Actualidad
TWITTER PARA FOTóGRAFOS

Fotos en 140 caracteres

 
15
JUN 2010

Cada vez son más los que se comunican y difunden información con Twitter. El hecho de que sea un servicio limitado a transmitir mensajes de 140 caracteres no es óbice para que los fotógrafos, profesionales o no, lo usen para difundir sus fotos. Aunque conviene tener en cuenta varias cosas para aprovechar su potencial.

¿Por qué un fotógrafo debería usar Twitter? La respuesta a esa duda que se plantean muchos depende sobre todo de cada situación. Si, por ejemplo, hemos realizado una foto de un suceso con interés periodístico y queremos difundirla rápidamente, convendría colgarla y "twittearla" de inmediato, a ser posible con un dispositivo móvil para acelerar el proceso.

Que Twitter sea un servicio para transmitir mensajes de 140 caracteres no es óbice para que los profesionales lo usen para difundir sus fotos

Si no tenemos demasiados seguidores en esa red, conviene que alguno de nuestros contactos con más influencia haga un "retweet" de nuestro mensaje. Aunque no es recomendable abusar de esa clase de favores, podemos solicitar eso en el propio mensaje o pedírselo puntualmente por correo a quien creamos oportuno.

Es importante tener en cuenta que, a pesar de difundir una foto por nuestra cuenta, si queremos venderla podemos hacerlo. Nadie tiene derecho a reproducirla si nosotros no lo permitimos (pero sí a poner un enlace hacia ella). De hecho, Twitter incluso puede ser una buena forma de promocionar un documento gráfico y despertar el interés de los medios de comunicación.

Si lo que buscamos es informar que acabamos de subir a la red unas fotos de las que no importa su actualidad procederemos con más calma. En una u otra situación hay que tener en cuenta varios factores. Entre ellos el tipo de alojamiento que utilizaremos para nuestras fotos y la tecnología que emplearemos para difundirlas (si es móvil o no).

Precaución
Los profanos deben saber que sólo es posible "twittear" enlaces a imágenes alojadas en algún punto de Internet. El propio servicio no permite almacenarlas. Para eso debemos utilizar alguna web o red social especializada en almacenamiento de imágenes. Aunque la cosa parezca una perogrullada, la verdad es que tiene su importancia.

El pasado 29 de abril QUESABESDE.COM se hacía eco de que Agence France-Presse (AFP) había comprado a un usuario de Twitter fotos del terremoto de Haití. El problema es que no se trataba del verdadero autor. Las imágenes aparecieron en numerosos medios de todo el mundo con una firma incorrecta.

Al protestar públicamente por lo ocurrido, el fotógrafo haitiano que realmente hizo las fotos y que las había twitteado antes de que le fueran "robadas", se encontró con que la agencia rectificó, pero también interpuso una demanda por difamación contra él.

El rotativo británico Daily Mail publicó hace poco fotos como ésta, de un usuario de Twitter, sin el expreso permiso de su autor.

En ella, AFP alega que el contenido distribuido en Twitter puede reproducirse libremente. Eso es cierto, pero sus abogados parecen desconocer que un servicio de alojamiento de fotos (se utilizó Twitpic) y Twitter no son la misma cosa. Para evitar situaciones como ésa no está de más tomar algunas precauciones.

La primera de todas es dejar muy claro que somos los verdaderos autores de las imágenes, sobre todo si éstas son muy importantes. Eso puede lograrse de varias formas. Podemos insertar una pequeña marca de agua con nuestro contacto, pero también dejar clara la autoría a través Twitter.

Tampoco está de más alojarlas en un servicio en el que quede muy claro el tipo de licencia de la foto y los posibles usos de ella que permitimos (si es que optamos por una licencia Creative Commons).

Fotografía "twitteada" por la agencia Magnum Photos a través de Twitpic.

Hay que tener en cuenta ese último aspecto, pues hay servicios de alojamiento de imágenes que apenas proporcionan información sobre el autor. Uno de los más conocidos es Twitpic, que sólo informa de la cuenta en Twitter del que ha subido una imagen. Es imprescindible por tanto mostrar un enlace a una página personal en nuestros datos públicos de Twitter. Y en ella debe figurar muy claramente un correo de contacto.

Aunque en los términos de uso de Twitpic se dice que los derechos de las fotos pertenecen a sus autores, para saberlo hay que leer la letra pequeña. En redes sociales como Flickr o Picasa las cosas están mucho más claras y las fotos pueden ser perfectamente identificadas por el que las visita (incluso disponemos de un correo para escribir al propietario de una cuenta). Por ello, mucho ojo con el servicio que usamos para mostrar nuestras fotos.

Desde el móvil o desde el ordenador
Uno de los grandes atractivos de Twitter es que es una red social pensada para el Internet móvil. Cada vez son más los que acceden a ella desde el iPhone, una BlackBerry o terminales que utilizan Android o Symbian. Uno de los atractivos de acceder por el teléfono es que podemos mostrar casi directamente en Twitter las fotos que hacemos con nuestro terminal.

Decimos "casi" porque el realidad tenemos que utilizar una aplicación para Twitter que antes envíe de forma automática la foto a un servicio de alojamiento de imágenes (que normalmente está establecido por defecto). Por ejemplo, si usamos Twitter con la herramienta TweetDeck en el iPhone, las fotos son enviadas por defecto a yfrog, un servicio de ImageShack.

La CNN utilizó el servicio yfrog para "twittear" esta toma del centro de convenciones en el que momentos después Apple presentaría el iPhone 4.

También podemos, claro, hacer la foto con el teléfono y enviarla a Flickr, y una vez que aparezca en esa red social "twittear" el enlace hacia la foto. El principal inconveniente de usar ese procedimiento es que en el caso de Flickr terminaríamos mezclando en nuestros álbumes fotos más o menos anecdóticas con otras más importantes para nosotros.

Para solventar ese problema podemos crear una cuenta que usaremos sólo para nuestras fotos hechas con el móvil. En ese caso, tenemos que saber que Flickr sólo permite el almacenamiento ilimitado de imágenes en cuentas de pago. De lo contrario, estaremos limitados a almacenar 200 fotos.

¿Se puede twittear desde una réflex?
Si usamos una tarjeta Eye-Fi, que dota de conexión Wi-Fi a nuestra cámara, podemos usar la aplicación para iPhone, si es que disponemos de uno. Con esa combinación tenemos un cóctel muy interesante, pues podemos disparar una foto, enviarla al iPhone y desde ahí mandarla a un servicio de alojamiento de fotos. Finalmente, "twitteamos" hacia el lugar en el que la hemos alojado.

Sólo el tiempo y la persistencia nos harán entender el gran potencial de Twitter como herramienta para dar a conocer nuestras fotos

De hecho, no es descabellado pensar que pueden incluso realizarse coberturas informativas gráficas en directo de un acontecimiento con ese procedimiento. Aunque quizá para realizar el experimento sería interesante contar con dos cámaras, de forma que mientras una manda fotos al iPhone que tenemos en el bolsillo podamos seguir disparando con la otra.

En el caso de que utilicemos Twitter desde un ordenador, podemos recurrir a cualquier servicio de alojamiento de imágenes. Es posible "twittear" el enlace a nuestras fotos desde el propio navegador, pasándolo antes por un "acortador" de direcciones web con contador de visitas, o desde una aplicación, como la versión de TweetDeck para ordenadores.

Si alojamos nuestras fotos en Flickr o en Picasa, ambas redes sociales permiten enviar a Twitter directamente cualquier foto. En el caso de Flickr, incluso aparecen por defecto con la dirección acortada.

Optemos por una u otra solución, si somos novatos en Twitter, cabe tener un poco de paciencia. Comunicarnos en esa red al principio no es sencillo, y seguramente nos asalte la duda de para qué lo hacemos si apenas obtenemos respuestas. Sólo el tiempo y la persistencia nos harán entender su gran potencial como herramienta.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar