• Lowepro Pro Messenger: una bolsa fotográfica para usar incluso sin cámaras
  • Manfrotto Klyp+: un estudio fotográfico para el iPhone
Me lo pido

Fujifilm Instax Share SP-1: instantáneas de verdad desde el móvil

6

Parece una impresora, pero en realidad es un pequeño laboratorio químico para conseguir copias desde un smartphone o redes sociales

Fujifilm Instax Share
Fujifilm Instax Share
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
11
MAY 2015
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

La fotografía instantánea ha demostrado ser uno de los reductos más rentables para la fotografía química. Aunque Polaroid es el nombre más conocido del mundillo, en realidad es Fujifilm quien lidera este pequeño pero activo segmento gracias a sus atractivas cámaras y a unas cargas de película más económicas y fáciles de encontrar.

Ahora la firma ha decidido aprovechar este filón acercando la magia de la fotografía química a los fotógrafos móviles con la Instax Share SP-1. Aunque muchos la confundirán con una impresora portátil más, en realidad estamos ante un pequeño laboratorio químico capaz de convertir en pocos segundos las imágenes de nuestro smartphone o las que tengamos almacenadas en redes sociales en una copia instantánea sobre papel.

Para usarla solo hace falta la clásica película Instax mini (que permite obtener copias de 46 x 62 milímetros) un par de pilas o un enchufe, y descargar al móvil la aplicación Instax Share, compatible con iOS y Android. A través de esta aplicación se conecta el smartphone al dispositivo (a través de un enlace Wi-Fi directo), se eligen las imágenes y la plantilla, y listo: en 16 segundos saldrá el papel que, tras algo más de un minuto, se revelará (no hace falta agitarlo, por cierto). El resultado es una auténtica foto química, como dirían los clásicos.

Además de las plantillas para ajustar la imagen al formato de salida horizontal o vertical que elijamos, la aplicación también dispone de varios filtros para quienes no quieran complicarse mucho la vida y la opción de incluir texto o datos sobre el momento y el lugar de la toma si se usa la propia aplicación para sacar la foto en tiempo real. Todo ello, eso sí, tal vez con más colorines de los que a algunos nos gustaría.

Con un precio de unos 146 euros y las cargas rondando los 16 euros por 20 fotos, estamos ante un buen atajo para quienes no quieren renunciar al encanto de lo químico y las fotos en papel y al mismo tiempo no piensan dejar de tomar fotografías con el móvil.

En Me lo pido el equipo de Quesabesde recomienda gadgets y accesorios curiosos o interesantes que han pasado por nuestras oficinas

6
Comentarios
Cargando comentarios