• 10 libros de teoría y técnica fotográfica que no pueden faltar en tu ...
  • 10 consejos fotográficos para vender tu piso

10 consejos para hacer buenas fotos de gadgets (y otros productos) 1

4
MAY 2011

Objetos borrosos, fondos sucios, tonalidades delirantes. Incluso pelos y otros desechos. Son algunas de las lindezas que podemos encontrar en gran parte de las fotos de dispositivos tecnológicos -cámaras y móviles, por ejemplo- que circulan por Internet. Ya sea para vender trastos viejos en eBay o ilustrar un blog, la fotografía de gadgets y similares es algo con lo que cualquier ciudadano 2.0 que se precie debe enfrentarse alguna vez en la vida. Con una cámara básica, unos pocos recursos y estos sencillos consejos podremos conseguir bodegones de aspecto casi profesional.

Es imprescindible una buena mesa donde situar los bodegones, a poder ser lo suficientemente grande para que no aparezcan los bordes de la misma en la fotografía. Es preferible que la superficie de la mesa sea blanca (el color más adecuado para retratar la mayoría de productos) y totalmente mate. Si tuviéramos que fotografiar un producto con un color muy claro -véanse por ejemplo algunos dispositivos de Apple- siempre podemos utilizar cartulinas de colores de fondo.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Todo lo que necesitamos para hacer un buen bodegón de gadget es una cámara, un trípode y una mesa blanca.

Limpieza, ante todo. La suciedad en un bodegón estropea la fotografía y da muy mala imagen. No está de más invertir todo el tiempo que sea necesario en eliminar del dispositivo manchas, huellas dactilares, polvo y otros desperdicios. Si aun así se nos escapa algo, siempre podemos borrarlo durante el proceso de edición posterior.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La limpieza es sumamente importante, sobre todo en fotografías de detalle. En la imagen, una Nikon D300 sin rastro de polvo, pelos ni huellas dactilares, invitados habituales en este tipo de fotos.

Lo ideal es contar con un par de sencillos focos para poder situarlos a nuestro antojo. En cualquier caso, lo más adecuado es evitar la luz natural, demasiado cambiante e imprevisible. Con una luz cenital de tipo fluorescente o de bajo consumo obtendremos una iluminación difusa y uniforme y evitaremos que aparezcan sombras duras y reflejos en nuestro bodegón. Una vez escogida la fuente de luz, no debemos olvidarnos de hacer un balance de blancos manual para conseguir tonalidades lo más correctas y equilibradas posible.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Un correcto balance de blancos nos ayudará a plasmar correctamente colores complicados como el de esta Lumix G1.

Conviene evitar el uso del flash. A no ser que tengamos mucha experiencia con esta técnica o que poseamos un equipo específico para bodegones, el flash de la cámara provocará la aparición de reflejos indeseados y de sombras demasiado contrastadas que afearán la toma.

La cámara, en un trípode. Conseguir que los productos fotografiados luzcan nítidos y perfectamente enfocados requiere cerrar el diafragma para obtener una buena profundidad de campo. Y esto nos obliga al mismo tiempo a disparar con velocidades de obturación más lentas. Situar la cámara en un trípode, por muy modesto que sea, nos ayudará a evitar la trepidación en las imágenes.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Situar la sensibilidad al mínimo y cerrar el difragama son dos ajustes clave para conseguir una mayor nitidez en este tipo de fotos.

Con la cámara bien estabilizada podemos permitirnos el lujo de bajar la sensibilidad al mínimo. Así nos aseguramos de obtener la mejor calidad de imagen posible.

Salvo que se busque algún efecto estético determinado, la mejor distancia focal para retratar productos debe situarse en torno a los 50 milímetros (focal que, como es bien sabido, proporciona un ángulo de visión comparable al humano). De este modo respetaremos las proporciones del producto y daremos una imagen más fidedigna de sus dimensiones.

Lo que no consigamos con la cámara podemos conseguirlo con el ordenador. La edición posterior es clave para obtener una buena fotografía. Si hemos seguido correctamente los pasos descritos, un simple ajuste de niveles con Photoshop u otro programa de retoque debería ser suficiente para obtener una imagen contrastada, con un fondo blanco uniforme y unas sombras suaves y difusas.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Con un sencillo ajuste de niveles en Photoshop conseguiremos homogeneizar el fondo de la imagen.

Sobreexponer ligeramente cuando el producto sea de color claro o de forma más acusada cuando en él predominen las tonalidades oscuras nos facilitará la tarea de homogeneizar el fondo blanco -normalmente repleto de sombras- en el momento de editar las imágenes.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Editar la pantalla del gadget por separado mediante una selección nos permite obtener buenos resultados en esta imagen del Google Nexus S.

Si el dispositivo que nos proponemos retratar tiene pantalla y ésta está encendida, será conveniente que bajemos uno o dos puntos la exposición para evitar que salga "quemada" en la foto. A la hora de editar la imagen en el ordenador obtendremos mejores resultados tratando la pantalla por separado mediante una selección.

1
Comentarios
Cargando comentarios