Opinión

El ataque de los clones

 
11
SEP 2006

Hace unos días, cuando las vacaciones de verano daban sus ultimas bocanadas, uno se sentaba de nuevo -en realidad nunca se levantó- delante del ordenador. Entre la EOS 400D, Photokina a la vuelta de la esquina, una IFA con propósitos y despropósitos y novedades Cuatro Tercios en ciernes, había mucho que leer y pensar. Y la verdad, sin demasiadas ganas.

En aquellos momentos de pereza posveraniega -la misma de todo el año, pero con más calor- mi correo electrónico se inundó -en realidad, fueron sólo unas gotitas- de mensajes de guapísimas modelos, todas féminas. En el mejor de los casos me pedían explicaciones por ciertas "ofertas de trabajo" y tildaban mi actitud de poco profesional, por no citar unos cuantos insultos.

Un individuo que se hace pasar por mí ofrece trabajos de fotografía de desnudos, remunerados y "muy profesionales"

Sorprendido, pedí algunas explicaciones a las ofuscadas modelos, que me remitían a ciertos mensajes de correo electrónico enviados por alguien que usaba una dirección de correo "muy similar" a la mía, que decía ser yo y que mostraba mi web personal y algunas de mis galerías en páginas especializadas para fotógrafos como si fueran de su propiedad.

Como estarán imaginando, este personaje ofrecía trabajos de modelo, casi todos para fotografía de desnudos, remunerados y de forma "muy profesional".

Rápidamente aclaré el error con las modelos, avisando que no uso direcciones de correo de tipo @hotmail.com para temas profesionales y que, por supuesto, quien decía ser yo, no era yo. Y así lo constaté en mi galería personal y en mi blog. Además, di parte a los administradores de una web por la que este personaje pululaba para que tomaran nota. Y en efecto: tomaron nota y dicho personaje y sus mensajes desaparecieron.

Es la tercera o cuarta vez que me pasa algo así, y no soy el único

Las cinco o seis chicas que me contactaron quedaron, espero, satisfechas con la explicación, y también las webs "engañadas".

Lo que no me queda claro es qué pensarán las y los modelos que no se preocuparon en mirar si la dirección de correo electrónico que ese individuo usaba era la misma que figura en mi web personal, y tampoco se preocuparon en contactar conmigo para ver de qué iba todo. Ahora mismo, no sé si habrá un boca a boca por la red diciendo que si este fotógrafo "me engañó" o "se quiso aprovechar".

Lo que sí sé es que ésta es la tercera o cuarta vez que me pasa algo similar. Y no soy el único. La última vez, el impostor se hizo pasar no sólo por mí, sino también por un fotógrafo de -si no recuerdo mal- la Junta de Andalucía e incluso por un director de cine.

No es un problema de derechos de autor, pues el 99% de las fotos que publico en mi galería tienen licencia Creative Commons

El artista acabó entre rejas, acusado de intento de violación, nada menos. Cuando fui a presentar la correspondiente denuncia por apropiarse de mis fotos para sus propósitos, la respuesta de la funcionaria que allí estaba fue: "¿Y qué delito es ése?" Total, que ni denuncia ni nada de nada.

Es lo peor que tiene la red, la fotografía digital y la globalización. No se trata de derechos de autor -el 99% de las fotos que publico en mi galería o en mi blog tienen licencia Creative Commons-, sino de que uno se apropia de algo que yo -y muchos otros- ponemos con buena fe en Internet y lo usa con terribles fines y malas artes, tratando de tapar su propia ignorancia con el trabajo de los demás.

No se trata de censurar la red, como algunos pretenden hacer enarbolando la bandera de los derechos de autor

La verdad es que soy poco optimista con las soluciones al respecto. Antes, si ponías una marca de agua, te la borraban o recortaban y decían que la foto era suya, pero no se hacían pasar por ti. Ahora sí: te birlan las fotos y enciman calumnian tu nombre. Dos por uno.

Pero tampoco nos pongamos del todo dramáticos. No se trata de prohibir la fotografía digital ni de censurar la red -como algunos pretenden hacer- enarbolando la bandera de los derechos de autor.

Internet es una puerta abierta a la comunicación y la comunidad. Los blogs se alimentan día a día de lo que otros blogs y sitios web dicen, y mientras se respeten e indiquen las fuentes, no hay ningún problema.

Yo mismo tomo citas de otros sitios para los pies de foto en mis galerías, al igual que otros utilizan -siempre sin ánimo de lucro- mis fotos para ilustrar sus pensamientos. Cultura libre y gratuita; comparte tus fotos.

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar