• Sony NEX-6: primeras muestras
  • Apple iPad mini: análisis
Prueba de producto
MáS PEQUEñA, MáS ASEQUIBLE

Fujifilm X-E1: primeras muestras

 
9
NOV 2012

Le teníamos ganas desde que en la pasada edición de Photokina -allá por el ya lejano mes de septiembre- la Fujifilm X-E1 saltó a los escenarios. Hermana pequeña de la X-Pro1 pero armada con el mismo CMOS de 16 megapíxeles, la rebaja en cuanto a tamaño y precio -acaba de salir a la venta por unos 900 euros- sin renunciar a la filosofía clásica de esta saga suponen una auténtica tentación. Tanto que, recién aterrizada en los escaparates, hemos cargado la batería, desprecintado el también nuevo zoom 18-55 mm f2.8-4 y salido a dar uno de nuestros largos paseos por Barcelona.

Aunque referirse a una cámara como la hermana pequeña de otra resulta un recurso un tanto cansino, hay veces que no queda otro remedio que recurrir a este paralelismo para contextualizar su posición en el escaparate. La Fujifilm X-E1 es el ejemplo perfecto: una versión más pequeña y asequible que la X-Pro1 que renuncia a algunas de sus prestaciones (empezando por el visor híbrido) pero apuesta por el mismo captor CMOS X-Trans de 16 millones de píxeles.

Fujifilm X-E1
Fujifilm X-E1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Fujifilm X-E1
Fujifilm X-E1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por mucho que desde la firma se insista en que se trata de dos modelos orientados a públicos diferentes y no de una simple versión más económica, algo nos dice que el mercado la acogerá sin tantos miramientos: un modelo de líneas clásicas, con prestaciones muy interesantes y un visor electrónico integrado.

Fujifilm X-E1
Fujifilm X-E1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Clasicismo concentrado

En realidad, y dejando a un lado la aritmética financiera de los costes de producción y el precio de venta, Fujifilm lo tenía bastante fácil para dar en el clavo. La X-Pro1 despertó en su momento -y sigue haciéndolo- mucho entusiasmo aderezado con dos pegas: su elevado precio y un tamaño y un peso realmente contundentes.

Muestras: 16 MP
Las fotografías se han realizado con una Fujifilm X-E1 y un objetivo Fujinon XF 18-55 mm f2.8-4.
las fotografías se han realizado con una fujifilm x-e1 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4.
las fotografías se han realizado con una fujifilm x-e1 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4.
las fotografías se han realizado con una fujifilm x-e1 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4.
las fotografías se han realizado con una fujifilm x-e1 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4.
las fotografías se han realizado con una fujifilm x-e1 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4.
las fotografías se han realizado con una fujifilm x-e1 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4.
Muestras: 16 MP
Las fotografías se han realizado con una Fujifilm X-E1 y un objetivo Fujinon XF 18-55 mm f2.8-4.
las fotografías se han realizado con una fujifilm x-e1 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4.
las fotografías se han realizado con una fujifilm x-e1 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4.
las fotografías se han realizado con una fujifilm x-e1 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4.
las fotografías se han realizado con una fujifilm x-e1 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4.
las fotografías se han realizado con una fujifilm x-e1 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4.
las fotografías se han realizado con una fujifilm x-e1 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4.

Precisamente éstos son los dos pilares de la X-E1: es más barata (hay que pagar 900 euros por el cuerpo y algo más de 1.300 si añadimos el zoom de 18-55 milímetros al conjunto) y de dimensiones más comedidas que su hermana mayor. Un detalle que realmente se agradece a la hora de llevar la cámara encima.

Muestras: RAW
Las fotografías se han realizado con una Fujifilm X-E1 y un objetivo Fujinon XF 18-55 mm f2.8-4. Imágenes realizadas en formato RAW y procesadas con Adobe Lightroom 4. Haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original.

Por el camino perdemos el visor híbrido, aunque tras unas horas callejeando con la cámara colgada al cuello lo cierto es que podemos sobrevivir con "sólo" su estupendo visor electrónico. No todo son recortes, además: la X-E1 cuenta con un flash integrado, y el enfoque automático -uno de los puntos débiles de la X-Pro1 antes de actualizarle el firmware- también se ha vuelto mucho más ágil.

Muestras: sensibilidad alta
Las fotografías se han realizado con una Fujifilm X-E1 y un objetivo Fujinon XF 18-55 mm f2.8-4
las fotografías se han realizado con una fujifilm x-e1 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4
las fotografías se han realizado con una fujifilm x-e1 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4
las fotografías se han realizado con una fujifilm x-e1 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4
las fotografías se han realizado con una fujifilm x-e1 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4
las fotografías se han realizado con una fujifilm x-e1 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4
las fotografías se han realizado con una fujifilm x-e1 y un objetivo fujinon xf 18-55 mm f2.8-4

No, la X-E1 no es una cámara de acción. Y tampoco un modelo orientado a la grabación de vídeo, por mucha conexión de micrófono externo que se le ponga. Pero la reconocida calidad de su captor de 16 megapíxeles -esta primera recopilación de muestras da buena cuenta de ello-, su ergonomía con guiños al manejo más clásico y el nuevo zoom (el primero para la montura XF) son una receta ideal para aquellos que se quedaron con ganas de echarle el guante a la X-Pro1.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar