• Megapíxeles empíricos
  • Convergencia iPhone
OpiniónContando píxeles

Panfletos de humor

 
18
DIC 2006

"Poder hacer fotografías con un teléfono móvil era un avance impensable mil años atrás." Aunque pueda parecerlo, ni es aún el día de los inocentes ni me he propuesto aumentar exponencialmente el consumo de cava. En realidad, esta afirmación literal -tan impagable como incontestable- está extraída de un suplemento especial dedicado a la fotografía digital, editado y distribuido por un periódico generalista.

"Poder hacer fotografías con un móvil era un avance impensable mil años atrás", rezaba un periódico generalista

Hace ya algunas semanas alguien cazó al vuelo unas cuantas deliciosas frases extraídas de esta publicación y las posteó en el foro de QUESABESDE.COM.

Las hay para todos los gustos: desde pequeños despistes, como afirmar que las tarjetas Smartmedia se encuentran entre las más populares en la actualidad, hasta un pequeño lío con los números y la capacidad de las MemoryStick, que "alcanzan la increíble cifra de 2 TB".

No se trata de reírse del trabajo de algunos periodistas a quienes les cayó el marrón de preparar un extra de fotografía

Una de mis preferidas es este pequeño trabalenguas, digno de los Hermanos Marx. Tomen nota: "Con el SLR podemos capturar las imágenes tal y como las vemos en el objetivo. El actual sistema de toma de imágenes, como sólo lleva CCD, no puede capturar exactamente lo que vemos, así que las imágenes que tomamos pueden ser más grandes, pequeñas, anchas o estrechas que el original." Tal cual.

No me malinterpreten. No se trata de hacer el papel de repelente chivato y reírse del trabajo realizado por algunos compañeros. Periodistas a quienes, muy posiblemente, les cayó el pequeño marrón de preparar un extra de fotografía y tenerlo listo para ayer.

En esas condiciones, si no se dispone de unos conocimientos previos -algo me dice que hoy hacen un suplemento de imagen digital y mañana otro sobre la cría del mapache en cautividad-, la documentación es un lujo que no pueden permitirse.

Hoy hacen un suplemento de imagen digital y mañana otro sobre la cría del mapache en cautividad

Ya se sabe que con la llegada de las Navidades los suplementos especiales crecen cual setas en el bosque. La prensa, siempre atenta a las preocupaciones de sus lectores, quiere asesorarles correctamente en ese delicado momento de elegir una cámara digital para colocar debajo del árbol. Y de paso -pero eso es secundario, oiga- colocar unas cuantas páginas de publicidad.

Además, se hace con tan buen criterio que casi siempre coinciden los anuncios con las cámaras de las que se habla. A un lado, nos comentan las bondades de un determinado modelo, y nada más girar la página -¡alehop!- anuncio a todo color de esa misma cámara o de la marca que la firma. Se agradece el detalle para que los lectores -que por lo visto somos tontos- no nos liemos.

Tras coleccionar unos cuantos suplementos durante estas últimas semanas -afición al humor que tiene uno- resulta que las entrevistas se rigen por esta misma ciencia casual. Si el responsable de una marca está contando las bondades de su empresa en la página 6, no tardará en aparecer el correspondiente anuncio de esa compañía.

Si el responsable de una marca está contando las bondades de su empresa, no tardará en aparecer el anuncio de esa compañía

Algo que, por aquello de tirar piedras en todas las direcciones, coincide bastante con lo que muchas revistas de este sector practican a la hora de elegir su portada.

Y ahí les tienen. Una entrevista en solitario o una especie de debate a cuatro voces sobre un tema general en el que, como es lógico, cada cual barre para casa -después de pasar por caja en forma de inserción publicitaria. Porque así son las cosas: el que no paga, no aparece.

El problema surge cuando no se distingue entre suplemento y mero panfleto publicitario

Lo malo no es hacer entrevistas o recomendar un modelo o tener publicidad. De hecho, esas tres cosas conviven en este mismo medio y en la inmensa mayoría. El problema surge cuando no se trazan las fronteras adecuadas y cuando no se distingue lo que es publicidad de lo que es información, lo que es suplemento de lo que es un mero panfleto publicitario.

Ésa es una de las normas básicas del Periodismo, y no hacerlo, más allá de las connotaciones deontológicas que pueda tener, supone insultar a la audiencia. Ésta es la sensación que me queda cuando me cruzo con joyas como las citadas arriba.

Llámenlo folleto o cómic de humor, pero no digan que es un "especial dedicado a la fotografía digital"

Pero no hagamos de esto un tratado de cándida inocencia. Es la publicidad la que nos da de comer -de una u otra forma- a los que nos movemos en este sector. Un pastel que cada vez hay que repartir entre más bocas y que obliga a afiliar el ingenio y -parece ser- poner de oferta la profesionalidad.

Sólo así se entiende que ciertas cabeceras estén dispuestas a cobijar bajo el regazo de su nombre suplementos mal escritos -cuando no directamente copiados- que son poco más que un soporte en papel para todas esas páginas publicitarias.

Llámenlo encarte publicitario o folleto o cómic de humor. Pero, por favor, no insulten nuestra inteligencia diciendo que eso es un "especial dedicado a la fotografía digital".

Aunque podríamos entender la manga ancha de quien recibe el cheque, siguen siendo un misterio los motivos de quien lo extiende

Aunque haciendo un esfuerzo podríamos llegar a entender -que no compartir- la manga ancha de quien recibe el cheque, para mí siguen siendo un misterio los motivos de quien lo extiende. Confío que, por lo menos, sus departamentos de marketing habrán hecho sesudos análisis que determinan la rentabilidad de esa entrevista acompañada de una millonaria contraportada a todo color.

Es un primer paso. Puede que dentro de poco descubran que los compradores y los lectores no somos tan tontos como parecen creer. Y que hay medios con audiencias millonarias y bastante más credibilidad en los cuales las entrevistas salen gratis y suelen ser más interesantes.

Está mal que yo lo diga. Pero, qué demonios, es Navidad.

La columna de opinión "Contando píxeles" se publica, normalmente, el primer y tercer lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar