• Panasonic Lumix G3: análisis
  • Samsung Galaxy Note: primeras impresiones
Prueba de producto
COMPACTA "PREMIUM" CON UN TOQUE DE X100

Fujifilm X10: toma de contacto

 
5
SEP 2011
Iker Morán   |  Berlín / Barcelona

Destinada a ser una de las cámaras más interesantes de la temporada, la Fujifilm X10 ha centrado casi todo el interés fotográfico en la feria IFA de Berlín. Ha sido allí donde hemos podido pasar unos minutos con este modelo de 12 megapíxeles que, apoyándose en el prestigio y la atención que ha cosechado la X100 durante los últimos meses, pretende auparse a lo más alto del competido segmento de las compactas de gama alta. Aunque aún es pronto para saber si lo conseguirá -merced entre otras cosas al captor de 2/3 de pulgada-, sus prestaciones, diseño y filosofía prometen dar mucho que hablar.

¿Una X100 en miniatura? ¿Una X100 para todos los públicos? Por mucho que repitamos que en realidad la Fujifilm X10 y la X100 son cámaras totalmente diferentes, las comparaciones son inevitables. De hecho, y por si la denominación utilizada no fuera suficiente, basta con colocar este modelo cerca de su hermana mayor para darse cuenta de que a Fujifijlm no le disgusta nada ese juego.

Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Anunciada hace sólo cuatro días, QUESABESDE.COM ya ha podido echarle el guante a una de las tempranas unidades de preproducción que circulaban estos días por la feria IFA.

Con algunas funciones todavía a medio cocinar -ni hablar de acercar una tarjeta de memoria para llevarse unas muestras de recuerdo, nos advierten-, este primer y rápido contacto con la X10 nos permitirá descubrir más de cerca cómo es una de las compactas más deseadas del momento.

Gama X

Fujifilm ya lo dijo incluso antes de que la X100 llegara a los escaparates: aquello era sólo el primer paso hacia la creación de una nueva gama de cámaras enfocadas a usuarios avanzados. Es en ese contexto donde se enmarca la X10, que pierde la denominación FinePix por el camino y se convierte en el segundo modelo de esta gama "X".

Fujifilm X100 y X10
Fujifilm X100 y X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm X100 y X10
Fujifilm X100 y X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como era de imaginar -y de esperar en una compacta cuyo precio andará entre los 500 y los 600 euros-, la construcción y los acabados son excelentes. Diseño elegante y muy austero, con un frontal monocromo y casi totalmente limpio, y guiños más que evidentes a las líneas retro de la X100 definen esta nueva compacta.

Fujifilm X100 y X10
Fujifilm X100 y X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Es mucho más pequeña que su hermana mayor? Aunque comparando los dos cuerpos las diferencias no parecen muy grandes, entre las manos esa sensación es más pronunciada gracias a la diferencia de peso y grosor.

Fujifilm X100 y X10
Fujifilm X100 y X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm X100 y X10
Fujifilm X100 y X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Cómo no, en algunos detalles hay cierto margen de mejora. Por ejemplo, el dial posterior que permite controlar la velocidad de obturación y el diafragma resulta un poco endeble. Pero que no cunda el pánico: antes de que nos dé tiempo a fruncir el ceño, desde Fujifilm nos comentan que algunos rasgos de la cámara se mejorarán en el diseño final del cuerpo.

Fujifilm X100 y X10
Fujifilm X100 y X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, y por muy quisquillosos que nos pongamos, resulta evidente que la firma ha sabido trasladar el encanto de la X100 a un formato más compacto.

Un buen comienzo

Si de lo que se trata es de ganarse al público con un golpe de efecto, la X10 se guarda bajo la manga un buen truco nada más comenzar a trabajar con ella: el interruptor principal de la cámara se ha integrado en el anillo del zoom. Puede parece una tontería, pero en realidad se trata de una posición muy cómoda que permite una puesta en marcha ágil.

Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A diferencia de la X100, aquí sí disponemos de un zoom óptico. Se trata, más concretamente, de un objetivo de 28-112 milímetros con una luminosidad máxima de f2-2.8. Aunque es cierto que ésta es una característica común a todos los modelos de este segmento, la X10 se desmarca con un anillo mecánico para controlar las focales.

Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con un deslizamiento muy suave a lo largo de todo el recorrido, según las explicaciones dadas por los técnicos de la firma tampoco éste es un detalle casual: se han utilizado los mismos mecanismos, engranajes y engrase que emplean las ópticas Fujinon usadas en cámaras de vídeo profesional.

Aunque el citado anillo dispone de marcas para diferentes focales (28, 35, 50, 85 y 112 milímetros) no hay muescas ni clics intermedios en estos puntos. Puede que algunos también echen de menos un anillo de enfoque manual (esa función se controla desde el dial trasero de la cámara), pero por lo visto su incorporación hubiera repercutido demasiado en el tamaño del objetivo y del conjunto.

Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Las dimensiones de la óptica, que se despliega en un solo segmento, no son excesivas si tenemos en cuenta que la X10 emplea un sensor de tamaño algo mayor que el usado por los modelos de la competencia (2/3 de pulgada frente a 1/1,7 y 1/1,8) y que, por tanto, el círculo de imagen a cubrir es también algo más grande.

Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es importante destacar que, a diferencia de la X100, aquí sí disponemos de un estabilizador óptico que promete una mejora de hasta 4 pasos en la velocidad de disparo. "Uno más que la Canon G12", apuntan orgullosos desde la compañía.

Visor óptico

Precisamente igual que la citada PowerShot de Canon o que la Nikon Coolpix P7100, la X10 dispone de un visor óptico directo. Ocurre sin embargo que esta prestación que, reconozcámoslo, pasa bastante desapercibida en los citados modelos de la competencia, aquí se ha convertido en uno de los principales temas de conversación.

Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El motivo es evidente: muchos esperaban que el excelente visor híbrido de la X100 estuviera también presente en la configuración de este modelo. Según nos explican, se trata de algo que -al menos por ahora- no resultaba posible implementar en un cuerpo de estas dimensiones. ¿Por qué no entonces una cámara un poco mayor? Segmentación, precio... razones que, posiblemente, van más allá de los meros argumentos técnicos o fotográficos.

Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si se trata de consolarse, hemos podido comprobar que el visor es muy luminoso y amplio. Con una cobertura del 85%, ¿qué se ve a través de él? Efectivamente, ni más ni menos que la escena a la que estemos apuntando. Sin marcas de encuadre ni ningún tipo de información, el visor se limita a moverse para acompañar al zoom.

Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque el objetivo sí se cuela en un extremo del encuadre, a no ser que coloquemos el parasol opcional esta intromisión no resulta demasiado molesta.

Por otra parte, en la unidad probada hemos detectado ciertas aberraciones cromáticas (halos púrpuras) en los extremos del visor. También en este caso, desde la firma nos invitan a tener paciencia hasta ver el comportamiento de una unidad final.

Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lo mismo ocurre con el funcionamiento del enfoque automático. Aunque bastante ágil, sí hemos detectado que la reacción inicial desde que presionamos el disparador a medio recorrido es algo lenta. Confiemos que las X10 que lleguen a las tiendas mejoren este punto.

CMOS en lugar de CCD

Frente a los captores de tipo CCD que utilizan todos los modelos de este segmento de compactas avanzadas, la X10 apuesta por un CMOS personalizado con la estructura EXR de Fujifilm.

Aunque no entraremos ahora a recordar las funciones asociadas a este tipo de captor -muchas compactas de la firma ya las ofrecen-, sí será interesante ver su comportamiento en un modelo como éste, al que cualquier mejora en el control del ruido y el rango dinámico le vendrá muy bien para conseguir liderar esta categoría.

Como es bien sabido, los sensores CMOS son más rápidos que los CCD. Ello le permite a esta compacta presumir de una velocidad de disparo de 7 fotogramas por segundo en un escaparate en el que esta prestación no suele ser una de las más boyantes.

Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero por muy rápido que sea el captor, hace falta un procesador y un buffer que le sigan el ritmo. Algo que no estamos muy seguros de que vaya ocurrir, o al menos con la suficiente eficacia como para poder hablar de la X10 como una cámara veloz.

El peligro es que suceda algo parecido a lo que pasaba con la X100, cuyo proceso de escritura en la tarjeta se demora un poco más de la cuenta y obliga a esperar unos segundos tras apurar la ráfaga. De momento, en este caso hemos podido constatar que -al menos en la unidad de preproducción probada- la captura en formato RAW conlleva una espera de unos 3 segundos antes de volver a disparar y provoca que los menús de la cámara queden inaccesibles durante unos 7 segundos.

De la mano del este sensor CMOS, la X10 también ofrece una prestación inédita entre este tipo de modelos: la grabación de vídeo Full HD. Aunque es cierto que se trata de una función un tanto secundaria en una cámara con una filosofía tan fotográfica como ésta, también es verdad que puede desempeñar un papel más importante que el ignorado vídeo HD de la X100.

Una firme candidata al trono

En apenas unos años, el sector de las compactas de gama alta ha pasado de ser un pequeño reducto del mercado a una de las zonas más animadas e interesantes. Al menos para los usuarios dispuestos a dejarse unos centenares de euros, claro.

Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Esta nueva Fujifilm X10 se cuela en este catálogo dispuesta a dar mucha guerra. Aunque parece que la compañía apunta todas sus armas hacia la Canon G12, en realidad la reciente Nikon P7100 y la Olympus XZ-1 también son competencia directa. Eso por no hablar de las más pequeñas de la familia, como la Canon S95 y la Panasonic LX5.

Fujifilm X10
Fujifilm X10
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con tantos pretendientes, hay que reconocer que la carta de presentación de la X10 la sitúa como una firme candidata al trono. Argumentos no le faltan: diseño exquisito, sensor algo más grande, funcionamiento más veloz, vídeo Full HD... y por supuesto el tirón mediático de la X100. Algunos de ellos ya hemos podido probarlos. Para el resto, todavía tendremos que esperar un poco.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar