• Canon PowerShot G1 X: primeras impresiones
  • Nikon D4: primeras impresiones
Prueba de producto
RESPUESTAS PARA UN NUEVO SISTEMA

Fujifilm X-Pro1: toma de contacto

 
12
ENE 2012
Iker Morán   |  Las Vegas

Convertida en reina absoluta de esta edición de la feria CES (en lo que a fotografía se refiere, claro) y con aspiraciones a ser una de las cámaras de este 2012, la X-Pro1 de Fujifilm era la excusa perfecta para cruzar medio mundo y plantarnos en Las Vegas. Pese a que los modelos finales todavía no se han dejado ver, al menos hemos podido pasar unos minutos jugando con una unidad de preproducción. Lo justo para quedarnos con ganas de más e ir descubriendo algunos detalles interesantes de este nuevo sistema de ópticas intercambiables.

No por esperada y filtrada antes de su presentación oficial la Fujifilm X-Pro1 ha perdido fuelle a la hora de crear expectación entre los usuarios y la prensa reunida estos días en Las Vegas. Tras la multitudinaria rueda de prensa del pasado lunes y con un poco de paciencia para llegar a una de las contadas unidades que circulan por la feria PMA@CES, QUESABESDE.COM ha podido jugar durante unos minutos con el primer cuerpo de este nuevo sistema.

Pese a que el precio sigue siendo unas de las cuestiones más comentadas por los interesados en esta cámara, seguro que a estas horas la X-Pro1 ya ha suscitado más de una pregunta. Intentaremos -cámara en mano- ir respondiendo a algunas de ellas.

¿Es su diseño como el de la X100?

Salta a la vista que así es. Pese a que hay diferencias de tamaño y ergonomía entre una y otra cámara, la filosofía sigue siendo la misma: clasicismo fotográfico adaptado a la era digital y pensado para esos fotógrafos que echan de menos una cámara como las de antes.

Fujifilm X-Pro1
Fujifilm X-Pro1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Fujifilm X-Pro1
Fujifilm X-Pro1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Tal y como esperábamos, entre las manos el tacto es excelente. La ligera empuñadura lateral le da un plus de estabilidad que se agradecerá al montar ópticas de cierto volumen. Los mandos mantienen esta misma esencia, con una gran rueda para las velocidades en el cuerpo y un anillo de diafragma en los tres primeros objetivos de este sistema.

Fujifilm X-Pro1
Fujifilm X-Pro1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Puestos a buscar alguna pega, la palanca frontal (invertida respecto a la X100, por cierto) para pasar del visor óptico al electrónico y la rueda para la compensación de la exposición parecen las piezas más débiles del conjunto.

¿Hay cambios respecto al manejo de la X100?

Sí, y algunos muy interesantes. De entrada, mejora notablemente el aspecto de los menús de pantalla, con más apartados y una notable reorganización de las opciones respecto a lo visto en la X100.

Fujifilm X-Pro1
Fujifilm X-Pro1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Fujifilm X-Pro1
Fujifilm X-Pro1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Desaparece asimismo el botón "RAW" (una buena noticia, puesto que su uso no es demasiado intuitivo) y se añade el botón de acceso rápido "Q", que permite visualizar en pantalla todos los ajustes y modificarlos de forma muy rápida con la ayuda combinada del dial y la rueda trasera.

Fujifilm X-Pro1
Fujifilm X-Pro1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque puedan parecer pequeños detalles, lo cierto es que el manejo de la cámara ha mejorado respecto a la X100.

¿Dispone de modos automáticos?

Aunque los más puristas se estarán echando las manos a la cabeza, ésta es una de las preguntas más recurrentes de las que se han oído durante estos días entre los visitantes al estand de Fujifilm.

Como decíamos, la X-Pro1 dispone de un rueda para las velocidades en el cuerpo (de 1 a 1/4.000 de segundo) y un anillo para el diafragma en los objetivos intercambiables. Como no hay una rueda de modos, la idea es jugar con estos dos controles combinándolos con la exposición automática para conseguir la modalidad de trabajo deseada: prioridad a la velocidad, apertura o totalmente automático. Es decir, como las cámaras de toda la vida.

Fujifilm X-Pro1
Fujifilm X-Pro1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La lista de opciones de disparo y ajustes de la imagen que ofrece la X-Pro1 es interminable: desde los modos EXR hasta numerosos horquillados y las clásicas opciones de simulación de película, que en este modelo parecen adquirir una importancia mucho mayor.

Es interesante también el modo de exposición múltiple, que permite unir en una imagen dos disparos consecutivos. Para ayudar en la composición, es posible visualizar en pantalla la primera toma sobreimpresa mientras preparamos la siguiente.

La grabación de vídeo Full HD, por cierto, queda escondida en el mismo lugar que en la X100: al fondo del menú dedicado a la ráfaga y las opciones de horquillado.

¿En qué consiste la tecnología X-Trans?

El CMOS de 16 megapíxeles es una de las piezas clave de esta cámara. Aunque inicialmente la propia firma jugó con la posibilidad de usar un captor de formato completo, una de las ideas más repetidas por los portavoces de Fujifilm es que este sensor de tamaño APS-C puede competir sin complejos con los de 24 x 36 milímetros.

Fujifilm X-Pro1
Fujifilm X-Pro1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

A la espera de ver si los resultados corroboran estas elevadas expectativas, resulta interesante la tecnología X-Trans estrenada por este CMOS y que, combinada con el procesador EXR Pro, parece ser el pilar sobre el que se asienta esa prometida calidad.

Tal y como han explicado los ingenieros de Fujifilm, este sistema se basa en el uso de una nueva estructura en el filtro de color del sensor. Frente al esquema Bayer formado por grupos de cuatro fotodiodos (dos verdes, uno azul y uno rojo), aquí se apuesta por grupos de seis por seis píxeles. Una estructura menos repetitiva y más similar a la de la película química, que consigue además que en cada línea del sensor no falte ninguno de los tres colores RGB.

La típica distribución de fotodiodos Bayer (a la izquierda) frente a la nueva propuesta de Fujifilm.

El objetivo de estos cambios no es otro que mantener bajo control el muaré y poder eliminar así el paso bajo de la cámara. Un filtro empleado por la inmensa mayoría de modelos para -precisamente- eliminar el muaré, aunque para ello haya que sacrificar algo de resolución y detalle en la imagen final.

¿Qué tal el enfoque automático?

A juzgar por lo visto en la unidad probada, podríamos calificar el sistema de enfoque de la X-Pro1 como correcto y bastante ágil, aunque, como suponíamos, no está entre los más rápidos del segmento de los sistemas sin espejo.

Tras una pequeña duda que hace que el tiempo de reacción inicial no sea óptimo (insistimos en que la cámara probada es de preproducción), el comportamiento del mecanismo es muy decente: en las brevísimas pruebas realizadas no nos hemos encontrado con fallos de foco, ni tan siquiera al enfrentarnos con zonas de escaso contraste y sin demasiada iluminación.

Fujifilm X-Pro1
Fujifilm X-Pro1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

¿Se nota alguna mejora respecto a la X100? Hablando de memoria, porque por desgracia no hemos podido poner una cámara al lado de la otra, sí podría haber cierto margen de mejora, aunque no se trataría de un cambio radical.

¿Y el enfoque manual?

Aunque de entrada pueda parecer curioso, ésta es una de las primeras preguntas que siempre hacen los potenciales usuarios de este tipo de cámaras. Buenas noticias para ellos: el funcionamiento del enfoque manual resulta mucho más ágil y cómodo que el de la X100.

Los tres objetivos con bayoneta Fujifilm X disponibles por ahora cuentan con un anillo de enfoque de generosas dimensiones, giro libre y accionamiento muy suave. Una vez activado el modo manual a través de la pequeña palanca frontal, basta con pulsar la rueda posterior para acceder a la ampliación en pantalla de la imagen.

Además de una escala con la distancia de enfoque en la parte inferior de la pantalla, la elevada resolución del monitor posterior y del visor electrónico facilitan en gran medida esta tarea de ajuste de precisión del foco. Si se está trabajando con el visor óptico, éste se cambia directamente al digital cuando activamos la citada ampliación de la imagen.

¿Es rápida?

No es ningún secreto que este tipo de cámaras no están optimizadas para la fotografía de acción ni hacen de la velocidad de disparo su principal argumento. No obstante, siempre es deseable cierta agilidad general en la puesta en marcha, el disparo, la recuperación...

En este sentido, y basándonos en todo momento en el comportamiento visto en la unidad de preproducción probada, todo parece indicar que Fujifilm ha hecho los deberes para optimizar el rendimiento de esta cámara y situarla a otro nivel.

Fujifilm X-Pro1
Fujifilm X-Pro1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La primera mejora en este sentido que hemos notado ha sido el tiempo de recuperación al disparar en RAW. La cámara reacciona rápidamente sin quedar congelada en ningún momento mientras la imagen se graba en la tarjeta de memoria.

Incluso en las peores condiciones (6 fotogramas por segundo con la grabación simultánea de archivos RAW y JPEG) la X-Pro1 aguanta el tipo: permite realizar una docena de imágenes consecutivas y necesita algo menos de 10 segundos para recuperarse una vez agotado el "buffer". Eso sí, si queremos revisar las imágenes deberemos esperar casi 30 segundos hasta que todas se hayan grabado en la tarjeta de memoria.

En cualquier caso, la sensación general de mayor agilidad respecto a anteriores modelos de la familia X es una de las primeras y más claras percepciones al usar la cámara.

¿Es también nuevo el visor híbrido?

La X-Pro1 emplea un visor híbrido similar al que estrenó la X100. Es decir, una ingeniosa combinación entre un visor óptico directo y uno electrónico que nos sigue pareciendo el ingrediente perfecto para una cámara como ésta.

Fujifilm X-Pro1
Fujifilm X-Pro1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Desde Fujifilm se señala que este visor pertenece a una nueva generación. La principal novedad está relacionada con el uso de diferentes bayonetas y la adaptación automática de las guías y la magnificación del visor híbrido en función de si se está usando uno u otro objetivo.

Fujifilm X-Pro1
Fujifilm X-Pro1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Fujifilm X-Pro1
Fujifilm X-Pro1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sea como sea, mantiene la resolución de 1,4 megapíxeles en su versión electrónica y un rendimiento excepcional. Tanto, que en escenas con buena luz cuesta decidirse por uno o por otro mecanismo.

¿Qué ópticas hay para la nueva montura X?

Con la X-Pro1 llega al mercado una nueva bayoneta para objetivos intercambiables. La oferta inicial está compuesta por tres objetivos fijos: los Fujinon XF 18 mm f2 R, 35 mm f1.4 R y 60 mm f2.4 R Macro. A todos ellos hay que aplicarles un factor de multiplicación de 1,5x para obtener la focal equivalente en paso universal, que pasa a ser de 27, 52,5 y 90 milímetros, respectivamente.

Fujinon X 35 mm f1.4 R
Fujinon X 35 mm f1.4 R
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Fujinon X 35 mm f1.4 R
Fujinon X 35 mm f1.4 R
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Más allá de este trío inicial, los planes de Fujifilm pasan por lanzar otra media docena de ópticas (incluido algún zoom) a lo largo de éste y el próximo año, y más a corto plazo un adaptador para objetivos Leica M.

Entre las manos los nuevos Fujinon transmiten una buena sensación en lo que respecta a los acabados, aunque quienes esperen encontrarse con un yunque puede que se sorprendan por su relativa ligereza.

Fujinon XF 18 mm
Fujinon XF 18 mm
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El anillo de control para el diafragma permite seleccionar tercios de paso. Otro punto que merece la pena destacar es el notable tamaño del elemento óptico posterior. Según los datos oficiales, con ello se consigue optimizar la llegada de la luz al sensor, que por cierto está a sólo 17 milímetros de este último elemento óptico de cada objetivo.

Y de los resultados... ¿no hablamos?

Mucho nos tememos que por ahora es demasiado pronto. Las unidades expuestas en la PMA@CES son todas de preproducción, y cualquier intento de introducir una tarjeta de memoria para llevarse unas muestras de recuerdo está terminantemente prohibido. Habrá que esperar, por tanto, a que caiga en nuestras manos una unidad final.

Dado que la experiencia nos lleva a ser optimistas ante un CMOS de semejantes tamaño y resolución en lo que respecta a ruido y rango dinámico (los resultados que brinda la X100 constituyen una buena pista), aquí las preguntas más interesantes van en otra dirección. Sin más rodeos: ¿podrá este CMOS con tecnología X-Trans imponerse a los 24 megapíxeles de la Sony NEX-7 o a los captores de formato completo? Seguro que pronto saldremos de dudas.

¿Cuánto? ¿Cuándo?

Pese a que hace ya días que este medio publicó los datos sobre el precio de la cámara citando fuentes oficiales de la compañía, parece seguir habiendo cierta confusión al respecto e incluso alguna tienda on-line sugiere cifras bastante más bajas de las reales.

Fujifilm X-Pro1
Fujifilm X-Pro1
Foto: Quesabesde

Tal y como ya adelantó QUESABESDE.COM, la X-Pro1 llegará al mercado a finales del próximo mes de marzo y en España costará algo más de 2.000 euros junto al Fujinon XF 35 mm f1.4, puesto que el cuerpo de la cámara no se comercializará por separado inicialmente. Se trata de una cifra que admite cierto margen de variación, pero que en cualquier caso da una pista muy clara sobre los planes de la compañía.

Vídeos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar