Actualidad

De panadero a fotoperiodista

 
23
MAR 2009
Eduardo Parra   |  Madrid

En el bar se habla menos de fútbol y en las peluquerías de cotilleos. Todo el mundo habla de crisis, la palabra más repetida de este incipiente siglo XXI, un vocablo a punto de gastarse del uso desmedido que se le está dando. La crisis afecta a todos, y también a los fotoperiodistas, una profesión cuyos males endémicos se agudizan en tiempos como estos.

Da igual si es prensa diaria, deportiva, rosa o amarilla: los fotoperiodistas están con el agua al cuello afrontando una situación casi insostenible.

Problemas, los de cualquier trabajador, aunque hay quien ve agravantes. "Apuesto a que los fontaneros lo pasan mal", comenta un fotoperiodista a QUESABESDE.COM que ha preferido mantenerse en el anonimato.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

"De todos modos, seguro que el fontanero no se encuentra con que particulares reparan cañerías gratis sólo por afición -comenta-, ni tampoco con cristaleros que se meten a fontaneros aun sin saber del oficio sólo porque sus jefes se lo ordenan."

Intrusos e intrusismo
El diagnóstico es claro: intrusismo por un lado, redactores multitarea -pero monosalario- por otro. Dos de los fenómenos que golpean más salvajemente a la profesión de fotógrafo de prensa.

Todo esto pasa porque "la fotografía no es respetada" en los periódicos, "y mucho menos en las webs", nos explica un fotógrafo free lance de Madrid. "Para muchos medios todo vale, desde coger las fotos usando Google, como si tal cosa, hasta hacerlas con el móvil."

El mismo profesional nos pone un ejemplo: "Un día, en una rueda de prensa, se me acercó un redactor y me pidió fotos del evento pensando que yo era de la organización. Cuando le dije que no era de la organización pero que se las podía vender, me dijo que ya las haría con su iPhone... ¡Y las hizo!"

Una redactora de un diario gratuito que también ha optado por mantenerse en el anonimato nos comenta que "no me queda otro remedio que hacer fotos y textos porque así me lo piden", y reconoce no haber pensado en que está "quitando un puesto de trabajo a un fotógrafo, ya que estoy segura de que mi medio no contrataría a un fotógrafo aunque me negase a hacer yo las fotos".

Además, sentencia esta joven periodista, "no estamos en posición de pedir; si me niego a hacerlo yo, lo hará otro".

Foto: Janot (Quesabesde)
© Janot para QUESABESDE.COM

Aunque la afirmación de que la fotografía es poco valorada en la prensa no puede -ni debe- generalizare, no son pocos los reporteros gráficos que secundan esta opinión y se quejan de que la sección de fotografía es siempre la menos respetada.

"Muchos de los fotógrafos -nos dicen desde un periódico generalista- no tienen categoría de redactor, sino de ayudante de redacción, y gran parte de los colaboradores gráficos no tienen carné de prensa del medio, aunque estén trabajando con ellos a tiempo completo."

"A todo el mundo le hace ilusión ver su nombre en el periódico, y por eso, si tienen alguna foto de cualquier cosa, la mandan rápidamente a los medios para ver si la publican", comenta esta misma fuente.

"Pero es que aún hay cosas peores: ahora todos los partidos políticos te pasan fotos, y muchas veces de cosas donde a los fotógrafos no nos dejan pasar. El Samur [Servicio de Asistencia Municipal de Urgencia] te da fotos, los ayuntamientos también, los bomberos, los ministerios... incluso los propios redactores a veces hacen fotos. Es demasiada competencia, y a los medios les sale gratis."

A río revuelto...
Y como suele ocurrir, a río revuelto, ganancia de pescadores. Las direcciones de los grandes medios de comunicación lo tienen claro: reducir gastos sea como sea, y más en tiempos de crisis.

Así las cosas, mientras que el diario La Razón acordó hace algunos meses congelación salarial para evitar los despidos -e hizo fijos a algunos de sus fotógrafos colaboradores-, El Periódico de Catalunya y ABC tienen sobre sí la negra sombra de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que amenaza con dejar en tierra a varias decenas de periodistas, incluidos -por supuesto- los fotógrafos.

Muchos reporteros gráficos se quejan de que la sección de fotografía es siempre la menos respetada

"Todos estamos preocupados", nos dice uno de los posibles afectos por el ERE. "Lo que pasa es que los fotógrafos lo tenemos más difícil para recolocarnos que los redactores, porque no hay espacio para más gráficos en los medios."

Actualmente sólo los colaboradores gráficos del diario El Mundo pueden respirar tranquilos (los del ABC han visto reducido su volumen de trabajo y el importe por cada foto). Al menos de momento, ya que en fechas recientes se hizo pública la sentencia que obligaba a este rotativo a reconocer a los colaboradores como fotógrafos de plantilla después de estar casi veinte años haciendo las mismas funciones que los reporteros gráficos contratados.

Aun así, los hay que tienen que dar gracias cuando miran al vecino de abajo. "En [el periódico gratuito] ADN de Madrid sólo queda un fotógrafo, y en 20minutos [competencia directa del anterior] están igual', explica un fotógrafo de agencia. "Imagínate el nivel de estrés que tienen que tener esas personas... ¡ni se pueden poner enfermos!"

El nuevo grupo 3G
En el mundo rosa tampoco están como para tirar cohetes. La prensa del corazón, sector donde los fotógrafos contratados son la excepción, acaba de asistir a la llegada de lo que se ha denominado 3G, una suerte de UTE (Unión Temporal de Empresas) entre tres grandes agencias (Euroimagen, Enfoque Reportajes y Korpa) que busca mantenerse en el mercado con agresivas tácticas comerciales.

El 3G funciona como una única empresa enviando un solo fotógrafo a cada evento, y no tres como iban antes (uno por agencia). Las consecuencias para los profesionales de la imagen se han dejado notar.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Los más optimistas dicen que aún es pronto para valorar la situación, pero que en principio no parece que las cosas vayan a cambiar. Otros, por el contrario, han visto reducidos sus ingresos, ya que obedeciendo a una simple operación matemática, ahora acuden sólo a un tercio de los actos a los que iban antes.

"Cada empresa -nos comenta un veterano fotógrafo de la prensa del corazón- ha elegido un sistema para sus fotógrafos, y yo no tengo queja: sigo trabajando lo mismo y cobrando lo mismo."

Uno de sus colegas, antes de la competencia y ahora compañero a la fuerza, es mucho más pesimista: "Yo antes hacía todos los temas de Casa Real, y la Casa Real se vende muy bien. Ahora ya casi no los hago, porque mi agencia ha acordado con el 3G que vaya otro fotógrafo que antes era de la competencia... y claro, dejo de cobrar toda esa comisión, y exclusivamente del fijo [en torno a los 1.000 euros] no se vive."

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Los rumores hablan o bien de intentos de domino del mercado por parte de las empresas que forman parte del 3G o bien de una maniobra defensiva frente a acciones agresivas de la competencia, especialmente de Getty Images.

Fuentes de Euroimagen han confirmado a QUESABESDE.COM que la decisión de formar el 3G se debe "únicamente a motivos económicos y estrategias de mercado; la unión entre estas tres agencias ha sido la mejor forma que hemos visto para salir de la crisis". Desde el 3G se pide que nadie busque "obscuras intenciones" en la fusión.

No es el fin, pero se le parece
Esto no es el fin de los fotógrafos de prensa, "pero se le parece", comentan algunos profesionales a QUESABESDE.COM.

"Lo que está claro es que la profesión del fotoperiodista está evolucionando y nosotros tenemos que evolucionar con ella. En un par de años estaremos todos haciendo vídeos, si es que seguimos trabajando."

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar