• Ed Kashi: "Esta foto sigue planteando al mundo la problemática del agente ...
  • Fabio Cuttica: "Son las víctimas ideales"
Con texto fotográfico

"Es una foto soñada" Francis Pérez

1
Foto: Francis Pérez
30
ENE 2014
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Alguien dijo una vez que el mar es un lugar muy peligroso. Y fascinante, podría añadirse ante fotos como ésta de Francis Pérez. Experimentado buzo y fotógrafo subacuático, este canario retrató en el momento preciso a un voraz pez lagarto engullendo un rascacio en las aguas de Tenerife. Además de la complicación inherente a tan trepidante momento, Pérez nos habla de las vicisitudes y complicaciones técnicas de trabajar con una cámara en el medio marino, que hacen que imágenes como ésta adquieran un enorme valor añadido.

Francis Pérez

Le tengo cierto cariño a esta foto. Lo que vemos aquí es un rascacio dentro de la boca de un pez lagarto. No es una foto buscada sino más bien soñada. Es una foto que te la encuentras. La realicé con una óptica macro, en una zona donde sabía que había bastantes lagartos.

Ese día vi que había cierta actividad: los lagartos estaban nerviosos; había rascacios por la zona y un montón de vida. Pensé que podía suceder algo. Pero no presté mucha atención hasta que, en un momento dado, noté un revuelo de partículas en suspensión de arena que se levantaba. Entonces saltó mi alarma: ‘Ahí hay algo que se está moviendo o ha habido un ataque fugaz.’ Y efectivamente, fue entonces cuando vi al pez lagarto con el rascacio en la boca.

Desde que pasó eso hasta que saqué la foto creo que pasaron unos 40 segundos. Ése fue el tiempo máximo que tuve para hacer la foto. He visto este comportamiento en otras ocasiones, pero con el rascacio más grande, que casi no le entraba en la boca al lagarto. En esa situación es más fácil: hay más tiempo para fotografiarlo porque le cuesta más tragárselo. Incluso se da el caso de que el lagarto acaba escupiendo al rascacio después de un buen rato. En este caso era más pequeño, y desde que se lo metió en la boca hasta que lo engulló completamente pasaron esos 40 segundos. O lo pillaba en ese tiempo, o nada.

"Desde que se lo metió en la boca hasta que lo engulló completamente pasaron 40 segundos. O lo pillaba en ese tiempo, o nada"

Cuando vi la escena yo estaba en un lateral y tuve que posicionarme de frente. El problema es que el lagarto -como todo animal que está comiendo- se puede espantar, así que tuve que ser bastante sigiloso. No pude ponerme demasiado encima porque podía perder el plano.

Otra dificultad era que a mi alrededor había algas y arena: un mal movimiento de una aleta mía o de la mano, o la carcasa de la cámara golpeando el lecho marino, podían haber hecho saltar una nube de partículas que habría fastidiado los siguientes 40 segundos como si de una tormenta de arena del desierto se tratase. Hay que moverse sigiloso, sin espantar al animal y tener suerte.

Cuando llevas el macro bajas a fotografiar un poco de todo. En este caso concreto yo no iba a fotografiar a un animal comiéndose a otro. La foto está hecha a unos 20 metros de profundidad, a principios de verano. El agua estaba muy turbia, así que previamente me olvidé de capturar paisajes con el angular y bajé a hacer macro, un poco para hacer archivo y buscar animales que no tenía. En esa época hay cierta vida que no encuentras en otra estación, así que iba siempre mirando el lecho marino, las cuevas, los huecos… buscando texturas que fotografiar y pequeñas cosas.

Normalmente antes de las inmersiones se elige la óptica con la idea de fotografiar algo determinado: peces, paisaje, macro… En esta ocasión opté por un 100 milímetros. Quería hacer peces. No peces de gran tamaño, sino algo como esto, de unos 20 centímetros.

El mayor hándicap que tiene la fotografía subacuática es que, cuando te tiras al agua con un objetivo, tienes que ir con ese objetivo durante toda la inmersión. Si estoy fotografiando un rascacio y de repente pasa un tiburón de dos metros por encima de mi cabeza, se fastidió porque no puedo cambiar la óptica. Tendría que salir del agua, poner el angular y volver a bajar otra vez, con lo cual posiblemente el tiburón ya no esté. Ésta es una de las mayores dificultades.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
Artículos relacionados (3)
Con texto fotográfico
Marc Casanovas
13 / AGO 2009
1
Comentarios
Cargando comentarios