Actualidad
INSTANTES EN HD

Fotografía digital y televisores de alta definición: la simbiosis deseada

 
24
OCT 2007

Sony, Nikon, Panasonic, Kodak? cada vez son más los fabricantes de cámaras que proponen sistemas para contemplar las fotografías en televisores de alta definición (HD). Sean o no las pantallas LCD y de plasma el futuro del visionado fotográfico doméstico, convendría aclarar cuáles son los auténticos límites de estas alternativas para discernir la sutil frontera que muchas veces separa al marketing del engaño.

Es evidente que el píxel ha transformado el modo en que los usuarios se aproximan al fenómeno fotográfico. Desde la captura hasta el visionado de las imágenes, pasando por el número de instantáneas, la edición o el almacenaje, todo está en continua adaptación.

Lamentablemente, el ritmo del cambio no siempre lo marcan los avances tecnológicos, y a veces son las modas peregrinas y los artificios del marketing los que encuentran cobijo en las acciones publicitarias de los fabricantes con la excusa de las ventas.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La Sony A700, conectada vía HDMI a un televisor Bravia.

A falta de una forma claramente instaurada para ver las fotografías (impresión, pantalla del ordenador, dispositivos portátiles y marcos digitales son las opciones más comunes), las grandes firmas de electrónica han comenzado a dirigir su mirada hacia los televisores como el futuro ecosistema del disfrute fotográfico familiar.

Alta definición
A priori, la popularización de las pantallas HD -léase de alta definición- en los hogares podría facilitar esta simbiosis entre fotografía y televisor. Pero hay que tener en cuenta ciertos límites, cuyo conocimiento puede mantenernos a salvo de los cantos de sirena de la publicidad.

A día de hoy, la resolución máxima que puede ofrecer un televisor es de 1920 x 1080 píxeles, es decir, 2 megapíxeles. Ninguna imagen superará esa definición, por mucho que algunos fabricantes promulguen más de 6 millones de píxeles para sus pantallas (resultado de multiplicar cada píxel por los tres colores primarios que lo conforman).

Sin embargo, la mayoría de pantallas planas del mercado son sólo HD Ready (preparadas para la alta definición), cuya resolución más común es de 1366 x 768 píxeles, esto es, de apenas 1 megapíxel. Y es que desde la perspectiva fotográfica, la alta definición no se antoja tan alta.

Muchas cámaras compactas de marcas como Panasonic, Sony o Kodak ofrecen la posibilidad de realizar capturas con una resolución de 1920 x 1080 píxeles directamente, si bien el resto de resoluciones también son compatibles -una vez reescaladas- con todas las pantallas.

Conexiones a debate
Sólo las conexiones analógicas de vídeo componente y las digitales DVI y HDMI permiten trasladar al televisor imágenes de alta definición. El resto de entradas analógicas están limitadas a la definición estándar, que en Europa es de 720 x 576 píxeles (correspondiente al sistema PAL).

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Las Nikon D3 y D300 (arriba) y la Sony A700 son las primeras réflex digitales que presumen de salida HDMI.

Las señales de vídeo pueden generarse de forma entrelazada (i) o progresiva (p). Sin entrar en explicaciones técnicas, a igual resolución y velocidad de refresco, la imagen progresiva ofrece el doble de información y una mayor consistencia visual.

Oficialmente, hay tres señales de alta definición aceptadas, que, ordenadas por calidad y resolución, son las de 1080p (Full HD), 1080i y 720p.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony se hizo eco en Sonimagfoto 2007 de la propiedad menos "fotográfica" de la A700. "La única réflex con salida HDMI y estabilizador en el cuerpo", se podía leer en su stand.

La conexión por vídeo componente es la más sencilla de las opciones, ya que a la vulnerabilidad inherente de las señales analógicas se le añade una cuestionada capacidad para trasmitir el flujo de datos que reclama la señal de 1080p. Es, sin embargo, la opción que mayoritariamente han elegido las grandes firmas del sector fotográfico.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Detalle del puerto HDMI de la Nikon D3 (en la imagen superior) y de la Sony A700.

La conexión digital HDMI es la propuesta más precisa para la alta definición. A día de hoy, sólo las más recientes cámaras réflex de Nikon (la D3 y la D300) y la A700 de Sony han optado por incorporarla. Kodak anunció hace un par de meses que también apostaría por esta conexión, aunque, de momento, la promesa no se ha materializado.

Formato panorámico
Otra cuestión a tener en cuenta es el formato de las fotografías. Todas las pantallas de alta definición son panorámicas (16:9), por lo que cualquier captura que no responda a esta proporción verá reducida su resolución -aún más- al quedar flanqueada por franjas negras.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La Lumix DMC-LX1, una de las pocas cámaras digitales con un sensor de formato 16:9.

Realizar las fotografías originalmente en formato panorámico es una solución que ofrecen muchas cámaras, pero la mayoría lo hacen recortando parte de su resolución nativa en respuesta a las diferentes proporciones de su sensores. Las Lumix DMC-LX1 y LX2 de Panasonic y la clónica D-Lux 3 de Leica son, con su CCD de formato panorámico, excepciones en el sector.

Bases, reproductores e integración
Para el visionado de fotografías en alta definición, los fabricantes ofrecen diversas opciones, como la conectividad directa de las cámaras al televisor, el uso de las llamadas bases de conexión o los reproductores externos que aceptan tarjetas de memoria flash o dispositivos USB.

Tal y como defendía el vicepresidente de Sony Europa, Takashi Kondo, en una entrevista concedida a QUESABESDE.COM, la principal apuesta de la firma nipona pasa por la integración de las capacidades de alta definición en las propias cámaras Cyber-shot mediante una salida de vídeo componente.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Una de las últimas compactas presentadas por Kodak reposa sobre el EasyShare HDTV dock.

Las más recientes cámaras réflex de Nikon y Sony, como ya se ha mencionado, ofrecen una opción similar, pero con conectividad HDMI.

El uso de bases de conexión específicas, que permiten controlar la reproducción de imágenes con un mando a distancia y recargar la batería de las cámaras digitales, es una alternativa contemplada también por Sony, con la Cyber-shot CSS-HD1 Station, o por Kodak, con el llamado EasyShare HDTV dock.

Panasonic DMW-SDP1
Panasonic DMW-SDP1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Panasonic DMW-SDP1
Panasonic DMW-SDP1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La tercera vía son los reproductores externos que no exigen la filiación a una marca concreta porque se amparan en la lectura de unidades de memoria flash. El Panasonic DMW-SDP1, compatible con las tarjetas SD Card y SDHC, es un ejemplo en esta categoría.

Un paso más en esta filosofía la ha llevado a cabo la división japonesa de Sony con el HDMS-S1D, un dispositivo que, además de la reproducción de fotografías, propone su almacenamiento en un disco duro integrado de 80 GB, sin necesidad de usar un ordenador.

Ajustes en el televisor
Finalmente, hay que tener en cuenta que los ajustes de los televisores predefinidos por el fabricante son casi siempre incompatibles con el correcto visionado de las imágenes, ya sean éstas estáticas o dinámicas. Una correcta calibración será esencial, por tanto, para dotar de cierto realismo a las fotografías.

En este sentido, las nuevas series de televisores Bravia X3500, X3000, W3000 y V3000 de Sony presumen de incorporar el inédito modo de imagen Photo TV HD, que, sobre el papel, optimiza el visionado de fotografías en una pantalla de alta definición ajustando el brillo, la gradación o el color.

Sony Bravia, serie W3000
Sony Bravia, serie W3000
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Para ello, será necesario que la cámara -del mismo fabricante, eso sí- incorpore también el modo de imagen, como hacen las jóvenes Cyber-shot DSC-T200 y T70.

También juega su papel la tecnología del televisor. Las pantallas LCD presentan colores vivos y brillantes, y son adecuadas para entornos luminosos, y los dispositivos de plasma lucen una mayor relación de contraste y un cromatismo más preciso.

Sony Cyber-shot DSC-T200
Sony Cyber-shot DSC-T200
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En este último caso, sin embargo, la reproducción continua de una imagen estática puede desembocar en el temido efecto de "quemado" o "burn in".

Productos relacionados (3)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar