Dossier

Auroras boreales: un espectáculo para la vista, un regalo para el fotógrafo

7

¿Qué es y cómo se fotografía este fenómeno? Disfrutamos de su magia de la mano de un experimentado cazador de auroras

Foto: Enrique Pacheco
1
OCT 2013

Euforia y fascinación son sólo algunas de las sensaciones que uno experimenta cuando contempla una aurora boreal. Fenómeno natural que consigue emocionar como pocos al espectador, los numerosos viajes fotográficos que he realizado a Islandia me lo han permitido comprobar repetidas veces en primera persona.

Las auroras boreales despiertan a todo el mundo –y cómo no, también al fotógrafo- multitud de preguntas, y pese a que no soy ningún experto en astronomía, en este artículo trataré de dar respuesta a tantas preguntas como mi experiencia me permita resolver.

aurora boreal
Preparativos para una jornada fotográfica bajo la luz de la aurora boreal. | Foto: Enrique Pacheco
¿Qué son y dónde se pueden ver?

Las auroras boreales pueden verse principalmente en los polos de la Tierra. Se les llama boreales a las que se producen en el Polo Norte, y australes a las que tienen lugar en el Polo Sur. Su aparición se debe al choque de las partículas que componen el viento solar contra los campos magnéticos de la Tierra.

Así, este curioso fenómeno lumínico es más visible cuanto más nos acercamos a los polos. Puesto que la Antártida es un lugar poco poblado y de muy difícil acceso, la mayoría de las fotos que vemos de auroras boreales han sido captadas cerca del Polo Norte.

aurora boreal islandia
Foto: Enrique Pacheco

Es cierto que en algunas ocasiones las auroras boreales han sido avistadas en latitudes mucho más bajas, en lugares como el norte del Reino Unido. Pero sin duda los mejores lugares para verlas son Alaska, Noruega y -cómo no- Islandia. Este último es el país donde se pueden disfrutar con mayor comodidad, ya que sus temperaturas son mucho más altas que en otros lugares debido a la cercanía de la corriente del Golfo. Esto hace que podamos observar auroras boreales con temperaturas de incluso 10 grados centígrados bajo cero, sin duda más confortables que los más de 25 grados bajo cero que tendríamos que soportar en Noruega o Alaska.

aurora boreal islandia
Foto: Enrique Pacheco

Las auroras boreales pueden ser visibles en cualquier época del año mientras haya oscuridad suficiente. En contra de lo que muchos piensan no hay una fecha en la que se produzcan con mayor frecuencia. El factor determinante es la luz. Cerca del Ártico el sol no se pone en verano, por lo que durante varios meses al año los países que se encuentran en dicha zona no ven la noche y ello imposibilita la aparición de las auroras.

aurora boreal islandia
Foto: Enrique Pacheco

Puesto que las auroras se producen en condiciones lumínicas muy exigentes, necesitaremos ópticas luminosas y cámaras con un nivel de ruido bajo

En cuanto la noche hace su aparición, las auroras lo hacen con ella. En Islandia es recomendable optar por los meses de noviembre y marzo, puesto que cuentan con bastantes horas de nocturnidad pero no hace tanto frío como en diciembre y enero. Estos últimos son además los meses con menos horas de luz, lo cual también dificulta el viaje.

En cualquier caso, existen páginas web (como la del Instituto Geofísico de la Universidad de Alaska) que predicen la aparición de las auroras boreales con bastante exactitud. Como ya hemos señalado, las auroras tienen su origen en el viento solar, y éste tarda unos dos días en hacer el viaje desde el Sol a la Tierra. Continuamente observado y analizado por los astrónomos, cuando se aprecia una tormenta solar o una gran explosión, se sabe que dos días más tarde crecerá la actividad de auroras boreales.

¿Y qué hay de la fotografía?

Puesto que las auroras se producen en condiciones lumínicas muy exigentes, necesitaremos el mejor equipo fotográfico que nos podamos permitir. Esto significa ópticas luminosas y cámaras con un nivel de ruido bajo. Además, las auroras se mueven considerablemente rápido, con lo que no podremos usar exposiciones excesivamente largas si queremos capturarlas con suficiente nitidez. Éste es un punto fundamental a la hora de conseguir una imagen realmente impactante, con una aurora bien definida en sus bordes.

Para los amantes de los datos EXIF, aquí va un resumen de los parámetros de exposición más adecuados para la captura de auroras boreales (aunque no hay que olvidar que lo más apropiado es siempre evaluar la escena y adaptarse a ella).

aurora boreal islandia
Foto: Enrique Pacheco

Sensibilidad: es recomendable usar el mayor ISO posible con un nivel de ruido aceptable. En mi caso, con una Sony A99 (una réflex de fotograma completo), puedo llegar a 3.200 ISO con una presencia de ruido fácilmente corregible en programas como Photoshop Lightroom.

Apertura: la más rápida posible, teniendo en cuenta también la pérdida de nitidez que conlleva disparar con diafragmas muy abiertos. Hay ópticas que pueden abrir a f1.4 pero pierden por ello mucha calidad y no nos dan resultados óptimos hasta f2. Volviendo a la experiencia propia, el Zeiss 16-35 mm f2.8 que uso ofrece una gran calidad incluso en la máxima apertura.

aurora boreal islandia
Foto: Enrique Pacheco

Velocidad de obturación: este parámetro va a depender mucho de lo brillante que sea la aurora boreal que estamos fotografiando. Si bien lo más usual es realizar exposiciones de entre 15 y 20 segundos, hay casos en los que pueden ser suficientes incluso 5 segundos. Si usamos exposiciones muy largas, las auroras saldrán muy difuminadas y poco nítidas, y corremos también el riesgo de que las estrellas salgan movidas.

Enrique Pacheco es formador y especialista en time-lapse. Trabaja para Getty Images y realiza talleres en diferentes países. Quienes estén interesados en experimentar de primera mano el espectáculo de las auroras boreales y aprender a capturarlas, pueden apuntarse a su próximo taller en Islandia

Artículos relacionados (1)
Vídeos relacionados (1)
7
Comentarios
Cargando comentarios