90 Neo Classic
Fujifilm Instax Mini 90 Neo Classic
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dadas sus dimensiones comedidas -cabe en la palma de la mano- y sus menos de 300 gramos de peso, la Mini 90 Neo Classic es una buena compañera de viajes y aventuras fotográficas. También es ese gadget hecho a medida para que nos convirtamos en el centro de atención, ese juguete que consigue arquear cejas y al que todos quieren echarle el guante nada más verlo. Una cámara, en definitiva, que pide a gritos que la toqueteen.

Diseño X

Al igual que las digitales X100 y X100S, esta Instax cuenta con un diseño retro que encaja a la perfección con el tipo de fotografía que ofrece. Construida en plástico, entre las manos transmite una sensación de robustez y firmeza. La disposición de los botones es correcta -mucho mejor que en la Instax Mini 50S- y el uso de la cámara en general no plantea ningún inconveniente.

fujifilm instax mini 90 neo classicfujifilm instax mini 90 neo classicfujifilm instax mini 90 neo classicfujifilm instax mini 90 neo classicfujifilm instax mini 90 neo classicfujifilm instax mini 90 neo classic
Diseño vertical

Robusta entre las manos y concebida para su uso en posición vertical, la Instax Mini 90 Neo Classic incorpora un panel con información sobre las fotos restantes y la batería, que esta vez es recargable

fujifilm instax mini 90 neo classic
Fujifilm Instax Mini 90 Neo Classic
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm instax mini 90 neo classic
Fujifilm Instax Mini 90 Neo Classic
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm instax mini 90 neo classic
Fujifilm Instax Mini 90 Neo Classic
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm instax mini 90 neo classic
Fujifilm Instax Mini 90 Neo Classic
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm instax mini 90 neo classic
Fujifilm Instax Mini 90 Neo Classic
Álvaro Méndez (Quesabesde)
fujifilm instax mini 90 neo classic
Fujifilm Instax Mini 90 Neo Classic
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una advertencia para los amantes de las tomas panorámicas: por si quedaba alguna duda, ésta es una cámara concebida para su uso en posición vertical. Así, resulta casi imposible sujetarla horizontalmente debido a la proximidad del objetivo al extremo derecho del cuerpo, donde también se ubica el botón de disparo. Del mismo modo, si queremos usar un trípode sólo podremos hacerlo con la cámara en vertical.

Las instantáneas de 86 x 54 milímetros (la imagen ocupa en realidad una superficie de 62 x 46 milímetros) salen por uno de los laterales. Por su parte, el interruptor de encendido está situado junto al flash y envuelve uno de los dos botones de disparo, y lo cierto es que operar con él no es todo lo cómodo que nos gustaría.

fujifilm instax mini 90 neo classic
Fujifilm Instax Mini 90 Neo Classic
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Siguiendo la estela de las digitales X100 y X100S, esta Intax cuenta con un diseño retro que encaja a la perfección con su filosofía

El objetivo cuenta con una pequeña rueda que podemos mover a izquierda y derecha para seleccionar el modo de disparo. Aunque a primera vista parece una propuesta interesante, ésta no se puede usar mientras encuadramos por el visor, ya que hay que comprobar qué modo hemos seleccionado mirando en la pequeña pantalla de la parte posterior. Y es que, desgraciadamente, el diminuto visor no ofrece ningún tipo de información al respecto.

Además de este panel con información sobre la batería y las fotos restantes, en la parte posterior también disponemos de diferentes botones para ajustar el disparo, si bien es cierto que no hay nada parecido a un modo de exposición manual.

Más opciones

Una de las novedades más importantes que presenta la Mini 90 Neo Classic es que en ella se ha prescindido de las pilas de tipo CR2 y se ha optado por una batería recargable. Sin duda una gran idea.

De entre todo el elenco de cámaras Instax, la Mini 90 es la que mayores posibilidades de control ofrece. Así, podemos activar o desactivar el flash, disparar en modo macro, ajustar varios tipos de exposición, tirar de temporizador e incluso realizar exposiciones largas con el modo bulb.

fotografía química cámaras instantáneas
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
fotografía química cámaras instantáneas
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Aunque el macro funciona relativamente bien, su relación con el visor es del todo ficticia. En este sentido, resulta imposible disparar en dicho modo y encuadrar a través del visor debido a la distancia que hay entre éste y el objetivo. El resultado mejorará si alejamos el ojo del visor y encuadramos como podamos con la cámara y mucha intuición.

Aunque es cierto que esta Instax hace un buen trabajo seleccionando la mejor exposición en cada toma, también podemos aclararla u oscurecerla mediante unos botones situados en la parte posterior del cuerpo.

En cuanto al temporizador, cabe destacar la opción que permite tomar también dos fotos seguidas en lugar de una para asegurar el disparo. Y con respecto al flash, quienes se animen a usarlo descubrirán que les da un toque peculiar a las instantáneas, muy en la línea de Terry Richardson.

El modo para realizar dobles exposiciones ofrece unos resultados bastante imprevisibles

fotografía química cámaras instantáneas
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Además de los ya mencionados modos macro y bulb, la Instax Mini 90 Neo Classic cuenta con opciones de disparo para paisaje, interiores con poca luz y escenas con movimiento, además de un interesante pero incontrolable modo para dobles exposiciones. El resultado no siempre es el esperado y las imágenes tienden a quedar sobreexpuestas, pero ahí está la gracia del asunto: no saber qué imagen va a salir. Lo mejor, como siempre, es experimentar, dejarse llevar y esperar de todo menos ciencias exactas.

Al igual que la Mini 50S o la Mini 8, el objetivo que acompaña a esta nueva Instax es un 60 milímetros con una apertura fija de f12.7 y una gran profundidad de campo que da mucho juego (aquí no hay bokeh que valga). Pese a ello la cámara cuenta con tres distancias de enfoque distintas -macro, estándar y paisaje-, y al igual que sucede con el modo de doble exposición el resultado no siempre será el esperado.

fujifilm instax mini 90 neo classic
Fujifilm Instax Mini 90 Neo Classic
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Ésta es la Instax que mayores posibilidades de control ofrece: flash, temporizador, modos macro y bulb, ajustar la exposición...

Menos aún si escaneamos las diminutas instantáneas que produce la cámara y las vemos en la pantalla del ordenador a gran tamaño. Entonces nos damos cuenta –por si quedaba algún resquicio de duda al respecto- de que esta Instax está lejos de ofrecer la nitidez de imagen de cualquier cámara digital medianamente decente. Aunque ése no es su objetivo, ni mucho menos.

La cámara sigue tirando de película Fujifilm Mini Instax Film, que tan buenos resultados le está dando a la compañía. A día de hoy se pueden comprar paquetes de dos cargas -con una decena de fotos en cada uno- por unos 15 euros. Es decir, cada foto nos sale por unos 0,75 euros, lo que para muchos será una fortuna –sobre todo si no han visto lo que cuestan las cargas de The Impossible Project para Polaroid-, mientras que habrá quienes crean que una foto en papel bien vale esos céntimos.

Magnetismo y diversión

La Fujifilm Instax Mini 90 Neo Classic es una de esas cámaras con magnetismo. Llamémosle pasión por la película, nostalgia o simples ganas de alardear de producto cool delante de aquel amigo moderno que todos tenemos, pero el caso es que es una cámara que gusta a primera vista.

Pasar por caja ya es otro tema, claro. Porque el precio de este juguete anda sobre los 150 euros, y si bien es cierto que no es precisamente un capricho caro, este importe supera con creces los de la Mini 50S (unos 100 euros) y Mini 8 (70 euros).

fujifilm instax mini 90 neo classic
Fujifilm Instax Mini 90 Neo Classic
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Bonita y aparente, sus prestaciones y calidad están a la altura de lo que cabe esperar de una cámara que prioriza facilidad de uso y diversión

La Mini 90 Neo Classic es la última en llegar e incorpora algunas prestaciones interesantes y útiles, pero es importante reflexionar un poco sobre cómo vamos a usar una cámara de fotografía instantánea antes de lanzarnos de cabeza a por el buque insignia en vez de optar por un modelo de menor reclamo visual y más asequible.

Disparar con la Mini 90 es una gozada. Es bonita y aparente, y tanto sus prestaciones como la calidad están a la altura de lo que cabe esperar de una cámara instantánea que prioriza facilidad de uso y diversión. Los hipsters -y los no tan hipsters- con 150 euros en el bolsillo están de enhorabuena.

3
Comentarios
Cargando comentarios